Andrea preguntado en Arte y humanidadesLibros y Autores · hace 7 años

¿Un personaje para un cuento?

Hey! Estoy escribiendo un libro comunal, es decir, con la ayuda de varias personas. En este momento necesito que inventes un personaje SUPER ORIGINAL, no hay límites para tu creatividad. Si me gusta ten de seguro que aparecerá en mi próxima publicación! Gracias de ante mano! Y que se te haga agua la imaginación!!

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 7 años
    Respuesta preferida

    Marta

    El pasillo estaba mal iluminado, culpa de una lamparita que se había quemado hacía dos días.

    A Marta le daba terror pasar por ese pasillo. En realidad le daba miedo muchas cosas cuando estaba sola en el departamento y eso sucedía la mayor parte del mes. El asunto era que Marta estaba casada con Enrique, un vendedor de maquinaria agrícola. En otros tiempos él hacía sus ventas desde la oficina y, ocasionalmente, en alguna exposición del rubro. Pero hacía un par de años que el mercado había empezado a mermar y las cosas no mejoraron. Enrique se vio obligado a convertirse en una especie de vendedor ambulante moderno o buscarse otro trabajo ¿Pero quien emplearía a un hombre de cuarenta y siete años que el único trabajo que tuvo durante treinta años fue vender maquinarias agrícolas? Su marido, por lo tanto, estaba fuera de la casa tres semanas de cada mes manejando un viejo Volkswagen color rojo que había heredado de su padre. Por momentos pensaba que si su fallecido suegro pudiera ver en que condiciones estaba actualmente el auto que tanto amaba y tiempo le dedicaba... se moría de nuevo.

    Ese día, sin embargo, Marta estaba de mejor semblante ya que Enrique estaba volviendo esa misma tarde. Ella había ido, por la mañana, al mercado y por la tarde se ocupó de preparar una cena especial. Sabía que Enrique no siempre comía bien cuando viajaba. Además era hacerle un mimo, uno de los muchos que tenía pensado darle. Le dijo que llegaría alrededor de las seis de la tarde; y a medida que la hora se acercaba, ella sentía una emoción creciente.

    Finalmente el reloj marcó las seis, y cada minuto a partir de ese momento parecía angustiarla. Para las siete su emoción se había transformado en tristeza, y una hora después estaba entrando en desesperación.

    A las ocho y cuarto se escuchó la llave en la puerta de entrada. Marta corrió contenta con lágrimas en los ojos hacia los brazos de su marido. Pero el hombre que se encontró bajo el marco de la puerta estaba ojeroso y cansado. No había ni un indicio de felicidad en sus facciones. Marta estuvo a punto de interrogarlo, pero la cara de Enrique estaba tan apagada que se limitó a abrazarlo, después lo acompañó al dormitorio y observó como, en forma muy lenta, se metía en la cama.

    Marta levantó la mesa sin probar bocado, sentía un nudo en la garganta ¿Tan mal irían las cosas? ¿Deberían vender el departamento y mudarse con su suegra? Cada pensamiento era un paso más en una espiral de desesperación. Finalmente, no pudiendo aguantar más, lloró en silencio.

    Desahogada, verificó que la puerta y las ventanas estuvieran bien cerradas, apagó las luces y se puso el camisón. Al meterse en la cama sintió los pies de Enrique que estaban congelados como siempre. Se separó un poco y prendió la televisión con el volumen al mínimo para no molestarlo. No era de mirar nada a esas horas, pero necesitaba la distracción. Pasó en forma automática un par de canales. Inconscientemente se detuvo en el noticiero mientras pasaban el resumen de lo más importante del día. Había algo en la imagen en pantalla que le llamaba poderosamente la atención, tardó unos segundos en reconocer al viejo Volkswagen rojo mientras era sacado de un río. No se veía a nadie adentro del vehículo aunque un gran cartel en la parte inferior de la pantalla rezaba “Fatal accidente en ruta”.

    “Debe ser una coincidencia” se repetía Marta cuando el camarógrafo enfocó la matrícula del Volkswagen... no había duda. Tragó saliva y con horror notó que el único ruido de la habitación era el de su propia respiración. Giró la cabeza hacia donde estaba, lo que creía, su marido y tuvo que taparse la boca para no gritar: el pecho de Enrique no se movía, pero sus ojos la estaban mirando.

    Fuente(s): MI IMAGINACION perturbada :3 ehhehehe, pendejapedia
    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
  • Anónimo
    hace 7 años

    hey bueno a mi me parece que si es hombre se llame Will y si es mujer se llame Meg sus personalidades serian inrepid@ list@ y confiable

    espero que te sirva :)

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.