Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

Anónimo
Anónimo preguntado en Política y gobiernoGobierno · hace 5 años

¿Por que el gobierno nos controla?

1 respuesta

Calificación
  • hace 5 años
    Respuesta preferida

    Después de varias crisis económicas, parece que finalmente hemos interiorizado y aceptado que existe la lucha de clases. No hace falta mantener un discurso radical para defender la idea de que en la sociedad actual existen distintas clases, y que éstas se encuentran en constante lucha por la defensa de sus intereses respectivos, que pocas veces coinciden entre clase y clase. Hoy en día cualquier persona con algo de conciencia y buena información sabe que pertenece a una clase social.

    Nos gusta estar distraídos. Como seres humanos tenemos esa necesidad de escapar por un momento del mundo real y relajarnos en un mar de programas de televisión, lecturas de revistas, redes sociales… No hay nada malo en abstraerse de la realidad de vez en cuando y distraernos con las cosas que nos gustan. El problema es que hoy en día no nos distraemos un rato, sino que vivimos distraídos. Y lo peor es que lo sabemos. Y nos gusta.

    Es mucho más cómodo estar sentado en el sofá viendo la televisión que mirar por la ventana e intentar comprender cómo funciona el mundo y pensar en cómo se pueden cambiar las cosas. El poder de atracción de elementos como los videojuegos, la televisión, el deporte o la vida íntima de los famosos es mucho mayor que el interés por saber la verdad sobre el mundo en el que vivimos. Pero esta dura realidad no es fruto de un intrínseco gusto por la ignorancia por parte del ser humano, sino que es fomentada por parte de las clases dominantes.

    Una vez identificados los modos de control, lo que debe hacer la ciudadanía es luchar por su libertad. ¿Cómo? Contra la desinformación, información, contra el miedo, valor.

    Aunque es complicado llegar a un estado de libertad total, el simple hecho de saber cómo funciona el mundo y ser consciente de que existe este sistema de control de clases ya es un pequeño logro. Y si es imposible ganar la lucha de clases, tampoco pasa nada. Siempre nos quedará el sofá.

    ¿Existe un Gobierno Invisible que decide a espaldas del electorado los destinos del mundo? Estaría formado externamente por banqueros, economistas y comandados por los poderosos presidentes norteamericanos. ¿Fue un autoatentado lo del 11 de Septiembre en Nueva York, como excusa para imponer una nueva guerra? Hoy, sin lugar a dudas, la respuesta, crudamente, es: “SI”.

    Es difícil creer que en un mundo tan “democrático” como el del siglo XXI, en esta era tecnológica, estemos aún sometidos como esclavos inconscientes a poderosas fuerzas que pretenden dirigir nuestras vidas, manipular nuestros deseos y pensamientos.

    Nos manipulan cuando comemos hamburguesas super Mac con papas fritas gigantes, cuando usamos franelas Tommy Hil… no sé que otra cosa, cuando para negociar somos nosotros quienes debemos hablar en inglés y no ellos en nuestro idioma…

    Es el Gobierno Todopoderoso, el que dirige a los demás Estados nacionales.

    Pero quizá esto no sea lo más grave, ni siquiera es un asunto reciente…

    Un gran estadista inglés, Benjamín Desraeli dijo que “el mundo está gobernado por personajes muy diferentes a los que creen los que no ven más allá de sus ojos”.

    Al parecer, los acontecimientos que hoy vivimos están programados desde hace más de doscientos años por una elite de personajes famosos, cuyos seguidores siguen actuando en las sombras.

    Tienen dinero y tienen poder. La infraestructura necesaria para que la maquinaria de control de la humanidad funcione, exige miles de millones de dólares, infraestructura humana y una organización que domine los medios de comunicación y controle la información.

    En su libro “Tragedia y Esperanza”, Carrol Quigley escribe: “la red de conspiración que mueve los hilos del mundo, está formada por banqueros y capitalistas internacionales: es decir el alto mundo de las finanzas. Reúnen a su alrededor un ejército de científicos, tecnócratas, políticos y agentes marionetas, para hacer desde las sombras su alta política”.

    Y agregando datos muy interesantes, remata con que “los imperios económicos internacionales están interesados en promover el endeudamiento de los Gobiernos. Cuanto más alta sea la deuda, más caros serán los intereses. Pero además pueden exigir al presidente de turno privilegios fiscales, monopolios de servicios o contratos de obras. Si este no acepta, provocarán su caída, promoviendo disturbios y huelgas que, al empobrecer a la nación, les obliga a claudicar ante lo que piden”.

    Cuando a George Bush padre le preguntaron luego del derrumbe de la Unión Soviética qué sucedería, respondió “What we says, goes” (“Lo que decimos, sucede”). Ese “we” (nosotros) no hacía referencia específica al Gobierno de EE.UU., sino —según una teoría de investigador Garry Allen— al CFR, una agencia financiada por los Rockefeller conocida en el “establishmen” norteamericano, por “El Gobierno Invisible”. El propio Adler escuchó de boca de unos de sus dirigentes la siguiente afirmación “no importa a quien voten los pueblos, siempre nos votará a nosotros…”. Las principales “delegaciones” de la CFR están en Alemania y en Tokio.

    Un ex presidente del gobierno albano en el exilio también declaró “…un puñado de personas y la CFR toman las decisiones. Es un poderoso “club privado” que domina todos los gobiernos del mundo. Están confabulados. Quieras o no, hay que hacer lo que ellos dicen. Aparentan luchar contra el comunismo, pero al mismo tiempo lo financian, y aparentan luchar contra el terrorismo, pero al mismo tiempo lo financian…”

    “En política nada es casual” sentenció Roosvelt y a la vista del “Testamento de Satán” lo que está ocurriendo ahora, fue planeado por La CFR, la Trilateral (EE.UU., Europa occidental y Japón), el FMI y por Maastrich.

    El senado de los EE.UU. aprobó en 1913 un proyecto por el cual Rotschild pudo unir sus proyectos a los Morgan (otra familia influyente) y a los Rockefeller, porque hasta ese momento estaba prohibido que capitales extranjeros se involucrasen en la banca, como en este caso, capital alemán.

    En ese entonces, el famoso aviador Charles Lindbergh, era senador norteamericano. Refiriéndose a este suceso, declaró: “…con esta ley se constituirá el Consorcio más gigantesco de la Tierra. Cuando el presidente la firme, legalizará el Gobierno Invisible de los amos del mundo”. Como consecuencia de estas afirmaciones, su hijo fue secuestrado y asesinado.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.