Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

Steven preguntado en Ciencias y matemáticasBiología · hace 5 años

¿Porque es importante el potasio sodio fosforo calcio zinc magnesio azufre e hierro? ayudaaaaaaaaaa?

Actualización:

¿Porque es importante el potasio sodio fosforo calcio zinc magnesio azufre e hierro? ayudaaaaaaaaaa?

Editar

Actualización 2:

porque es importante lo anterior para los seres vivos

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 5 años
    Respuesta preferida

    Hay aproximadamente 20 minerales esenciales para el hombre. Según las cantidades en que sean necesarios y se encuentren en los tejidos corporales se distinguen dos grandes grupos:

    - Macrominerales: calcio, fósforo, magnesio, sodio o potasio, cloro y azufre

    - Microminerales o elementos traza que se encuentran en muy pequeñas cantidades: hierro, cinc, yodo, selenio, flúor, manganeso, selenio, cromo, cobre o molibdeno.

    POTASIO (K)

    El potasio ejerce una acción complementaria a la del sodio en el funcionamiento de las células, pero a diferencia de este, el potasio es el principal catión intracelular. Juega un importante papel en el mantenimiento del balance hidroelectrolítico y de la integridad celular; en la transmisión nerviosa y en la contracción celular. Las necesidades diarias se estiman en unos 3500 mg para un adulto.

    Las principales fuentes de potasio son: frutas, verduras y hortalizas frescas, principalmente patatas y plátanos, frutos secos, leguminosas, cacao y chocolate, leche y, especialmente, el café liofilizado. Las dietas con bajo contenido en potasio pueden aumentar la presión arterial.

    SODIO (Na)

    A lo largo de la historia, la sal (cloruro sódico (NaCl), que contiene sodio) ha sido un bien muy apreciado. La sal ha sido el conservante tradicional y para la mayor parte de la gente es un agente que mejora el sabor y la aceptación de los alimentos. Las necesidades en un adulto se estiman entre 500-1500 mg/día de Na.

    Todos los líquidos del cuerpo contienen sodio, incluso la sangre, y su papel es crítico para regular el balance hídrico. El sodio es el principal catión de los fluidos extracelulares del organismo. Es necesario para la transmisión nerviosa y para la contracción muscular.

    El sodio se encuentra en algunos alimentos de forma natural -en cantidades relativamente bajas- o añadido en forma de sal para su conservación o también para aumentar su aceptación: aceitunas, panceta, jamón serrano, lomo embuchado, pescados salados o ahumados, precocinados, aperitivos salados (patatas fritas, cortezas, frutos secos, etc.). Por ejemplo, 100 gramos de patatas en crudo no tienen más de 10 mg de sodio; sin embargo, la misma cantidad de patatas fritas contiene más de 200 mg de Na. La carne de vacuno tiene unos 60 mg/100 g; cantidad que se incrementa extraordinariamente cuando se prepara en forma de hamburguesa = 990 mg/100 g. En conjunto los alimentos pueden aportar hasta el 70% de todo el sodio que comemos.

    Pero además, el sodio procede también de la sal que se añade a los alimentos en el momento de cocinarlos o de la que se añade directamente en la mesa que, en conjunto, constituye aproximadamente un 25%. Porcentajes mucho menores proceden del agua que bebemos y de los medicamentos. Por todo lo anterior, la dieta generalmente aporta más sal de la que el cuerpo necesita y una ingesta alta se asocia con hipertensión arterial.

    FÓSFORO (P)

    Es el segundo mineral más abundante en el organismo. Aproximadamente un 85% se encuentra combinado con el calcio en huesos y dientes, interviniendo, por tanto, en su adecuada mineralización. El fósforo forma parte de todas las células y es constituyente del material genético (ADN y ARN), de algunos hidratos de carbono, lípidos (fosfolípidos que ayudan a transportar otros lípidos en la sangre) y proteínas (fosfoproteínas, como la caseína de la leche). Es necesario para la activación de muchos enzimas y de las vitaminas del grupo B y participa en el metabolismo energético.

    Se encuentra ampliamente distribuido en los alimentos, especialmente en los que son fuente de proteínas de origen animal (carnes, pescados, huevos, lácteos), en legumbres y frutos secos. Las ingestas recomendadas se han estimado, para un adulto, en unos 700 mg/día.

    CALCIO (Ca)

    Es el mineral más abundante en el organismo, formando parte de huesos y dientes principalmente, que contienen el 99.9% de todo el calcio del cuerpo.

    En los huesos tiene dos funciones: forma parte de su estructura y es una reserva de calcio para mantener una adecuada concentración en sangre (incluso cuando hay una deficiencia en la ingesta de calcio, la cantidad en sangre es constante, pero a expensas del hueso). Hay que destacar su importante papel en el crecimiento y en la formación del tejido óseo durante los primeros años de vida y minimizando la pérdida de tejido óseo en las personas mayores, previniendo la osteoporosis. Pero también interviene en la función inmunitaria, en la contracción y relajación muscular, en la función nerviosa y en la regulación de la permeabilidad de las membranas, de la presión arterial y de la coagulación sanguínea.

