¿existe la reencarnacion?

Siempre me he preguntado a donde se va nuestra alma o mi espiritu?? Si de verdad existe la muerte o es solo el cuerpo el que se vuelve polvo?? i

6 respuestas

Calificación
  • hace 6 años
    Respuesta preferida

    Reencarnación: De acuerdo con esta creencia, cuando una persona muere, el alma, el “verdadero yo”, pasa a otra existencia mejor si el individuo ha llevado una vida buena y correcta, pero posiblemente a una existencia como animal si su vida se ha inclinado más a lo malo que a lo bueno. Se cree que cada vez que la persona renace vuelve a este mismo sistema de cosas, donde se encara a más sufrimiento y, finalmente, a la muerte. Los ciclos de renacimiento se consideran casi interminables. ¿Es un futuro como ese lo que realmente le espera a usted? Algunas personas creen que el único modo de escapar es suprimir todo deseo de las cosas que son agradables a los sentidos. ¿A qué escapan? A lo que algunos describen como vida inconsciente.

    De acuerdo con la Biblia, el alma es la persona completa. Aunque una persona haya hecho cosas malas en el pasado, si se arrepiente y cambia de proceder, Jehová Dios la perdona (Sal. 103:12, 13). Cuando la persona muere, nada sobrevive. La muerte es como dormir profundamente sin soñar. Habrá una resurrección de los muertos. Esto no es una reencarnación, sino un traer de vuelta a la vida la misma personalidad (Hech. 24:15). Para la mayoría de la gente, su resurrección será para vivir en la Tierra. Tendrá lugar después que Dios ponga fin al sistema inicuo actual. Las enfermedades, el sufrimiento, hasta el tener que morir, llegarán a ser cosas del pasado (Dan. 2:44; Rev. 21:3, 4).

    Por lo tanto no debe confundirse la resurrección con la reencarnación, doctrina que no tiene apoyo en las Santas Escrituras. La creencia de la reencarnación dice que después de la muerte de la persona, esta renace en existencias sucesivas. Se dice que la nueva existencia tiene lugar o bien en un plano superior o bien en uno inferior en comparación con la vida anterior, dependiendo de lo que haya hecho en su supuesta vida previa. Según dicha creencia, uno puede “renacer” como ser humano o como animal, lo cual no concuerda con lo que enseña la Biblia.

    La palabra “resurrección” se traduce del vocablo griego a·ná·sta·sis, que significa literalmente “un ponerse en pie otra vez”. (Los traductores hebreos del griego han vertido a·ná·sta·sis por las palabras hebreas teji·yáth ham·me·thím, que quieren decir “reanimación de los muertos”). La resurrección implica reactivar el patrón de vida de la persona, patrón que Dios ha retenido en su memoria. Según la voluntad de Dios para el individuo, se le restaura ya sea en cuerpo humano o en cuerpo espiritual, pero conserva su identidad personal, es decir, la misma personalidad y recuerdos que poseía cuando murió.

    Fuente(s): Biblia - Watchtower Library
    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 6 años

    Hola!

    Hay muchos trabajos al respecto, si te interesa estudiarlos:

    Desde un punto de vista científico, hay psiquiatras que han experimentado con la regresión de la memoria por hipnosis:

    "Muchas vidas, muchos maestros" de Brian Weiss

    "La vida entre las vidas de Witton"

    Desde un punto de vista histórico-filosófico, es muy interesante leer la doctrina espírita (Allan Kardec fue su codificador), que a su vez retoma el concepto de reencarnación presente en antiguas doctrinas orientales, el hinduismo, el budismo, también el gnosticismo, la religión celta, los cátaros (cristianos disidentes que fueron exterminados por la iglesia católica), etc.

    Actualmente, encontramos noticias de personas (especialmente niños) que dicen recordar de manera conciente sus vidas pasadas, y luego se constata que los lugares y personas que describen existen o han existido.

