Juan
Lv 6

¿Es consecuente la arquitectura del universo con la hipótesis de que...?

?Un elemento mental desempeña un papel esencial en su funcionamiento?

Gen. 1:1 "Dios creo"

Nota: Desde luego, solo para estudiosos en el tema. Gracias.

6 respuestas

Calificación
  • hace 6 años
    Mejor Respuesta

    Si.

    En 1802, el clérigo y teólogo inglés William Paley expuso sus razones para creer en la existencia de un Creador. Dijo que si al caminar por un páramo encontrase una piedra en el suelo, lo más probable es que llegara a la conclusión de que se presentó allí por algún proceso natural; en cambio, si encontrase un reloj, difícilmente llegaría a la misma conclusión. ¿Por qué? Por el simple hecho de que un reloj posee todas las características de un diseño con propósito.

    ¿Es anticientífico creer en Dios?

    En las alusiones al mundo científico suele encontrarse fraseología religiosa. Así, las publicaciones califican a los investigadores de “sumos sacerdotes de la nueva cultura tecnológica”, y a sus laboratorios, de “templos” o “santuarios”. Si bien es cierto que son expresiones metafóricas, suscitan una pregunta trascendental: ¿media un abismo entre ciencia y religión?

    Existe la opinión de que cuanto más saben los especialistas, más se apartan de la creencia en Dios. Pero aunque un buen número menosprecie la fe religiosa, no son pocos los que están profundamente impresionados ante los diversos aspectos de la naturaleza que manifiestan diseño. Hay quienes incluso van más allá y se plantean preguntas referentes al propio Diseñador.

    Vientos de cambio

    El predominio de las teorías evolutivas de Darwin se ha extendido siglo y medio, y muchas mentes bien formadas previeron que la fe en Dios sería a estas alturas patrimonio exclusivo de ignorantes, crédulos e ingenuos. Pero de ningún modo ha sido así. Aunque no siempre acepten la Biblia ni la idea de un Dios personal, muchos científicos confiesan que admiten la existencia de un Creador, ya que la naturaleza revela un diseño que exige un Artífice inteligente.

    ¿Puede tachárseles de ingenuos? Una reseña bibliográfica del diario The New York Times incluye este comentario sobre diversos investigadores que ven diseño inteligente en el cosmos y sus seres vivos: “Tienen doctorados y trabajan en prestigiosas universidades. Su rechazo al darwinismo no parte de la autoridad de las Escrituras, sino de premisas científicas”.

    El citado artículo agrega que los defensores del diseño inteligente “no hacen afirmaciones descabelladas. [...] Únicamente aseveran que, a la hora de explicar la totalidad de la vida, resultan insuficientes tanto la hipótesis darwinista más aceptada como las demás teorías ‘naturalistas’ que se circunscriben a la acción gradual de causas mecánicas sin inteligencia. Aseguran que el mundo biológico rebosa de testimonios de planificación, los cuales señalan, casi con certeza absoluta, a la intervención de un Diseñador inteligente”.*

    Dichas conclusiones son sorprendentemente comunes entre los hombres de ciencia. Según un estudio publicado en 1997, en Estados Unidos creen en un Dios personal 4 de cada 10 científicos, proporción que apenas ha cambiado con respecto a una encuesta semejante realizada en 1914.

    Naturalmente, en los países más secularizados, como los de Europa, la relación es menor. Con todo, “hay un mayor número de creyentes entre quienes se han especializado en ciencias más exactas, como la física y la geología, que entre quienes dominan ciencias más especulativas, como la antropología —señala el rotativo británico The Guardian—. De hecho, en el Reino Unido hay organizaciones como Christians in Science (Cristianos en la Ciencia) y el porcentaje de alumnos asistentes a la iglesia es mucho mayor en las carreras de ciencias que en las de letras”.

    No obstante, se ve que la mayoría de los científicos se mofan de la idea de un Creador, y tal desdén constituye una poderosa presión de grupo. Como señala el astrónomo Allan Sandage, “hay cierta reticencia a admitir que uno es creyente”. ¿Por qué? Él mismo contesta: “Se cae en un gravísimo descrédito” al ser el blanco de la desaprobación y las críticas de los colegas.

