¿Rapto y posible matrato a un niño?

Mi compañero tiene un hijo. Ya en el pasado la madre ha impedido que padre e hijo tengan contacto y ha estado en paradero desconocido y completamente ilocalizable durante largas temporadas.

El año pasado (después de casi un año de normalidad, con visitas frecuentes, y un contacto normal) el niño, que para entonces tenía cuatro años y medio, pidió venir a vivir a España con su padre de una manera que la madre no pudo eludir. (ellos viven en Bélgica actualmente) El acuerdo que llegaron ellos dos (madre e hijo) es que el niño venía aquí, y ella no vendría hasta que el lo solicitara. A los doce días exactos ella ya estaba aquí con dos billetes de avión para llevarselo de nuevo a Bélgica. El niño, por supuesto no quería de ninguna manera, pero el padre, comprendiendo el sentimiento tan terrible que debía estar teniendo ella la apoyó, de modo que ella forzó el acuerdo de que el niño viviría dos meses allí y dos meses aquí.

Al parecer según llegaron a Bélgica ella empezó los trámites para matricularlo en una escuela Waldorf (el acuerdo era educarlo en casa, puesto que dos meses aquí y dos meses allí es incompatible con el colegio). Estuvo allí sus dos meses, y luego el niño vino aquí de nuevo. Cada vez que el niño hablaba con su madre luego estaba un rato serio y taciturno. Finalmente casi tres semanas antes de lo acordado ella dijo que el niño pedía que le fuera a buscar. No dabamos crédito, porque el niño con nosotros estaba estupendamente. Tenemos otra niña de su edad (hija mía) y otro niño que para entonces tenía poco más de un año, que es hermano suyo también (hijo mío y del padre del niño del que estoy hablando)

El niño dijo que sí, que quería que su madre viniese a llevárselo y ella tardó menos de un día en estar aquí. Luego tardó dos días en conseguir vuelo para volver a Bélgica. Durante esos dos días el niño cambió drásticamente de comportamiento. De ser un niño alegre, ruidoso y muy, muy hortera (si algo es de colores chillones, estampado y con volantes, y si además brilla, eso es para él) paso a no juntar dos palabras seguidas, estar muy serio, no separarse de su madre y vestir de negro, marrón y azul marino (nosotros dejamos que nuestros niños elijan su propia ropa)

Cuando se fueron la madre pidió dos semanas de "reflexión" antes de comprar los billetes para el próximo vuelo a España, teóricamente dos meses más tarde. Esas dos semanas se convirtieron en un silencio administrativo de dos meses, y cuando al niño ya le tocaba venir a España ella comunicó estaba asistiendo al colegio, que podría venir diez días en navidades, una semana en semana santa y un mes (quizá, ya lo pensaría) en verano. Además, los viajes, que hasta el momento los habían pagado a medias debía correr todos por cuenta del padre.

Nosotros vivimos 4 personas con 350€ al mes, no podíamos comprar 6 billetes de avión en temporada alta de navidades. Sólo podíamos comprarlos y el niño faltaba 4 días al colegio. Se lo explicamos a la madre, que dijo que no iba a permitir que la maltratase con semejante chantaje emocional, y que no iba a permitir romper la rutina del niño. De modo que en Navidad no pudo vernir.

Ya en Noviembre compramos los vuelos para buscarlo en semana santa. Una semana antes de que mi compañero fuera a buscar a su hijo ella dijo que el viaje se debía cancelar, porque no se podía planear un viaje con tanta precipitación (billetes comprados cinco meses antes) y no podía tolerar sus insultos y faltas de respeto (que consistían en que él le estaba pidiendo un certificado consular de empadronamiento, para renovar el dni del niño) que el niño no necesitaba el dni porque ya tenía papeles (demás de empadronarle y escolarizarle en Bélgica sin el consentimiento del padre, al parecer también le ha hecho la nacionalidad) "y no hay más que hablar".

