Sonia
Lv 7
Sonia preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 7 años

¿Quieres acompañarme en la lectura de un cuento?

Deseo compartir con Ustedes un juego de letras.

HOSPITAL DE MONTAÑA

Pocos sabían que el edificio blanco con finos detalles arquitectónicos que llevaban a épocas pasadas, esa propiedad tan aséptica, era una unidad sanitaria de última generación.

Desde la costa podía observar los detalles de tan cuidada arquitectura, pese a que se veía como una mancha clara entre el verdor de la montaña los comentarios de los habitantes de la ciudad decían que era enorme.

A la grandeza de espacio le agregaba cierto misterio.

Muchas veces en mis constantes paseos por la playa me detuve a mirar la construcción casi perfecta.

Desde mi lugar no podía observar demasiado, pese a mi curiosidad de saber qué albergaba en su interior.

Lo veía al amanecer desde la ventana del salón de mi casa, parecía una casa abandonada, descarté esa idea, cualquier propiedad presa del abandono no se mantiene en condiciones perfectas.

El crepúsculo la iluminaba con luces magentas y púrpuras, el manto de las estrellas parecía envolver el misterio, el destello de la luna otorgaba más misterio, misterio que quería desentrañar.

Recuerdo haber divisado esa mansión en primavera.

Comenté con mis amores todo lo que se decía al respecto.

Como lo esperaba mis seres amados decían que era producto de una imaginación frondosa.

Hasta llegaron a convencerme que seguramente era la obra de un misántropo que había elegido ese sitio pacífico para alejarse de sus pares.

Concebí un plan sin compartirlo con nadie, algo encerraba ese sitio no perdería un minuto para develar ese misterio que me atrapaba en sueños y también cuando estaba despierta.

Tenía controlados todos los movimientos, los viernes un bus imponente comenzaba el ascenso, una y mil veces me pregunté como abordarlo.

No era un transporte común, el frente panorámico me recordaba a los estudios que tienen los científicos para fotografiar el universo.

La primera vez que quise viajar el chófer me lo impidió.

No cejaría en el intento.

Sabía que el trayecto insumía dos horas o un poco más.

Mi creatividad estaba aletargada, no tenía la más mínima idea para acompañar a los viajeros sin resultar sospechosa.

Compré un disfraz de cafetero,, ya me las arreglaría para ocultar mi cabellera y parecer un muchacho que ofrece infusiones para el viaje.

Elaboré delicadezas dulces para acompañar el café.

Sabía que tendría que hablar poco para no delatarme.

Estudié todos los movimientos.

Esperé que llegara el micro rezando, nadie impediría que una mujer inquieta llegará a destino con el propósito de develar un misterio.

Llamó mi atención que el transporte solo llevara a seis parejas extranjeras, rasgos muy parecidos hacían pensar que eran familiares.

Un adulto acompañado por un adolescente viajaban de pie, el joven aparentaba no escuchar correctamente.

Me ubiqué en el primer asiento, el espejo sobre la cabeza del conductor me permitiría observar todos los movimientos.

Antes había recorrido el camino en auto recordaba palmo a palmo el paisaje.

Previamente había invitado con café y dulces al escaso pasaje.

Pedí permiso para sentarme en los escalones de ingreso al bus.

Me conmovieron los sauces dorados, no habían estado jamás en ese sitio, pesadas las hojas caían sobre el lago, parecían llorar ausencias.

Con la manga del uniforme sequé mis lágrimas.

Asombrada vi robles que jamás había visto, entre sus ramas podía ver que el sol hacía que las olas centellearan al morir en la arena.

En el interior del edificio las seis parejas juntas entraron a un laboratorio, afuera quedaron el adulto y el adolescente que padecía sordera temporal.

A las dos horas aparecieron todos rejuvenecidos, el joven con hipoacusia descubría los sonidos.

Supe que le habían inyectado células para evitar su sordera.

Llore desesperadamente, huí del hospital de montaña, no quería ser presa de ningún genetista que modificara el origen de la vida.

En una carrera desenfrenada rodé por la montaña, el dolor y la sangre caliente de las lastimaduras de mis rodillas regaron el sendero.

Lloré en silencio, pedí tener fuerzas suficientes para llegar a mi casa.

Curé las heridas, estoy segura que las que tengo en el alma tardarán en cicatrizar, tanto como el tiempo que utilicen aquellos que buscan la vida eterna.

Regreso a mis orígenes disfruto de los abrazos tibios de los seres que amo.

Después de semejante experiencia no quiero que ningún mortal modifique mi destino, transformaré la experiencia en olvido.

http://www.youtube.com/watch?v=39DNaNAMKAU

Youtube thumbnail

Actualización:

Les ruego no descalifiquen a quienes me responden, mis juegos de letras no son nocivos si no les gustan nadie los obliga a leerlos, acepto críticas que me ayuden a crecer, no le coloquen mordazas a quienes dan una respuesta, sean valientes, tengo el correo abierto, la impunidad se esconde detrás del anonimato que brinda el monitor.

Quienes me leen no tienen la culpa de los odios o antipatías que pueden despertar mis escritos.

Conservemos el espacio de las letras, gracias, los errores se pueden rectificar de frente.

19 respuestas

Calificación
  • hace 7 años
    Respuesta preferida

    Querida Sonia

    Todo lo que describís es de una belleza que invita a acompañar a la protagonista en su viviencia, de manera tan natural como ese paisaje increíble que se presenta. Y asimismo, sentir, en cada momento todo ese cúmulo de sensaciones que van por dentro de la voz que narra.

    Original manera de presentar un tema como el de las manipulaciones genéticas.

