Andy preguntado en Arte y humanidadesLibros y Autores · hace 8 años

¿ Pueden opinar sobre el comienzo de mi libro?

Hola, acabo de empezar, y esto es lo q llevo de momento, me gustaría que opinaran y me dieran sus comentarios. Saludos¡¡¡ :D

Esta historia ha sido relatada durante muchas generaciones, y el tiempo la ha empolvado, pero eso no impedirá que aquí la relate. Mi abuelo la recibió de su abuelo, y a la vez este del suyo. Algunas personas dicen que fue real, otras no lo creen, y de seguro personas venideras la negarán, así como otras creerán en los hechos que posiblemente alguna vez pasaron.

He escuchado distintas versiones, algunas similares, y otras muy distintas entre sí, que parecieran ser cuentos diferentes. Pero lo que sí recuerdo es que de niño todas las historias comenzaban de la misma manera…

Hubo un tiempo, más allá de lo que la mayoría recuerda, de lo que la historia relata; un tiempo en el cual la tierra era muy distinta a la que conocemos. Todo era paz y armonía, todo era un equilibrio. Los árboles buscaban el cielo, sus ramas sonreían al ver un nuevo día, las flores danzaban al ritmo del viento, y las hojas de los árboles se dejaban llevar por el bello cántico de las más hermosas aves. El agua, la más cristalina, donde los peces saludaban de vez en cuando a las ardillas y las mariposas. Las ranas regocijantes, iban de hoja en hoja brincando de alegría.

La hierba crecía, y regalaba a la vista un bello tono verde. De la tierra salían imponentes montañas, grandes guardianes, vigilantes de toda esa paz. Las flores y frutos de los árboles regalaban una sonrisa al tocar los rayos del sol, agradeciendo por tan gentil regalo.

Y en la noche silenciosa, salía la Luna, en un bailoteo con las estrellas, iluminaba el camino de cualquier viajero. Las criaturas nocturnas arrullaban el sueño de quien tranquilo dormía, simplemente equilibrio. Las nubes, sueños de algodón, animaban el claro cielo.

La plenitud del aire era el lienzo de las aves, quienes trazaban su existencia, impulsadas por el viento, que rozaba sus alas en cada ajetreo. Inmensos volcanes contemplaban aquel panorama, guardando en sus memorias aquellos momentos.

Esta era una tierra llena de vida, en ella convivían muchas especies. Ciervos, ratas, caballos, perros, gatos y conejos vivían en tranquilidad, solo por mencionar algunas de las especies que ahora existen; pero también en esa tierra vivían criaturas que ahora el hombre solo conoce por relatos, y que ahora duda de que estuvieran en la faz de la tierra. Grifos, Dragones, Pegasos, Unicornios, Hadas, Ninfas y más infinidad de seres pisaron esa tierra, dormían, cazaban, nadaban y volaban allí.

Los Unicornios y los caballos pastaban en las planicies, galopaban en las colinas, se zambullían en los mismos lagos, más no se juntaban, solo en muy pocas ocasiones se les veía juntos; y las ninfas del bosque gozaban al observarlos.

En los densos bosques los ciervos y venados vivían, y alerta en todo momento, como en la actualidad. De repente, en cualquier arbusto o helecho, escuchaban algún ruido, y se estremecían y huían en precaución. Muchas veces ese ruido era producido por una ardilla que dejaba caer su nuez accidentalmente, otra alguna serpiente cazaba, y en el movimiento provocaba más de algún sonido, y en otras ocasiones era que el descenso de un Pegaso era quien producía tales sonidos. Los venados en muchas ocasiones salían alarmados y precavidos, puesto que en esas tierras habitaban todo tipo de depredador salvaje, en busca de su cena.

Los pegasos en muchas ocasiones sobrevolaban el bosque, para poder encontrar un buen lugar donde descansar, alimentarse y encontrar un buen refugio para pasar la noche. Los había de todos colores: cafés, grises, azulados, rojizos, cetrinos, cobrizos, carmesís, plomizos, atezados... Pero con el tiempo fueron desapareciendo los colores, y solo quedaron los blancos, que se confundían entre las nubes; y de vez en cuando uno que otro negro, que desentonaba en el claro cielo.

Era todo un espectáculo mirar hacia arriba, y ver planear y agitar las alas de esos seres tan especiales. Vivian en comunidades, por lo general con un macho alfa que los guiaba y dirigía. Todos los días salían a buscar alimento, los más pequeños jugaban todo el día, intentando aletear, como lo hacían sus padres; se metían el líos descubriendo el mundo que los rodeaba, solo paraban para descansar por las noches, después de un largo día de diversión.

4 respuestas

Calificación
  • hace 8 años
    Respuesta preferida

    Buen comienzo, conserva la forma en cómo usas los puntos y las comas.

  • Anónimo
    hace 8 años

    esta demaciado bonita , sigue escribiendo , vale la pena =)

  • ?
    Lv 4
    hace 8 años

    Me gusta mucho!! sigue así!!!

  • hace 8 años

    Me parece que no necesitarías preguntarlo, corrige lo que no te agarada.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.