¿Cuando nació el Padre NicolásVan Kleef?

4 respuestas

Calificación
  • hace 6 años
    Mejor Respuesta

    Nicolas Johannes Van Kleef Filcz nació en Holanda, el 18 de abril de 1937.

    Ordenado sacerdote el 19 de marzo de 1963, vino a América como parte de su labor pastoral. Por algún tiempo estuvo en Guatemala y en 1965 se trasladó a Panamá. Aquí formó parte de las Diócesis de Veraguas y Chiriquí. Pertenecía a la Congregación de la Misión (Padres Paulinos, de San Vicente de Paúl).

    Casi al inicio de su misión pastoral en Panamá, el padre Van Kleef sufrió un accidente automovilístico en la provincia de Veraguas que le costó la movilidad de sus piernas. Ello lo obligó a utilizar desde entonces una silla de ruedas.

    Sin embargo, aquello nunca fue una razón que afectara sus muchas actividades pastorales y comunitarias. El vehículo en que solía movilizarse el sacerdote, un sedán Toyota Cressida, estaba adaptado con un sistema mecánico que le permitía a él mismo manejarlo.

    LA TRAGEDIA

    Mayo de 1989. El ambiente del país estaba tenso. El régimen de Manuel Antonio Noriega había accedido a la celebración de elecciones generales.

    Sin embargo, había un gran escepticismo acerca de que el régimen fuese a respetar el resultado de esos comicios. La presión internacional, y en especial de Estados Unidos, sobre el régimen acrecentaba la tensión. De fracasar las elecciones, el escenario se perfilaba incierto, amenazante.

    Según reseña el informe de la Comisión de la Verdad, el padre Nicolas recorría en automóvil las calles de su comunidad aquella mañana del domingo 7 de mayo.

    A bordo del Toyota Cressida con placa No. 4-6894 iba un muchacho, Isaac González, de 16 años. Llevaba un altoparlante a través del cual invitaba a la población a participar de la misa dominical.

    El día anterior, otro sacerdote de la misma parroquia había ido al cuartel a consultar si se podía celebrar la misa, debido a que era día de elecciones. En el cuartel habían contestado que sí.

    No obstante, aquella mañana, mientras avanzaba por el pueblo, Van Kleef fue abordado por el soldado Olmedo Espinosa Espinosa, de 18 años, quien le ordenó detener el vehículo.

    Espinosa le dijo al cura que el jefe encargado del destacamento en ese momento, el subteniente Rigoberto Rivera Carrillo, quería hablar con él.

    Al parecer, Rivera Carrillo escuchó los altoparlantes y le ordenó a Espinosa ir a averiguar quién estaba utilizándolos, pues estaba prohibido hacerlo el día de los comicios. El jefe militar le habría ordenado al soldado traer al “infractor” al cuartel.

    Van Kleef accedió, pero le pidió al uniformado que entre tanto le permitiera seguir anunciando la misa. Espinosa se subió al vehículo y se sentó en el asiento detrás del conductor. El joven soldado portaba un fusil AK-47.

    El sacerdote avanzó por el pueblo y giró el vehículo a mano izquierda en un cruce de calles. El soldado Espinosa le ordenó que virara a mano derecha.

    “Vamos a ***** por otra calle para llegar al cuartel”, le explicó Van Kleef. El soldado, al parecer, se sintió contrariado. Entonces montó su fusil, le quitó el seguro y apuntó al religioso.

    Espinosa parece haber interpretado en la actitud del cura un desafío. Ya llegando al cuartel decidió bajarse abruptamente del vehículo en marcha. “¡Hey, aguanta!”, le dijo a Van Kleef, mientras trataba de abrir la puerta del carro. En la maniobra, se prudujo un disparo, que hirió mortalmente al sacerdote en el lado derecho de su rostro.

    El cura fue llevado por los propios uniformados hasta el hospital regional Rafael Hernández, de David. Allí llegó inconsciente y fue atendido y operado de urgencia.

    Los médicos hicieron todo por salvarle la vida, pero fue inútil. Aproximadamente a las 10:00 de la mañana del 8 de mayo de 1989, un día después de recibir el disparo, el padre Nico, como cariñosamente le llamaban, falleció.

    La muerte del sacerdote causó impacto, estupor y repudio, y fue uno de los incidentes más graves ocurridos durante los tensos comicios de 1989, cuyo resultado no tardaría en ser anulado por el régimen, allanando así el camino para la invasión militar estadounidense en diciembre de ese año.

  • hace 6 años

    Faltando 15 minutos para iniciar la misa el día 7 de mayo de 1989, fecha de la celebración de las elecciones en la República de Panamá, una bala le dejó herido de muerte, a un hombre que hacía 24 años estaba postrado en una silla de rueda.

    Nicolás Van Kleef, un sacerdote de nacionalidad holandesa murió el 8 de mayo de 1989 cuando un miembro de las extintas Fuerzas de Defensas le disparara en la cabeza, solamente por anunciar en la comunidad de Santa Marta, distrito de Bugaba que en 15 minutos empezaría la misa que nunca pudo realizar.

    Debido a la dictadura militar instaurada en la República de Panamá, Van Kleef, se cercioró y pidió permiso a las autoridades policivas para anunciar con un alto parlante, como siempre lo hacía, la hora de la misa dominical, se quizo disculpar a quien cometió el terrible crimen, pero para eso no hay disculpas, se le quitó la vida a un ser humano indefenso e inofensivo, quien sólo quería ayudar a que las personas se reconciliaran con Dios.

    El padre Teodoro Ríos, párroco de la Iglesia Inmaculada Concepción en Bugaba, nos comenta que Van Kleef se inclinó por el sacerdocio misionero, a raíz de que un tío suyo era misionero en Guatemala. Al ser ordenado sacerdote en 1963, viajó a Guatemala, luego en 1965 arriba a Panamá.

    Ríos señala que al poco tiempo de haber llegado a la provincia de Veraguas sufre un accidente que lo deja postrado en una silla de ruedas. Por la gravedad de las heridas es trasladado a Holanda, donde permaneció mucho tiempo en un hospital, recibiendo atención médica especializada, que le ayudó a recuperar los movimientos de los brazos y con su inteligencia pudo salir adelante, al punto que conducía su propio auto, el cual fue acondicionado para ser manejado, tomando en cuenta su discapacidad física.

    El estar en silla de ruedas no le resta vitalidad a este padre, quien hacía todo lo que estuviera a su alcance, celebraba todas sus misas, predicaba la palabra de Dios, aconsejaba a la gente que así se lo pidiera, no era un hombre que se queda "echado" para que los demás lo atendieran, todo lo que él podía hacer, el lo hacía ya que no le gustaba que nadie hiciera las cosas por él.

    Van Kleef tenía gran iniciativa para efectuar trabajos de electrónica. Además de llegar muy temprano a las diferentes comunidades donde celebrara sus misas, circulaba por todo el sector anunciando la misa.

    En la provincia de Chiriquí trabajó en la comunidad de Alanje y luego en Santa Marta donde ofrendó su vida en beneficio de los más humildes a quienes Van Kleef consideraba mucho.

    Este tulipán holandés que vivió por 24 años en Panamá, aprendió nuestra cultura y compartió con los panameños momentos buenos como también momentos malos y solamente por llevar la palabra de Dios a sus semejantes, una bala le arrebató la vida. Asimismo daba consejos a los jóvenes y nunca se le veía de mal humor a pesar de estar en una silla de rueda.

  • Anónimo
    hace 6 años

    Nicolas Johannes Van Kleef Filcz nació en Holanda, el 18 de abril de 1937.

  • hace 6 años

    suerte

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.