    Somos capaces de afrontar la vida tal como se nos presenta, sin injerencias, valorando lo que tenemos, en especial valorando el poder refugiarnos en nuestros afectos para desterrar lo que merece olvido, cada vez que una experiencia nos lastima.

    Maravilloso leerte con este acompañamiento musical.

    Siempre son estéticas tus puestas y dejan reflexiones que no se cierran al terminar de leer y responder.

    Gracias por compartir la riqueza de tu mundo de fantasía sin límite, con talento.

    ¡No es poco!

    Un beso

    patricia

  • Gracias por compatir bellos versos!!!!!

    Estrellita para tì!!!!!!

    ¡¡¡¡Ahhh es cierto, todo se puede hablar de frente por eso genrè 14.00000 avatares ahora poruqe ¿nunca te preguntaste las letras mejores se fueron?

    ¿En general negras?...Por cierto pocosabe Gonzalo

    Si siempre hacen lo mismo....lugar de culto a catòlicos y poetas serios con poemàs màs trillados que volcanes de plàstico....

    Antes un juego.

    Nos vemos..jajajj (por cierto nunca puse pulgares hacia arriba ni abajo) entre otras cosas que los àngeles de cartòn dicen no hacen

    Fuente(s): ¿Podrido de falsedades? ironìas y mentiras
  • Ambar
    Lv 7
    hace 7 años

    Iniciaste el camino de Ciencia ficción y como tal lo tomo. Atrapante y con ganas de seguir leyendo.

    Impecable la descripción del lugar, estuve contigo en ese lugar. Fea experiencia, pero experiencia al fin. Tus orígenes son reales, tu gente también, volvamos a la realidad sin ningún tipo de heridas.

  • hace 7 años

    lei dos veces tu cuento una con la musica de fondo y otra sin ella y es increible el contraste entre lo que lei la primera vez y la segunda con musica de fondo, en la segunda casi podia recrear los escenarios, me gusto! la parte mas interesante.. cuando salieron rejuvenecidos del laboratorio... saludos y gracias por compartir y desconectarnos un poco de la rutina del trabajo jajaja

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 7 años

    Cool!!!

  • hace 7 años

    Este es un escrito sumamente interesante, voy llegamdo, ojalä no lo hayas cerrado para poder contestarte maNana. Un abrazo, independientememte de lo bien escrito que estä, es muy profundo,quiero leerlo con la calma y atención que merece. Un besote.

  • TARA
    Lv 6
    hace 7 años

    Me atrapó el relato, por un momento me vi de niña, cerca de mi casa había un viejo hospital "abandonado", al menos era lo que todos decían, pero el jardín siempre estaba cuidado, yo jugaba a inventar historias, la mayoría de las veces para asustar a mis hermanos o a los demás chicos con los que íbamos y veníamos camino del colegio, tanto me interesó aquél hospital, tanto creció mi deseo de saber qué había realmente que un día salté la valla y me horrorizó lo que descubrí, sí era cierto que había sido un hospital y entre las sombras aún quedaban allí camas desperdigadas cubiertas de polvo, todo estaba oscuro y el suelo chirriaba al andar... ojalá mi curiosidad no me hubiera llevado a ese sitio!!!, pero ya se sabe, una niña inquieta siempre tiene ansias de saber.

    Me ha encantado este juego de letras, gracias por traerlo y gracias por llevarme a mis recuerdos, que aún sin tener nada que ver con el cuento, ha sido un grato momento.

    Besos

  • hace 7 años

    El suspenso que despierta la interrogante de un asunto que a la vista presenta un incitante misterio nos lleva a ejecutar acciones a veces sorprendentes despertando nuestra imaginación para poder satisfacer nuestra febril curiosidad y saciar ese anhelo de saber.

    La mágica descripción del paisaje, la determinación firme de investigar, la ejecución del brillante plan para evadir los obstáculos, y los conceptos sobre los personajes compañeros del transporte no revelan hasta que se descorre el velo, la naturaleza de la misteriosa edificación y sus funciones verdaderas, contrastando diametralmente con la belleza descrita de los alrededores del lugar.

    Lo que implica una habilidad espléndida del uso de las palabras ubicadas con precisión en cada pasaje que resultan en una naturalidad simple pero atrayente y absorbente, que acompañada con estas pausadas notas Beethovenianas nos envuelven en una trama rica de emociones.

    Gran escritora se pasea con garbo por estos sitios de compartir y disfrutar.

    Saludos amiga Sonia, con mi admiración y respeto.

    Neydan.

  • hace 7 años

    Despues de leer tu escrito de hoy , que tu bautizas como "juego"

    comento que el estilo , tu estilo, descriptivo e intrigante hace llegar

    al lector a un estado de expectación : subiendo a la montaña, camuflada

    de vendedor de café, emocionada al paso de los abedules, las hojas secas

    el lago.... He detectado que tu casa de verdad se encuentra cerca de la playa,

    templa y serena tu corazón, pero las montañas nevadas y los vientos amigos

    constantes fríos, te abren la imaginación en escenas inmejorables de este, tu libro.

    Con mi admiración Un abrazo

    Matayotes

  • hace 7 años

    Estupendo este juego de letras, pero ¿sabes?

    La curosidad mató al agato.

    Todo iba bien hasta que se te ocurre subir al Hospital.

    Allí viste cosas que me recordaron a los experimentos del Dr. Joseph Menguele, "El anguel de la muerte"

    Toda una experiencia para tí. Me gustó mucho.

    Buena música:

  • hace 7 años

    Sonia, acompañas este relato con un vídeo espectacular como es EL SILENCIO de Beethoven y de verdad me atrapo, más allá del bello relato que nos estas compartiendo, te debo dar las gracias porque en estos momentos te diré que lo leí varias veces y me quede con ganas de mas, gracias,

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.