Lia
Lv 7
Lia preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 6 años

¿Es el amor una adicción?

A estas horas me entran las ganas de tenerte cerca. Y es que pensarte es más, que una convocatoria voluntaria, un mero ejercicio natural del ¿intelecto? Yo no sé cómo llamarle a esta necesidad de sentirte, de evocarte y llenarme de ti a cada intervalo en que te vuelves una adicción demandante. No me percaté de cuándo empezó esta afición mía a poseerte, aunque fuera con el mero deseo, descarado y carente de velos, matices o prismas que filtraran tu reflejo.

Una vez te pregunté qué pasaría si te probara y me volviera adicto a ti. Me dijiste muy seria, que entonces yo dependería de ti, que luego yo querría apresarte en ese vicio y que sería el comienzo de una relación tóxica, sin libertad ni futuro.

Confieso que lograste decepcionarme un poco, pero no lo suficiente como para renunciar a tu presencia enervante. Te me hice imprescindible para tus rabietas, tus pequeñas quejas, los desplantes y mohines que gastabas a diario. Sabía que con paciencia podía volverme esa ancla que tanto parecías necesitar.

Hasta que aprendiste a quererme, acoplándote a mi ritmo, mis horarios saturados. Y yo me acostumbré a tus lagos de silencios, a tus secretos inenarrables, tus diatribas y tus largos besos.

Parecías tan vulnerable, tan absolutamente dulce, cuando te tomaba con firmeza en mis brazos, besando tu cuello, acariciando tu cabellera larga, tu piel sedosa y la redondez de tus hombros desnudos, hasta hacerte perder el control.

Actualización:

`

Y mira que siempre tuviste poco. Pero fue tan afanosa mi tenaz lucha por enamorarte, que caí en mi propia trampa. Me descubrí más sensible, dispuesto a escribirte versos en servilletas del restaurante, en envolturas de chocolates y hasta en la palma de mi mano. Como parte de ese destino previamente trazado para ambos desde alguna región sublime. Me cuesta darle gusto a esa gata salvaje que vive en tu vientre.

`

Actualización 2:

`

Será que no me acostumbro al ritmo de tu respiración, o a tu paso rápido. No obstante, mi mayor satisfacción es tenerte rendida al final del día, sólo para mí. Sin los moscardones que te rondan, para comer de tu fruto. Esa bola de zánganos dizque amigos tuyos, en busca de la miel de MI abeja reina. Pensarte, entonces no es tarea obligatoria, sino vocación y paraíso. Porque eres mi conquista y mi martirio.

^_^

16 respuestas

Calificación
  • hace 6 años
    Respuesta preferida

    Y mi pregunto eso algunas veces. El grado, la intensidad, la forma en que dependo de forma alucinógena de ti. Del simple saludo nocturno, de tus preguntas retóricas, de la monótona e incesante forma en que pretendes protegerme. Urdí insensateces de manera en que pudiese prescindir del hola tempranero, y de esas noches en las que me quedo adherido al teclado desde donde te escribo.

    No hay respuesta, la noche solo calla y mis labios te buscan, te desean sobre el portento de sombras que construyes con tus caprichitos de gata. He sacado carné de fakir y he dicho que milito en la legión extranjera provisto de un tosco papel y un señuelo de lata que dibujo en cualquier pared que rozo al dar el ocaso.

    Sin embargo en tu cama o en el guiñapo de sábanas en mi cuarto, en cualquier hotel, escalera o el bendito rectángulo de pisas y donde nos recorremos como si fuese un raro aprendizaje, un lenguaje vital de sordomudos o dos espectros que aún no dibujaron la luna al amanecer, nos convocamos desnudos a pulirnos los huesos en cualquier atardecer. Y dibujas sobre mi espalda un nombre y juegas al ahorcado, lames algún escondrijo o me partes la cabeza cuando dices no puedo prescindir de ti.

    Maldito tobogán, lengua de miel y manos como hebras que sin disimulo escarban cada segmento y hieres mi piel cual salamandra en celo, de vivir intoxicado dentro de ti.

  • hace 6 años

    Ay!Lía que me la lías

    estoy un poco confuso

    entre tus lineas yo busco

    luz entre ciegas bujías

    Esa larga cabellera

    esos redondos escotes

    que despiertan nuevos goces

    libando su miel de abeja

    Adicción emocional

    poseerla tu destino

    vocación y paraíso

    para siempre sin final

    Qué envidia me da su vientre,

    para ti toda rendida,

    ¿Qué mejor que compartida

    por amigo que te quiere?

