¿la palabra imbecil es biblico o no y que significa?

si te sientes asi contesta

2 respuestas

Calificación
  • hace 7 años
    Respuesta preferida

    No me siento ni lo soy.

    No es bíblico. Es un término médico que el vulgo popularizó sin saber lo que dice, o a qué se refiere

    Es un grado grave de insuficiencia cerebral, el segundo en importancia, y gravedad. El primero y más grave es el de ******

  • Sony
    Lv 6
    hace 7 años

    Eusebio, aunque la palabra imbécil se usa como insulto, también se refiere a las personas que tienen disminuidas sus facultades mentales, por ejemplo:

    Artículo 427.- Tienen incapacidad natural y legal

    II. Los mayores de edad privados de inteligencia por locura, idiotismo o imbecilidad, aun cuando tengan intervalos lúcidos;

    III. Los sordomudos que no saben leer ni escribir.

    Suena discriminatorio, ¿verdad?

    Por otro lado, la Biblia usa la palabra estúpido, por ejemplo en Proverbios 10: El hijo sabio es el que regocija a un padre, y el hijo estúpido es el desconsuelo de su madre.

    : “Una reprensión obra más profundamente en un entendido que el golpear cien veces a un estúpido.”—Pro. 17:10.

    Al contrastar el efecto de las palabras del sabio con las de un tonto, Salomón escribió: “Las palabras de la boca del sabio significan favor, pero los labios del estúpido se tragan a éste.” (Ecl. 10:12) De la boca de los sabios proceden palabras que imparten lo que es bueno y favorable al oyente. (Compare con Efesios 4:29.) Lo más probable es que los dichos de ellos también reciban una respuesta favorable. Pero el habla del estúpido lo expone a vituperio y así lo arruina o ‘se lo traga.’

    El “estúpido” profiere tontedad de principio a fin; con frecuencia argumenta con una premisa incorrecta como base y termina en conclusiones falsas. Salomón describe esto como sigue: “El comienzo de las palabras de su boca es tontedad, y el fin de su boca posteriormente es locura calamitosa. Y el tonto habla muchas palabras. El hombre no sabe lo que llegará a ser; y lo que llegará a ser después de él, ¿quién se lo puede informar?” (Ecl. 10:13, 14) Al tonto le parece que él puede hacer eso.

    Una persona como ésta también se hace difícil la vida de otras maneras. Continúa Salomón: “El duro trabajo de los estúpidos los fatiga, porque ni uno solo ha llegado a saber por dónde ir a la ciudad.” (Ecl. 10:15) Las personas que no usan de buen juicio pueden afanarse interminablemente, y fatigarse, y no obstante no lograr casi nada que verdaderamente valga la pena. Pasan por alto, obstinadamente, lo que el sentido común debería enseñarles. Hasta pasan por alto lo que es obvio, las cosas que se comparan a la vía pública que se reconoce con facilidad y que lleva a la ciudad.

    Espero te sea útil la información.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.