¿Alguna vez te has sentido al borde del abismo, a un paso del paraíso y muy cerca del infierno?

.

Diálogo entre hombre y mujer que se atraen

-El amor es el primer argumento de la vida, cada segmento de la travesía, rinde cuenta de su viaje, Ada.

-Una torre de mentiras sólo necesita un empujón para derrumbarse, Víctor.

-He perdido mi sentido del bien y del mal, soy cazador de aventuras. Me considero demasiado europeo para preocuparme por nimiedades.

-¿Nuestro encuentro es coincidencia, nada es nada?

-Ada, te guío desde la retaguardia, con inmunidad de corazón.

-Del tuyo, Víctor.

-De los nuestros.

-Me ayudaste a tener mi mejor visión: una espiral de estrellas en mis años tormentosos.

-No hables en pasado, no descartes tan pronto que suceda nada, porque le restas emoción a la noche.

-Sólo sé, Víctor, que en algún sitio olvidado, poblado por sombras, mi corazón es pasto de cuervos.

-Quiero probar tus labios confitados, descubriendo su textura y sabor.

-No insistas, Víctor, compartamos en paz este instante, sea corto o extenso.

-Desafía los límites, olvídate de los tabúes, déjate llevar por tus impulsos.

-Un engaño bien vivido, me propones, Víctor.

-Entre nosotros, según la mirada del otro, nada es lo que parece, Ada.

-¿Te opones a patentizar lo obvio?

-Te estoy haciendo una invitación a la vida, a la alegría.

-Una infidelidad hacia tu esposa, que además está embarazada.

Actualización:

.

-Ada, la felicidad no depende de la realidad, sino de la interpretación que de ésta tengamos.

-Quiero creerte, porque la alternativa me aterroriza, Víctor.

-La estridencia de tu soledad te abruma.

Actualización 2:

.

-Insultarme no te será una herramienta convincente.

-Todavía no está en el inventario, puedo experimentar y reedificar la parte de mi vida que quiera, Ada.

-No conmigo. Adiós, Víctor.

-Ya vendrás, en el futuro, con el corazón más ligero y el cuerpo más dispuesto…

-Eso no lo verán tus ojos verdes.

-¡Volverás!

^_^

24 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 3 años
    Mejor Respuesta

    Yes.

    Una vez por ejemplo soñé que era una cucarachita y estaba quedandome dormida enganchada con mis patitas en una pared.

    Y cuando me quede dormida mi cuerpo alado cayò al suelo porque mis patitas ya no adherian y no pude aguantar fija el cuerpo sin soltarme. Y la caida fue la experiencia abismal pero el golpe fue de poca gravedad no obstante, mas bien ligero, como el de una flor magenta cuando se cae del árbol que la sostuvo su tiempo.

  • hace 3 años

    No solamente lo he sentido,lo he vivido,pero a Dios gracias superado

  • Hola Ada!

    Algunas meses estuve sumergida en medio de una tremenda crisis de ansiedad que en espiral me llevaba a depresión, terrores nocturnos con somnifobia y un largo etcétera de síntomas desagradables. Me tomó algo así como 3 años recuperarme con muchísimo trabajo; pero lo peor fueron esos meses, algo así como 6 meses.

    Recuerdo esta época como la mas terrorífica en mi existencia porque literalmente todas las noches para mí fueron un descender al vivo infierno. Nada mas notaba que comenzaba a caer la noche y comenzaban mis niveles de ansiedad a elevarse y ya para cuando era la hora de dormir me comenzaban los ataques de pánico y ansiedad.

    En el hospital los médicos de guardia me llegaron a conocer porque seguido estuve llegando debido a la misma causa; ataques de ansiedad que yo sentía que me estaba literalmente muriendo. Creeme si te digo que literalmente vés tu muerte; toda tu vida transcurre en un instante y después, al día siguiente te levantas dudando sobre si continúas vivo o estás muerto y eres un fantasma. Me sentía una muerta en vida, un zombie. Mi cuerpo estaba como desconectado a mi mente y a mi espirítu; dejó de obedecerme a mi para comenzar a obecerle a una serie de pensamientos negativos que cuando se dijeron venir a instaurar en mi mente, insistían en quedarse a vivir y adueñarse por completo de toda mi fuerza de voluntad.

