Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

Anónimo
Anónimo preguntado en Sociedad y culturaReligión y Espiritualidad · hace 7 años

¿Lo que Jesús dijo a qui?

Cuando nuestro señor Jesús dijo Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios. Y se maravillaban de El, El cesar ahora en la actualidad quien es? impuestos?

7 respuestas

Calificación
  • ?
    Lv 6
    hace 7 años
    Respuesta preferida

    “Sin falta, entonces, paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios.” (LUCAS 20:25.)

    ¿Qué aprendemos de esto? Que los cristianos debemos respetar tanto la autoridad de Dios como la de “César”, es decir, los gobiernos humanos.

    Y hay buenas razones para ello. Para empezar, los gobiernos mantienen el orden público. Además, exigen con todo derecho que los ciudadanos sean honrados, paguen impuestos y acaten las leyes. El mismo Jesús dio un buen ejemplo y pagó “a César las cosas de César”. Su familia le había enseñado a cumplir las leyes aun cuando estas fueran en contra de su conveniencia personal. Por ejemplo, a fin de inscribirse en un censo decretado por el gobierno romano, José y María habían viajado unos 150 kilómetros (90 millas) hasta Belén, y eso que ella estaba embarazada (Lucas 2:1-5). Del mismo modo, Jesús respetó todas las leyes, hasta el punto de pagar un impuesto que, siendo estrictos, no tenía por qué pagar (Mateo 17:24-27). Igualmente, tuvo cuidado de no excederse en su autoridad tomando decisiones en asuntos civiles que no le correspondían (Lucas 12:13, 14). Dicho en pocas palabras: Jesús respetaba al gobierno, pero no quería formar parte de él. Ahora bien, ¿qué quiso decir cuando mandó a sus discípulos que pagaran “a Dios las cosas de Dios”?

    “A Dios las cosas de Dios”

    En cierta ocasión, a Jesús le preguntaron cuál era la ley más importante que Dios había impuesto al ser humano. Él contestó: “‘Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente’. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo, semejante a él, es este: ‘Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo’” (Mateo 22:37-39). Por tanto, de entre todas “las cosas de Dios” que Jehová espera que le paguemos, no hay nada más importante que nuestro amor y lealtad incondicionales.

    Como es obvio, esos sentimientos no pueden estar divididos. No es posible ser leal a Jehová y a su gobierno celestial y, al mismo tiempo, ser leal a un gobierno humano. ¿Por qué? Jesús mismo lo explicó: “Nadie puede servir como esclavo a dos amos; porque u odiará al uno y amará al otro, o se apegará al uno y despreciará al otro” (Mateo 6:24). Aunque es cierto que en esta ocasión Jesús estaba hablando de las riquezas, es evidente que dicho principio también puede aplicarse a la política. Y así fue como lo entendieron sus discípulos en el siglo primero.

    Los documentos más antiguos que se conocen indican que los primeros cristianos nunca tuvieron nada que ver con la política. Su devoción se dirigía exclusivamente al mismo Dios a quien Cristo adoraba. De ahí que ni juraran lealtad a Roma y al emperador, ni cumplieran el servicio militar, ni aceptaran cargos públicos. Como resultado, se convirtieron en objeto de todo tipo de ataques. Algunos de sus enemigos llegaron al punto de acusarlos de odiar a sus semejantes. Pero ¿tenían base para tal acusación?

    Los verdaderos cristianos y el amor al prójimo

    Como vimos, Jesús afirmó que el segundo mandamiento en importancia era el siguiente: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo”. De aquí se desprende que nadie puede odiar a su semejante y llamarse a sí mismo “cristiano”. Jesús amaba a las personas, les dedicó su tiempo y energías, y las ayudó hasta en asuntos que poco tenían que ver con las cosas espirituales (Marcos 5:25-34; Juan 2:1-10).

    Con todo, él no fue conocido principalmente por curar a los enfermos, dar de comer a las multitudes o resucitar a los muertos. La gente lo llamaba “Maestro”, y con razón (Juan 1:38; 13:13). Como él mismo explicó, uno de los principales motivos por los que vino a la Tierra fue para enseñar a las personas sobre el Reino de Dios (Lucas 4:43).

    Los cristianos verdaderos dedican todos sus esfuerzos a la misma obra que su Maestro realizó en la Tierra: difundir por todo el mundo las buenas nuevas del Reino de Dios, tal y como Jesucristo ordenó (Mateo 24:14; 28:19, 20). El Reino que anuncian es un gobierno celestial e incorruptible que regirá sobre la creación de Dios basándose en la ley del amor. También hará que se cumpla la voluntad de Dios, lo cual incluye eliminar para siempre la muerte y el sufrimiento (Mateo 6:9, 10; Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4). Sin duda, el mensaje bíblico que transmitió Cristo son “buenas nuevas”, o buenas noticias (Lucas 8:1).

  • Celine
    Lv 4
    hace 7 años

    El César hoy son las autoridades. ¿Cuáles son las cosas que le debemos ? Pues bien, la conversación en la que Jesús pronunció estas palabras giraba en torno a los impuestos. De modo que para tener una conciencia limpia ante Dios y los hombres, debemos obedecer las leyes del país en el que vivimos, incluidas las que rigen el pago de impuestos (Rom. 13:5, 6). Aun así, reconocemos que Jehová es la Autoridad Suprema, el único Dios verdadero, y lo amamos con todo el corazón, el alma, la mente y las fuerzas (Mar. 12:30; Rev. 4:11). Por eso, solo él merece nuestra obediencia absoluta e incondicional (léase Salmo 86:11, 12). Esto significa que cuando una ley o mandato de las autoridades es tá en contra de lo que Dios nos pide debemos obedecer en primer lugar a Dios, así lo muestra Hechos 5:28, 29 en una ocasion en las que las autoridades ordenaron a los apósto,es que dejaran de predicar, de hablar sobre Dios estos respondieron: “Tenemos que obedecer a Dios como gobernante más bien que a los hombres.

  • hace 7 años

    es simple darle a quien gobierna o intenta tomar un lugar en este mundo lo que corresponde pero a Dios se le da lo que a Dios corresponde, su paga, su retribución y no confundir las cosas, Dios no quiere ni necesita plata, el quiere corazones y vidas humilladas dispuestas a El, de esta manera lo mencionó Jesucristo, en la actualidad puede ser placeres, negocios, trabajo, comida, dinero,mujeres o pasatiempos y cosas malas

  • hace 7 años

    Lo que dijo Abraxas........

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • ?
    Lv 7
    hace 7 años

    Lo que prefieras, nuestra fe no debe ser nunca una excusa para no cumplir con nuestras obligaciones, ya sean familiares, sociales, patrióticas e incluso políticas...

  • hace 7 años

    lo que rige el mundo monetariamente si los impuestos y reditos DTB bro

  • hace 7 años

    Impuestos, Hacienda, IVA

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.