    Un beso Matayotes

  • CESAR
    Lv 7
    hace 6 años

    Los adictos al amor son personas incapaces de poner fin a una relación perjudicial. No se resignan a la ruptura, permanecen inexplicablemente en una relación absurda.Las personas adictas necesitan aprender autocontrol para que aún necesitando la “droga”, sean capaces de luchar con la urgencia. Lo mismo ocurre tanto con la adicción afectiva, a la comida, al sexo, entre otras. Hay que alejarse de ese placer momentáneo para disfrutar a medio plazo de una satisfacción mayor, liberarse de esa esclavitud. Cuando uno comienza a independizarse, descubre que lo que lo que sentías por él no era amor, sino una forma de adicción psicológica. Hay que liberarse de él o de ella sintiendo que lo quiere, pero que no le conviene” Es importante recordar que querer algo con todas las fuerzas no es malo, convertirlo en imprescindible, sí lo es. Una persona apegada nunca estará preparada para la perdida, no entiende la vida sin su fuente de seguridad o placer. Si hay síndrome de abstinencia, hay apego.Y detrás de todo apego está el miedo. “Y el miedo esta originado por algo más que aún está detrás. Si tienes miedo a deprimirte cuando te quedas solo, estarás apegado a quien te haga compañía.

  • Anónimo
    hace 6 años

    EL AMOR, ES.

    Si, el Amor es.

    Siendo sin forma,

    sin cosas

    una fuerza maravillosa.

    Escribir a la belleza.

    A las formas sinuosas.

    A la voz gravida,

    a la boca.

    Al abrazo poderoso,

    a la rima sin coronas.

    Es tal la tormenta

    que desata,

    que busca grillos

    en la naturaleza.

    Los topos

    incluidos en el subsuelo.

    Las raíces.

    Un campo de cesped

    con flores y amapolas.

    Sin sentido material,

    es el Amor

    la ayuda elemental,

    que el cerebro,

    necesita para existir,

    para tocar.

    Los dedos pulsan

    el teclado,

    acarician pantallas tactiles.

    Siendo todo mentira,

    todo ilusion digital,

    crea en la mente,

    figuras, un entorno

    de fantasia.

    Que si es real,

    se vuelve maravilla.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Liesel
    Lv 5
    hace 6 años

    Es el sentimiento compartido ,la pasión que no respeta fronteras,

    la ternura que acuna el abrazo y enjuga las lágrimas ..

    No es adicción , es amor en su mas puro estado .

  • Diana
    Lv 7
    hace 6 años

    Lía: No creo que "el amor" sea adicción..El placer crea adicción, el exceso de satisfacción y sabemos que el amor no siempre lo es.En ocasiones,el amor duele..La pasión sí puede crear hábito, es tan fuerte que uno pierde el control y se deja llevar sin poder escapar. Como resultado,no convertimos en adictos apasionados.

    Esta entrega poética es un cóctel fuerte, hay que beberlo despacio y saborearlo hasta llegar a la ebriedad.

    Un placer leerte, como siempre hay mucho material para la reflexión..Mi apreciación es personal, estaré atenta a otras respuestas..Besos reina

  • hace 6 años

    A la pregunta...

    Quién puede vivir sin la adrenalina, aún compartida con el martirio?

    Muy bueno Lía! me alegro tanto poder leerte por aquí!

  • hace 6 años

    Total descomunal, letal, frontal y parietal !!

    Adicción al estado de estar enamorado, al eterno retorno a los comienzos, cuando el 'nacer' de algo, avasalla con su promesa y su misterio!

    El texto es impecable, la inversión de los roles me encantó, y está muy bien lograda desde el punto de vista del prototipo del 'posesor'.

    Quién ha sido amado y ha podido corresponder una plena relación placentera y fascinante, siempre vuelve 'al amor'. Aunque no sea al primero, pero sí, con seguridad, al próximo!

    Un abrazo y felicitaciones por esta entrega!

  • hace 6 años

    No el amor no. Este texto sí; esta hechode delito y su cárcel es la belleza.

  • hace 6 años

    Genera un bienestar que se puede llamar "adictivo" porque le provoca a uno pensar que no puede estar bien sin él. Y en realidad, ¿Qué ser humano vive sin amor? Es esencial pero no adictivo propiamente dicho.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.