    Desde un punto de vista netamente filosófico, la reencarnación es el único concepto que posibilita una respuesta satisfactoria a preguntas como:

    ¿Por qué sufrimos? (Karma)

    ¿Cuál es la finalidad de la existencia? (evolución espiritual)

    ¿Por qué nacemos en desigualdad de condiciones? (karma)

    ¿Por qué nacemos con diferentes gustos, inclinaciones, habilidades, caracteres? (experiencias pasadas guardadas en el inconciente)

    ¿Cómo concebir a un Dios bondadoso y misericordioso? (el infierno no existe)

    Por último, desde un punto de vista religioso-cristiano, voy a citar tres partes muy interesantes del evangelio:

    1) Mateo 17:

    10 Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué dicen pues los escribas que es menester que Elías venga primero? 11 Y respondiendo Jesús, les dijo: á la verdad, Elías vendrá primero, y restituirá todas las cosas. 12 Mas os digo, que ya vino Elías, y no le conocieron; antes hicieron en él todo lo que quisieron: así también el Hijo del hombre padecerá de ellos. 13 Los discípulos entonces entendieron, que les habló de Juan el Bautista.

    2) Mateo 11:

    13 Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. 14 Y si queréis recibirlo, él es aquel Elías que había de venir.”

    3) Juan 3

    1 Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.

    2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

    3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

    4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

    5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua* y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

    6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

    7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

    8 El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

    9 Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto?

    10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?

    11 De cierto, de cierto te digo, que lo que sabemos hablamos, y lo que hemos visto, testificamos; y no recibís nuestro testimonio.

    12 Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?

    * Tengamos en cuenta que el agua era el elemento del cual se creía que habían sido hechas todas las cosas:

    En Génesis 1:1-6 la Biblia dice: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Luego dijo Dios: haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas."

    Saludos!

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • anaely
    Lv 6
    hace 6 años

    Hay quienes están convencidos de que la reencarnación existe, pero ¿cómo saber si están en lo correcto? ¿Qué enseña la Biblia al respecto? Para empezar, habría que analizar cómo se originó tal creencia.

    Orígenes de la creencia

    Las pruebas históricas señalan que los habitantes de la antigua ciudad de Babilonia —fundada dos mil años antes de Cristo— acariciaban la idea de que el alma humana era inmortal. Morris Jastrow, hijo, especialista en la materia, declara en una de sus obras que “el problema de la inmortalidad interesó mucho a los teólogos babilonios”. Y en cuanto a la gente de Babilonia, indica: “La muerte era el paso a otra clase de vida. [...] Sin lugar a dudas, la idea de verse privados de conciencia por toda una eternidad les parecía inconcebible y sentó las bases para la teoría de la perpetuidad de la existencia de alguna manera” (The Religion of Babylonia and Assyria).

    Después de aquellos comienzos en Babilonia, enseñanzas sobre la transmigración y el renacimiento del alma se empezaron a difundir en otras partes del mundo. Filósofos de la India establecieron un complejo sistema de creencias respecto a un ciclo de renacimientos basados en la ley del karma, la ley de causa y efecto. Además, reconocidos filósofos griegos adoptaron la idea de la reencarnación, con lo cual esta cobró mayor auge.

    En nuestros tiempos, la reencarnación ha estado ganando popularidad en Occidente. Las religiones orientales generan fascinación entre los jóvenes y los famosos. De hecho, ahora hay un sinfín de libros y páginas de Internet que tratan sobre la importancia de supuestas experiencias en la otra vida. Algo que en poco tiempo se ha puesto de moda en diversos países es lo que se conoce como terapia de regresión a vidas pasadas. Quienes la practican suelen valerse de la hipnosis para, según ellos, explorar la vida anterior de las personas a fin de comprender la salud y los patrones de conducta de su vida presente.

    ¿Es posible reencarnarse?

    Si bien es cierto que esta creencia es muy antigua, debemos preguntarnos si de veras podemos reencarnarnos. De seguro, todo cristiano querrá saber si la reencarnación concuerda con lo que enseña la Biblia, la base de la fe cristiana (Juan 17:17). Jehová Dios, quien es nuestro Creador, la Fuente de la vida y “un Revelador de secretos”, nos ofrece información que nadie más nos puede brindar sobre la vida y la muerte. Por eso tenemos la certeza de que en su Palabra hallaremos las respuestas a nuestras preguntas (Daniel 2:28; Hechos 17:28).