    Para evitar su deficiencia, que puede producir diferentes patologías óseas (alteraciones en el crecimiento en niños y osteoporosis en los adultos, caracterizada por una baja densidad ósea), se recomienda que la dieta aporte unos 1000-1500 mg/día.

    Las principales fuentes de calcio de la dieta son la leche y sus derivados. Los pescados pequeños, como las sardinas enlatadas o los boquerones fritos, cuando se consumen enteros, algunas hortalizas y leguminosas y los alimentos fortificados contienen también cantidades apreciables de este mineral.

    ZINC (Zn)

    El Zinc es un mineral extraordinariamente versátil que forma parte de más 100 enzimas, relacionadas con el crecimiento, la actividad de la vitamina A o la síntesis de enzimas pancreáticos. Virtualmente, todas las células contienen cinc, pero las mayores concentraciones están en el hueso, en la glándula prostática y en los ojos. Sin embargo, la mayor proporción, un 60% de todo el existente en el organismo, se encuentra en el tejido muscular, ya que este representa una parte muy importante de la masa celular.

    Es fundamental para el sistema inmune, para el crecimiento y desarrollo. Es esencial para mantener el sentido del gusto y, por tanto, el apetito, para facilitar la cicatrización de las heridas y para el normal desarrollo del feto, entre otras importantes funciones.

    Se encuentra presente en gran número de alimentos,como las carnes rojas, los pescados, la leche y las leguminosas. Las ostras son especialmente ricas en zinc.

    MAGNESIO (Mg)

    Aproximadamente la mitad de todo el magnesio que hay en el cuerpo se encuentra en el hueso, como reservorio y participando también en su adecuada mineralización. El resto se encuentra en músculos y en tejidos blandos, donde actúa como cofactor de cientos de enzimas intracelulares.

    Participa, junto con el calcio, en la contracción muscular y en la coagulación de la sangre (el calcio promueve estos procesos y el magnesio los inhibe). Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, en la transmisión del impulso nervioso y en el adecuado funcionamiento del sistema inmunitario y ayuda a prevenir la caries dental.

    El magnesio está ampliamente distribuido en los alimentos, especialmente en los de origen vegetal: leguminosas, frutos secos, patatas y otras verduras y hortalizas. Se encuentra también en algunos moluscos y crustáceos.

    AZUFRE (S)

    El azufre es un elemento químico esencial constituyente de los aminoácidos cisteína y metionina, que son necesarios para la síntesis de las proteínas de los seres vivos. El azufre está presente en muchísimos productos que utilizamos a diario en nuestra casa, en nuestro jardín, el campo y otros muchos usos. Por ejemplo, se utiliza para fabricar el ácido sulfúrico de las baterías, en la mezcla para la pólvora, en la elaboración del caucho, en el blanqueado del papel, en el fijador para la fotografía, en fosfatos de fertilizantes, fungicidas y como nutriente para plantas.

    S hablamos desde el punto de vista del ser humano, el azufre es muy importante en muchas funciones que desempeña en el cuerpo. Ayuda a mantener el aporte necesario de oxígeno en nuestro cerebro. Es importante desde el punto de vista mental porque ayuda a mantener la tranquilidad en las personas a través de las vitaminas del tipo D. También es importante para la construcción de tejidos en el cuerpo humano ya que es una parte importante de los aminoácidos. Es esencial para el correcto funcionamiento de la insulina en el cuerpo humano. También es necesario para la conversión de carbohidratos en energía.

    El ser humano puede encontrar azufre de manera sencilla en muchos alimentos naturales como el ajo, legumbres, la cebolla, espárragos, frutos secas, etc., o en carnes magras y de todo tipo, y en pescados y lácteos.

    HIERRO (Fe)

    La mayor parte del hierro del organismo se encuentra formando parte de dos proteínas: la hemoglobina o pigmento rojo de la sangre y la mioglobina o proteína de las células musculares; en ambas, el hierro ayuda a transportar el oxígeno necesario para el metabolismo celular.

    La falta de hierro es una de las deficiencias nutricionales más comunes. En una gran parte de la población, especialmente en las adolescentes y en las mujeres en edad fértil, la dieta no aporta suficiente cantidad de hierro, por lo que en estas circunstancias las reservas van disminuyendo poco a poco apareciendo finalmente la llamada anemia ferropénica.

    En los alimentos, el hierro se encuentra en dos formas:

    - Hierro hemo, en los de origen animal, formando parte de las proteínas hemoglobina y mioglobina. El hierro hemo se absorbe mucho mejor que el que se encuentra en los alimentos de origen vegetal. Tienen cantidades apreciables de hierro hemo: sangre, vísceras (hígado, riñón, corazón, etc.), carnes rojas, aves y pescados (un 40% del hierro de la mayoría de estos alimentos es hierro hemo).

    - Hierro no hemo, en los alimentos de origen vegetal, principalmente en leguminosas, frutos secos y algunas verduras. El hierro vegetal se absorbe en muy pequeñas cantidades.

    Como media, un 10% del hierro que diariamente ingiere una persona es hierro hemo, del que se absorbe más de un 20%. Por ello, se recomienda que, al menos, un 25% del hierro sea hemo.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.