César preguntado en Arte y humanidadesHistoria · hace 7 años

¿Qué efectos tuvo la Invasión de Napoleón en España?

Explica el significado y consecuencias del “Fideismo” y el significado de las Cortes de Cádiz

1 respuesta

Calificación
  • hace 7 años
    Respuesta preferida

    El fideísmo consiste en la doctrina, profesada por algunos religiosos, de que a Dios no se puede llegar por la razón, sino sólo por la fe. En la teología de varias iglesias cristianas (a excepción del catolicismo que lo niega), el fideísmo es una de muchas perspectivas. Un sentido más amplio del término es que el fideísmo; al contrario del Deísmo, esencialmente enseña que el razonamiento es más o menos irrelevante a la creencia religiosa. Específicamente, el fideísmo enseña que los argumentos sobre la existencia de Dios son falaces e irrelevantes, y no tienen nada que ver con la teología cristiana. Sus argumentos resumidamente son:

    La teología cristiana enseña que la gente es salvada por fe.

    Pero, si la existencia de Dios puede ser probada, tanto por empirismo como por uso de la lógica, la fe sería irrelevante.

    Ergo, si la teología cristiana es verdadera, ninguna prueba de la existencia de Dios es posible.

    Mientras que el centralismo de los asuntos de la fe y su rol en la salvación hacen al fideísmo de gran valía para el cristianismo, puede existir en otras religiones también. En el Islam, el teólogo Al-Ghazali se tira a una posición similar al fideísmo turteliano en su Talafut al-falasafa, la "Incoherencia de los Filósofos." Donde los clamores de la razón entran en conflicto con la revelación, la razón cederá paso a la revelación. Esta posición se hizo la creencia estándar de la exégesis musulmana ortodoxa.

    En general, entre los protestantes es donde se encuentran más frecuentemente actitudes fideístas. En relación a la Iglesia Católica, esta considera equivocada esta postura, que menosprecia la capacidad de la razón, pero en la práctica se encuentran católicos que parecen sostenerla.

    Se conoce como Cortes de Cádiz a la Asamblea constituyente inaugurada en San Fernando el 24 de septiembre de 1810 y posteriormente trasladada a Cádiz (Andalucía) hasta 1814 durante la Guerra de la Independencia Española.

    Las Cortes aprobaron la nueva Constitución de 1812 el 19 de marzo de 1812. Constaba de 384 artículos organizados en diez títulos. El principio de que la soberanía reside en la Nación, compuesta por ciudadanos libres e iguales, vertebra todo el texto. Así, el artículo 4º sostiene que la Nación "está obligada a conservar y proteger por leyes sabias y justas la libertad civil, la propiedad y los demás derechos legítimos de todos los individuos que la componen". No contiene una declaración explícita de derechos, pero los principios de derechos y libertades figuran en el articulado y su reconocimiento también entrañó cambios revolucionarios, pues construía un mundo radicalmente nuevo. Hábitos y actitudes que hoy parecen cotidianos eran imposibles antes de ser reconocidos por primera vez en Cádiz. Por ejemplo, la libertad de imprenta, instaurada por el decreto del 10 de noviembre de 1810, que garantizaba a toda persona la "libertad de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin necesidad de licencia, revisión y aprobación alguna anteriores a la publicación". Un derecho que las Cortes estaban obligadas a proteger, según el artículo 131 de la Constitución, que rompía con la censura previa de todos los textos ejercida por el Gobierno y por la Iglesia, y cuyo ejercicio propició el florecimiento de la prensa y el nacimiento de la opinión pública

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.