    Un análisis cuidadoso de las Escrituras nos ayudará a encontrar las respuestas que Dios nos da. Por ejemplo, en Génesis 3:19 leemos que, después de que Adán y Eva desobedecieron, Jehová le dijo a él: “Con el sudor de tu rostro comerás pan hasta que vuelvas al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y a polvo volverás”. Dios dejó claro, entonces, que el hombre fue creado del polvo y que volvería al polvo tras haber muerto. De modo que cuando una persona muere no renace en alguien más, sino que deja de existir. Tal como el frío es lo contrario del calor; la humedad, de la sequedad, y la luz, de la oscuridad, la muerte es lo contrario de la vida. No cabe duda: los muertos, muertos están. ¿Verdad que esto es lógico y fácil de entender?

    ¿Y por qué hay gente que cree tener recuerdos de otra vida? Existen diversas razones. Para empezar, aún no se comprende del todo el funcionamiento de la mente, incluido el subconsciente, ni los efectos que pueden ocasionar ciertos fármacos o traumas del pasado. Además, algunos sueños y sucesos imaginarios basados en la enorme cantidad de información almacenada en el banco de memoria del cerebro podrían resultar tan vívidos que parecieran reales. Pero también hay casos en que fuerzas espirituales malvadas provocan experiencias sobrenaturales que pudieran hacer que algo irreal parezca real (1 Samuel 28:7-19).

    Es normal tener el deseo de vivir y de saber acerca del futuro. ¿Y quién nos implantó ese deseo? Pues bien, refiriéndose al Creador, la Biblia dice que “puso la eternidad en el corazón del hombre” (Eclesiastés 3:11, Nueva Reina-Valera, 1990). Con razón los seres humanos anhelamos vivir para siempre.

    Si nuestro Creador, Jehová, ha puesto en el corazón de la humanidad el deseo de vivir eternamente, es de esperar que él nos explique cómo satisfacerlo. Las Escrituras revelan que debemos obedecerle a fin de que nos bendiga con vida eterna en un paraíso terrestre. Por inspiración divina, el rey David escribió: “Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella” (Salmo 37:29). Una enseñanza bíblica fundamental muy ligada a esta promesa es la resurrección de los muertos (Hechos 24:15; 1 Corintios 15:16-19).

    Verdadera esperanza para los muertos

    La Biblia contiene ocho relatos de personas que volvieron a la vida, y en cada caso hubo testigos oculares. Aquellas personas no se reencarnaron, sino que resucitaron. Las Escrituras indican que sus amigos y familiares las reconocieron de inmediato, no que tuvieron que ponerse a buscar entre los recién nacidos de todas partes para averiguar en cuál de ellos se habían reencarnado (Juan 11:43-45).

    Para nuestra tranquilidad, la Palabra de Dios enseña que la gran mayoría de quienes han muerto serán resucitados en el nuevo mundo que Dios promete y que pronto reemplazará al malvado sistema en que vivimos (2 Pedro 3:13, 14). En este momento, la personalidad y las características de miles de millones de personas permanecen en la memoria infinita y perfecta de Jehová, quien recuerda hasta los nombres de todas las estrellas (Salmo 147:4; Revelación [Apocalipsis] 20:13). Imagínese: en ese nuevo mundo, cuando Dios vaya devolviendo la vida a una generación tras otra, cada quien podrá ir siguiendo las ramas de su árbol genealógico y conociendo a sus antepasados. ¿No le parece un fascinante porvenir?

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Dæmon
    Lv 6
    hace 6 años

    ¿Tienes alguna prueba o razón de que exista o deba existir el "alma" o "espíritu"?

    Para mí eso es sólo un invento de gente que no desea asumir que la muerte es sólo hacerse polvo y desaparecer.

    Saludos.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • jose
    Lv 6
    hace 6 años

    Existe vida espiritual, esa es la verdad de la resurrección. Tenemos espíritu y alma. el alma vuelve al polvo y el espíritu es juzgado según sus obras. or eso seguir los Diez mandamientos.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • hace 6 años

    y para q reencarnar si ya esta en el cielo?

    a poco dicen....ahorita vengo voy a reencarnar y luego regreso??

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.