    Como consecuencia, los entendidos que se atreven a indicar que la ciencia no excluye forzosamente la creencia en el Creador ven sus voces ahogadas por las opiniones más escépticas. Los siguientes artículos se centran en estos planteamientos que suelen desdeñarse y en los motivos que los fundamentan. Ahora bien, ¿qué tiene que ver esto con usted, lector? ¿Acaso puede la ciencia acercarle a Dios? No deje de leer los artículos siguientes:

    * Entre los grandes académicos y científicos que suscriben públicamente la idea de “un Diseñador inteligente” figuran:

    - Phillip E. Johnson, profesor de Derecho de la Universidad de California (Berkeley)

    - Michael J. Behe, bioquímico y autor del libro "La caja negra de Darwin. El reto de la bioquímica a la evolución"

    - William A. Dembski, matemático

    - Alvin Plantinga, especialista en Filosofía de la Lógica

    - John Polkinghorne, físico

    - Freeman Dyson, físico.

    - Allan Sandage, astrónomo.

    - Muchos más que omitimos por razones de espacio.

    http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/102004441

  • hace 6 años

    Si por Dios se acepta lo que enseñan las doctrinas del mundo, entonces nada hay que hacer pues por dogma hay que aceptarlo; pero si por Dios se acepta una ley creadora en la que hay perfección, fidelidad, luz, pensamiento, inteligencia, sabiduría,consciencia, justicia, creación, paz, armonía, amor, verdad, etc, etc, entonces ese es el creador.

  • Anónimo
    hace 6 años

    Deben de entender que así como todo evoluciona y se desarrolla como desde el inicio del Big Bang de la misma manera evolucionaron los dioses y seres espirituales dentro del Universo, por lo tanto los dioses no son perfectos, pongamos el ejemplo de Jehova que aparentemente crea a la humanidad y luego se arrepiente de su creación dando como resultado una equivocación mental del supuesto creador. Por lo tanto a los dioses cualquiera que sean estos les queda demasiado grande los adjetivos omnipotentes u omniscientes.

  • Anónimo
    hace 6 años

    Si, hay gente que ve un arco iris y dice que lo hicieron los duendes

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 6 años

    Ya está firmemente establecido que no se necesitan más fuerzas que las naturales para que el Universo sea como es.

    Tienes un libro de Stephen Hawking que te explica con mucha exactitud por qué es superfluo un creador.

    Se llama irónicamente "El gran diseño"

    http://es.wikipedia.org/wiki/El_gran_dise%C3%B1o

  • Felipe
    Lv 4
    hace 6 años

    JUAN: ¿Le creerías a un científico, si afirma que su PC apareció de repente en su oficina, saliendo de la nada mediante una explosión? Científicamente, por las consecuencias materiales visibles, se deduce o infieren las leyes causales –invisibles-. Las MATEMÁTICAS LEYES físicas, químicas, biológicas, psicológicas, etc., son la evidencia material, la prueba objetiva de la Causa Consciente –invisible- que dio origen a las galaxias que hay dentro del universo. La vista humana no puede ver y saber qué galaxia está surgiendo por Voluntad de los Dioses, y cuál está regresando al Océano Universal de Vida.

    Todo lo que podemos observar aquí y ahora, es tal solo rayos de luz que navegan hace mucho tiempo por el infinito, pues sus masas materiales no existen, desaparecieron por Ley de Involución del escenario cósmico. La consecuencia visible denominada creación material, es la prueba tangible de la causa inteligente –divina- que le dio origen. Esa es la Acción Consciente de la Ley Universal de Causalidad –causa-efecto-. Toda causa es una idea, un arquetipo mental, una ley universal o voluntad consciente; y todo resultado es una forma visible, una consecuencia material. Para hacer un edificio, primero lo deseamos y ésta idea invisible la concretamos en un plano, que nos guíe en la construcción final visible.

