Anónimo
Anónimo preguntado en Sociedad y culturaFolclore y Mitología · hace 7 años

¿leyendas del tachira?venezuela?

please necesito una leyenda o mito del municipio cordoba - estado tachira agradeceria su ayuda. gracias.

2 respuestas

Calificación
  • hace 7 años
    Mejor Respuesta

    Del municipio Córdoba::

    - Espanto del Puente La Ratona: Un espanto que se sube en el puente y el carro se siente pesado y se baja en el cementerio esto ocurre a media noche.

    - Brujas de Santa Ana: Mujeres que se convertían en pájaros para perseguir a los hombres que les gustaban.

    - Leyendas del Cerro La Mina: dicen que habita El Indio Manaure y cuando se grita cambia el clima porque el indio se molesta.

    Leyenda de Manaure El Cacique: Muchos pobladores de la región han oído hablar del Cacique Manaure. Todos los pueblos alrededor del Parque Nacional El Tamá tienen leyendas sobre su existencia en las montañas. Se cuenta que el cacique Manaure vivió en otras épocas, aunque se dice que está todavía en esas minas que brillan, hacia los lados de Santa Ana. La mujer de Manaure estaba en Colombia, en un cerro que se llama el Cerro de la Vieja. La iconografía de Manaure lo ilustra como un hombre que infunde temor y respeto; en otros relatos aparece como un hombre encantador, del que se dice: "antes iba la gente a mirarlo y sí lo podían ver y hablar con él; a otros les formaba unas tronasones y lluvias; algunos lo encontraban convertido en un pato en una laguna y decían que ese era el hombre". La comunidad del sector Chorro de El Indio afirma que allí mora el cacique Manaure, que él los cuida y que además es un sitio encantado donde se pierde la gente, se ven indígenas, entre otros fenómenos. Cuando Eustoquio Gómez comenzó a construir la carretera de El Corozo se le atravesó Manaure y no lo dejó hacer la carretera, diciéndole: No me haga carretera por ahí, porque por ahí no se la dejo hacer; y tuvo que hacerla por otro lado, porque el cacique tenía minas ahí y había una cruz de oro que sale desde Machirí hasta Santa Ana, va por debajo de San Cristóbal y es de Manaure. De acuerdo al relato del señor Domingo Moreno "cuando estaban abriendo la carretera se crecía el chorro y no los dejaba pasar porque de una vez bajaba otro derrumbe y tapaba la vía. Entonces vinieron unos que sabían que había que pedirle permiso al cacique, quien les dijo: Sí les voy a dar permiso pa' que pasen, pero primero tengo que sacar unos coroticos que tengo ahí. Cuenta un señor que como a los tres días bajó una abundada bastante fuerte y bajaron pailas, barras de oro, canoas, corotos y todas las cosas que tenía Manaure. Después les dijo: Ahora sí, ahora pueden seguir la carretera, y ahí fue que lo pudieron hacer.

    Otras de Táchira::

    Leyenda de la potranca del diablo: Hacia la década de 1930 el pasaje acueducto era un lugar sumamente tranquilo y pocas personas en hora de la noche transitaban por él. Respecto a ese lugar se cuentan historias de personas que en la noche lo transitaban; como es el caso del sonido de cascos de caballo proveniente desde el liceo Simón Bolívar hacia la parte alta de la ciudad para luego perderse en la montaña. Se dice que era un jinete envuelto en una capa oscura que montaba una potranca alazana cuyos cascos no tocaban el piso pero que sin embargo parecía que sus herraduras echaban chispas en el concreto y se iluminaban las calles oscuras. A esta aparición los lugareños la llaman la potranca del diablo.

    Leyenda de la gritona: En diferentes localidades del municipio Rafael Urdaneta, sobre todo en la aldea Las Lajas, desde hace muchos años se ha oído la leyenda de la gritona que aparece en las cercanías de la quebrada La Cocoroca. Cuenta la historia que una mujer que vivía en el sector, al quedar embarazada y dar a luz, ahogaba a sus hijos en las aguas de la quebrada. Cuando hizo esto con el cuarto hijo la pena no la dejó vivir y murió ahogada. Desde entonces varias personas por las noches escuchan gritos desgarradores de una mujer que causan miedo y escalofrío. También dicen que cuando la mujer está furiosa provoca crecidas en la quebrada desbocándola de su cauce. Sus principales víctimas han sido los arrieros quienes tenían que atravesar estos caminos a altas horas de la madrugada para llevar sus cargas a los mercados de Delicias, Rubio y San Cristóbal. Los hombres que han tenido la desafortunada experiencia de verla la describen como una mujer alta de larga cabellera negra, su rostro es una calavera que emite fuego por los ojos, sus ropas son negras y desgarradas, a sus pies una jauría de perros negros de ojos rojos la muerden. El propósito de este espanto es matar a las personas que alcanza; quienes se han logrado salvar es gracias a escapularios que ahuyentan a la gritona. Los pobladores saben que si la mujer grita no se le debe contestar, pues de inmediato aparece a buscar a quien lo hace.

    Fuente(s): En el poblado Las Lajas existe otra versión de esta leyenda que refiere la experiencia de un hombre que se levantaba muy temprano a realizar de madrugada queso para vender en el mercado municipal. Una madrugada, por tiempo de cuaresma, cuando iba por el camino real en el sector llamado Pabellón, escuchó unos gritos aterradores, que lo llenaron de espanto. Allí estaba una mujer, con vestidos rasgados, pelo negro y muy largo, y ojos que arrojaban fuego. El hombre huyó despavorido, ante la terrible aparición. Se dice desde entonces que la gritona se aparece por tiempos de cuaresma y Semana santa a viajeros intrépidos que van en búsqueda de dinero, o a vender algo en el mercado, y pasan por esos senderos de Pabellón.
  • hace 6 años

    MARICOS

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.