¿Resumen del cohete extraosrdinario?

Doy 5 Estrellas

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 7 años
    Respuesta preferida

    DE OSCAR WILDE

    El COHETE EXTRAORDINARIO - CUENT0S DE OSCAR WILDE

    El hijo del rey se iba a casar con una hermosa y pálida princesa Rusa que llegó al palacio en un carruaje en forma de un gran cisne dorado tirado por renos.

    El príncipe se admiró de su belleza a pesar de su exagerada palidez y al decírselo ella se ruborizó, un paje de la corte dijo, parecía una rosa blanca ahora parece una rosa roja, por ese comentario el rey le subió el salario, pero como él no recibía salario no le sirvió de mucho.

    La boda se celebró durante tres días, los novios bebieron en unas copas de cristal , el pajecillo al ver que las copas seguían transparentes exclamó, -es claro que se aman, porque de lo contrario las copas se volverían grices y opacas- y por eso el rey le volvió a subir el salario.

    En el siguiente punto de la fiesta, los novio bailaron la danza de las rosas, y el rey tocó la flauta, a pesar de que lo hacía tan mal , y solo se sabía dos canciones y nunca estaba seguro de cual estaba interpretando, toda la gente repetía –encantador, encantador-.

    El último número era un espectáculo con fuegos artificiales. La princesita no sabía que era eso y el rey le contesto que eran como la aurora boreal, más bellos que las estrellas y tan encantador como la música de su flauta.

    Cuando el pirotécnico arregló todo para la función, los fuegos artificiales comenzaron a hablar entre ellos.

    Un buscapié dijo feliz - qué bello es el mundo, estoy contento de viajar por que los viajes desarrollan la mente y acaban con los perjuicios, una candela romana le dijo que el jardín del rey no era el mundo, que necesitaría tres días para recorrerlo.

    Una rueda que estaba orgullosa de su corazón destrozado dijo –cualquier lugar que amemos es nuestro mundo- pero el amor ya no está de moda porque los poetas lo han matado, escribieron tanto de él que ya nadie cree. El verdadero amor sufre y calla. Nada de eso dijo la candela romana, el romanticismo no ha muerto, vive por siempre como la luna, como los recién casados que se aman tiernamente, pero la rueda movió la cabeza incrédula, y dijo ha muerto del todo y se durmió.

    Con una tos fuerte y seca hizo su aparición un cohete alto y arrogante, y comento mirando a todos por encima del hombro, -que afortunado es el príncipe que se casa el mismo día en que me van a disparar, un pequeño buscapiés intervino diciendo - que curioso yo creí que en honor al príncipe era que nos iban a disparar-, pues será tu caso, el mío es diferente, y siguió hablando de la triunfante aparición de sus padres que había sido tan espectacular que en la gaceta de la corte escribieron que era - el triunfo del arte pilotécnico-, la luz de bengala lo corrigió porque había leído la palabra pirotécnico en su caja de hojalata y el cohete le respondió severamente pues yo digo que es así, y continuó hablando pero se olvidó del tema y la candela romana le dijo –pues hablabas de ti mismo-, y el cohete dijo- a si sabía que hablaba de algo interesante-. El cohete siguió hablando se su sensibilidad e importancia y de lo desgraciados que serían el rey y el matrimonio de los príncipes si a él le pasara algo, y se conmovió hasta las lágrimas, y casi ahoga a dos escarabajos que buscaban un lugar agradable para vivir. La rueda dijo –debe tener un espíritu romántico porque llora cuando no hay nada de que llorar-.

    A la doce se inició el gran acto y todos los fuegos brillaron con gran éxito que despertaron la alegría de la princesita, excepto el cohete, que lo mejor que había en él era la pólvora pero estaba mojada de tanto llorar y por eso no pudo volar , al contrario de sus parientes pobres a quienes humilló .

    Se hundía cada vez más en el lodo, cuando pasaron unos niños que querían hacer una hoguera para calentar agua y vieron al cohete, pero pensaron que era un palo viejo, bueno para quemarlo y lo sacaron del arroyo, el cohete indignado dijo -querrían decir palo dorado-. Lo pusieron en el fuego, se acostaron en el prado y se durmieron, como estaba tan húmedo se demoró en secarse, y el cohete alegre decía me van a quemar que maravilla, y empezó a quemarse, decía feliz ya me voy, llegare más alto que las estrellas incendiare el mundo entero y haré tanto ruido todos hablaran solo de mí, y nadie lo vio, solo quedó el palo que calló sobre un ganso que dijo –van a llover palos- y se metió en el agua.

    saludos...

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.