    ¿Qué significa el concepto universo? Uni= UNO; verso= VOZ. El Ejército de la Voz –Jn 1-, polarizado voluntariamente en Ángeles polarizados voluntariamente en las tres fuerzas: positiva, negativa y neutra, cantando en ópera desde la Séptima Dimensión –El Absoluto-, dan inicio a un nuevo día cósmico –mahavantara-, creando los fundamentos de toda galaxia, para que ésta gradualmente vaya materializando a medida que pasa de una dimensión a otra. De la Séptima gobernada por UNA ley, pasa a la sexta regida por DOS leyes, a la quinta gobernada por TRES leyes, a la cuarta regida por SEIS leyes, a la tercera gobernada por DOCE leyes, a la segunda regida por VEINTICUATRO leyes, a la primera gobernada por CUARENTA Y OCHO leyes, en la cual estamos.

    Cuando finaliza el tiempo EVOLUTIVO, asignado para que la Fuerza Centrífuga expanda la galaxia –zoodíaco o día cósmico en que una galaxia pasa frente a las diferentes constelaciones -grupos de galaxias- que la rodean-, entra en acción la Fuerza Centrípeta INVOLUTIVA, contrayéndola de nuevo hacia la segunda, tercera, etc., hasta finalizar en la séptima, en sus primigenias fuerzas Autoconscientes –Cosmocratores-. Las Leyes Universales de Evolución centrífuga y de Involución centrípeta, son el eje mecánico de toda creación. Estando todo de nuevo allí, en su Séptima Dimensión original, comienza de nuevo una noche eterna –Pralaya-, que durará el mismo tiempo que su anterior día.

    Nada, ni nosotros ni el universo existe por generación espontánea. Todo tiene una causa CONSCIENTE. Del vacío no aparece nada, si alguien no le da vida. Para que un CONCEPTO pueda ser CAPTADO por nuestra vista, PERCIBIDO por nuestro cerebro, INTERPRETADO por nuestra mente y COMPRENDIDO por nuestro espíritu, es necesario que cada cual “por sí mismo” investigue “dentro de sí”, la causa de su propia existencia cósmica. “Dios extiende el cielo sobre el vacío; sobre la nada tiene suspendida la Tierra” Job 26:7

    Todos vivimos dentro del vacío de la nada, quien es nuestra arquetípica madre primigenia. Así como para que suceda algo debemos hacerlo, de igual manera para que existiera la Vía Láctea ALGUIEN la hizo. Todo lo que podemos observar aquí y ahora, es tal solo un ínfimo espacio del tiempo eterno, la consecuencia de la acción universal de la Ley de Causa y Efecto –karma-. Toda causa es mental, espiritual, consciente, y todo resultado es visible, pues toma una forma material. La reacción, es la apariencia externa, el reflejo temporal de una realidad cambiante, transformadora, temporal, que así como un día fue creada, otro día a su debido tiempo, regresará de nuevo a su comienzo, a hacer parte de las Divinas Inteligencias creadoras, que fueron sus matemáticas leyes iniciales, que serán su invisible destino eterno.

    Nuestro cuerpo material es el vaso que contiene la vida, es la estructura visible que transporta al Ser, es el vehículo físico que contiene en su corazón una ínfima parte –chispa- de esa todopoderosa gran llama energético-espiritual que le dio origen. Todos somos el fiel reflejo visible –hijos- de nuestro consciente creador invisible. Lo que vemos es la consecuencia material –externa-, de un pensamiento –interno-, capaz de generar temporales formas visibles a las que se las denomina materia. Y aunque aparentemente la causa es inexistente, ella se puede ver y comprender, en la forma de resultado, efecto, reacción o consecuencia. Las causas universales, los genes cósmicos, solo se pueden apreciar con nuestra vista física, mediante los resultados materiales, las obras físicas, los actos externos, la conducta visible. Oremos.

    Fuente(s): w. EL VERBO CREADOR, GNOSIS .com
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.