    Y recuerdo un par de noches muy en particular en las que tuve unas vivencias super locas en las que precisamente experimenté lo que estás preguntando: Al borde del abismo, a un paso del paraíso y cerca del infierno. Te relataré resumidamente una de esas 2 noches:

    Me intenté dormir y como era habitual en esos días en vez de dormir lo único que conseguía era que me despertara un ataque de ansiedad. Me desperté sintiendo que me asfixiaba y salí al jardín; ahí estuve alrededor de 2 horas caminando de un lado para el otro del jardín contando números pares y luego impares para tranquilizarme; soy algo obsesiva. Al mismo tiempo practicaba mis respiraciones profundas y me concentraba en convencer a mi cerebro de que no me estaba llevando el diablo, de que no me estaba muriendo; de que se trataba sólo de un ataque de ansiedad. Y mira, que para que el cerebro se convenza es toda una batalla mas que física; una verdadera batalla espiritual o al menos así es como yo lo sentía.

    Después me fuí a la cocina porque después de un ataque suele dar mucha sed; creo que no soy la única a la que esto le ha pasado después de un ataque. Me tomé un jarra de un litro entero de agua y el agua me sabía amarga, porque esta cosa te trastorna todos los sentidos, incluyendo el sentido del gusto. Me dió muchísima hambre porque los ataques te desgastan mucho físicamente y saqué una manzana. Comencé a comer la manzana pero sentía como si estuviera comiendo una hoja de papel en vez de una manzana. Esto me llevó a experimentar un tremendo drama depresivo pues llevaba días sin sentirle sabor a la comida y me puse a llorar. Me tiré al piso llorando y comencé a llorar suplicando que por favor me regresara el sabor de las comidas, pues era horrible comer sin sentirle el sabor a nada.

    Estuve largo rato reza y reza, suplique y suplique y de pronto ocurrió algo mágico: Comencé a sentirle el sabor a la manzana! Sentí que en ese preciso momento estaba conectada a Dios y a toda la creación y me sentí inmensamente agradecida. Nunca antes una manzana me supo tan delicioso ni me supo tan exactamente a MANZANA en mayúsculas.

    A partir de ahí comencé a entender el significado y la suma importancia de la palabra: Agradecer y Gracias. Desde entonces me he vuelto una obsesiva del agradecimiento. Siempre que vivo algo que me agrada inmediatamente agradezco; a Dios o a quien me haya proporcionado esa alegría, ese gusto, esa vivencia. Esa experiencia me enseñó la gratitud.

    Creo que muchas veces no nos damos cuenta de que la vida por sí misma es suficiente razón para vivirla y para vivirla bien y feliz...No es sino hasta que sientes que se te vá o que una parte de ella te es negada por completo hasta que podemos comprender exactamente de qué es lo que se trata VIVIR.

    También he tenido dramas amorosos que me han dejado triste alguna vez en la vida; pero, definitivamente no fueron vivencias que pudieran compararse a todo esto que relaté, pues ahí se trataba de un asunto entre la vida y la muerte. Se trataba de entre que la muerte me acariciaba por un lado y la vida por el otro se me estaba negando. Cualquier otra vivencia se me torna insignificante con respecto a esas batallas que anduve librando.

    • Ada
      Lv 7
      hace 3 añosReportar

      Hablarlas hace bien, Helena. Abrazo feroz para ti, con mis mejores deseos de recuperación y bienestar.

  • hace 3 años

    Al borde del abismo, sólo podía resistir. El abismo suele sacar de nosotros una fuerza descomunal por la supervivencia. El temor paraliza, la mente se agudiza y busca la salida, el cuerpo sufre lo que la psiquis no puede al momento discernir...

    El abismo es tentador por esencia: se disfraza de muchas maneras, encarna en otros, que sugieren e invitan a caer en profunda oscuridad. El abismo se presenta atractivo, pero suele arrastrar al dolor, a la herida o a la muerte.

    Y lo más terrible es que suele ser autosatisfactivo y utilitarista.

    Hablo de propuestas, y de relaciones humanas que transgreden. Todo, incluyendo a quien seducen, pues siempre cosifican, manipulan y acechan las vulnerabilidades.

    No llegué tan lejos.

    El Paraíso que propone el abismo, es como un espejismo.

    El anzuelo, siempre conduce al infierno impensado.

    Sólo la madurez, la experiencia y el autoaprendizaje en la valoración positiva de una/o misma/o, nos templan y vuelven cautos.

    Hay que saber despegar de los encantadores infernales!

    Hermosa pregunta, da para mucho. Un fuerte abrazo!

    patricia 15/06/16

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 3 años

    si

  • hace 3 años

    Si si 😬😬

  • hace 3 años

    no

  • hace 3 años

    estar en un infierno en vida es horrible, admiro a quienes viven en un paraiso

  • hace 3 años

    Sí, cuando me drogo

  • Anónimo
    hace 3 años

    Hubo una vez que estube al filo de conseguir ese espasmo brutal que atrae a un hombre hacia una mujer. Ella fue quien pisó el freno.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.