Mientras tanto durante todo este tiempo el padre sólo podía llamar a su hijo los sábados a las 10:30, si el padre le preguntaba algo que a ella no le interesaba se la oía por detrás hablar y el niño inmediatamente decía "tengo que colgar". Y si se retrasaba en llamar, aunque fuesen 5 minutos ya no le cogía el teléfono, ni le leía al niño los mensajes que el envíaba, eso sí decía vía mail que el niño lo pasaba muy mal con su "abandono". Sabemos que desde octubre no le llegan las cartas que le enviamos, y desde esa fecha ella se niega a hablar por teléfono con él. Ahora resulta que tampoco permite que padre e hijo hablen por teléfono, ni siquiera con esa parodia de comunicación que tenía montada.

El nunca denunció los largos periodos de incomunicación de antes, porque tiene miedo por el niño, ya que ella tiene un carácter violento (ella le pegó tres palizas al padre en el poco tiempo que convivieron) y explosivo, y porque sabe que no tiene ninguna posibilidad en un juicio.

¿Qué se puede hacer en un caso como este? ¿A quién recurrir?

Estamos todos desesperados y muy, muy tristes

6 respuestas

Calificación
  • Mzungu
    Lv 7
    hace 8 años
    Respuesta preferida

    En cualquier caso hay dos enfoques a seguir, el legal y el humano.

    Hay que renunciar a cualquier motivación egoísta y de despecho en bien del niño, única motivación que merece ser tenida en cuenta. Pactar como adultos en bien del niño, no siempre es seguir "lo que el niño quiera" sino respetar su estabilidad. No puede ir viajando de un lado a otro como si fuera una pelota de pim pam pum...mejor que vaya a un colegio estable. Que haga amigos, que tenga una relación con sus profesores...

    Llegar a un pacto con renuncias en bien del niño.

    Legalmente se puede iniciar un proceso para que los jueces decidan, pero eso, aparte de muy costoso y ciertamente largo, conlleva la duda de si su decisión será lo mejor para el niño. No es aconsejable iniciar ese proceso que ponga a niño en el foco de la Administración, nada competente para algo asi.

    Hay que pactar como adultos y con una actitud de amor hacia el niño, algo que siempre conlleva renuncias.

    Es de esperar que lo consigais, no quiero imaginar que por ansias patrimoniales le hagais sufrir.

  • hace 8 años

    Siento por lo que estás pasando, le voy a pasar tu pregunta a un amigo de mi red que tiene el título de derecho a ver si te puede aconsejar....

  • hace 8 años

    Ningún juez va a admitir que el niño viva dos meses en cada país por que eso supone que no tenga acceso a la educación. Tampoco van a cargar los gastos del viaje a uno de los cónyuges si la custodia es compartida.

    Así que la única solución que van a dar es que el niño viva en el país en el que nació si el matrimonio de los padres o la concepción del niño fue allí. Si los padres se casaron en Bélgica o fueron pareja cuando el niño nació estando en Bélgica, la ley y los jueces que corresponden son los Belgas.

    Si ambos padres son españoles y lo eran cuando te dije, se puede aplicar la ley española. Si cada uno es de una nacionalidad es la ley de donde hayan nacido.

  • hace 4 años

    Mi querida Sharon, sabes que soy un cristiano católico, pero NO creo en el rapto, y mucho menos, como lo dicen los sectarios y hasta películas han hecho en relación con el rapto. Sí creo en el segundo advenimiento o segunda venida de Jesucristo, "en donde vendrá a juzgar a vivos y a muertos y su reino no tendrá fin", pero de eso, a que algunas personas serán raptadas, lo creo si tal vez fueran raptadas por E.T. Saludos amiga mía.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 8 años

    Busca un abogado de oficio o asesoría por parte de alguna ONG, nose me ocurre otra cosa, suerte

  • Anónimo
    hace 8 años

    wtf bitch!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.