Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

?
Lv 7
? preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 8 años

¿Por qué es tan difícil para un lector diferenciar al "yo poético"?

Esta pregunta es muy importante para mí. Con el conocimiento que emerge del quehacer literario nos damos cuenta la diferencia de esos "Yos" al momento de las apreciaciones del lector.

Muchos de ellos piensan que lo que escribo o comparto tiene que ver con mi vida personal o privada; Situación más falsa que una moneda de 3 pesos.

Sería muy, pero muy sencillo escribir de lo que se vive o se piensa. Simplemente se toma una hoja de papel en blanco y se descargan las emociones tratando de darle una forma estética y ya.

Pero el trabajo poético es otra cosa, es "un trabajo". Es ponerse en la piel de los demás y hablar de lo que pudiesen vivir o sentir. El escritor es un simple testigo de lo que sucede a su alrededor, acapara los momentos ordinarios y los transforma en extraordinarios. Por eso muchas veces un tema escabroso, llega incluso a parecer bello y emotivo.

La vida personal y privada queda a un lado. Un ejemplo existencial de este proceso es el del afamado y vangloriado Becquér: Todo mundo pensaba que el pobre hombre llevaba una vida sufrida; llena de desamor y congoja; Al punto del suicidio por no encontrar un amor correspondido. Cuando la verdad, es que era un hombre amado, con una familia hermosa y una vida llena de virtudes (Con sus altas y bajas como todos), pero feliz y afortunado.

En lo personal me sucede muy seguido y muchas de las veces dejo al lector con esa sensación. Pero otras, no puedo evitar hacer esta aclaración, principalmente cuando se trata de comentarios "sarcásticos o irónicos" que no tienen nada que ver con el trabajo que expongo...

Les ha pasado esto?

Gracias.

8 respuestas

Calificación
  • hace 8 años
    Respuesta preferida

    Ya te reconocí...

    No por tu 'yo' floral, sino por el poético!

    En verdad esto es un gran problema que tiene que provenir de la enseñanza deficiente de la Literatura, o desde antes, porque la Lírica es un género con el que se inician los niños en la lectura.

    Es tan importante el tema, que indagando acerca de 'autores apócrifos' y las frases u obras atribuídas, llegás al descubrimiento de que se utilizan poemas y dichos lacrimógenos, que la gente atribuye a famosos como Neruda, García Márquez, etc., para un fin insólito: LA AUTOAYUDA!

    Esto se debe en gran medida a que los lectores se dejan atrapar por relatos que piensan que son autobiográficos, reales, sufridos en carne propia por el autor. Entonces buscan un modelo allí, una enseñanza para sobrellevar sus problemas y pesares!

    No saber distinguir entre el 'yo poético' y el escritor, es casi lo mismo que no poder separar a un actor de su personaje, o a un compositor de su partitura. Un despropósito!

    Ni Robert Powell es Jesús de Nazaret, ni Silvio Rodríguez perdió su unicornio azul, ni Beethoven era feliz cuando estrenó la Oda a la Alegría de Schiller en su 9na Sinfonía!!

    Nada es lo que parece ser, en el metafórico e imaginario mundo de las Artes!

    Si bien pueden emerger huellas estilísticas, y toda la subjetividad que no se puede filtrar desde la mente, el 'yo' escritor y el 'yo' del hablante lírico, no coinciden.

    El poeta (no sé si acordarás conmigo) se mantiene 'entre' el texto y el lector, manejando los hilos.

    Y ciertamente, es un inmenso trabajo!

    Una construcción lírica que se lleva a cabo 'lejos' del uno mismo!

    Es un tema fascinante, éste. Qué bueno que lo abordaras!

    Te mando un abrazo!

  • Lia
    Lv 7
    hace 8 años

    Sucede eso por la misma razón que nos creemos como cierta una película hasta de ciencia ficción o de caricaturas. Hay una explicación fisiológica y otras que ya han abordado Liliana y Lolito en sus acertadas respuestas. Biológicamente el cerebro no distingue una verdad de una mentira, es la parte derecha, donde radica la creatividad y la imaginación. El cerebro, de igual forma, no distingue las sensaciones de un sueño como imágenes oníricas irreales, de la realidad cotidiana, para él todo es cierto, por eso nos despertamos con las sensaciones a flor de piel: un vuelo, una caída, un sueño erótico, una pesadilla donde somos asesinados, o perseguidos por alienígenas o entes del mas allá... todo esto tiene una carga emotiva, afectiva incluso, pero cero nivel de discernimiento, porque es inconsciente. Es hasta que nuestra mente consciente se hace cargo del análisis, cuando DISCERNIMOS lo falso de lo real.

    De la misma forma, cuando leemos un texto, esa facultad de nuestra mente nos juega la misma mala pasada, la de no distinguir la realidad de la ficción ni en los hechos leídos, mucho menos para distinguir la vida real del autor, de lo que narra su Yo poético o su narrador (omnisciente, testigo, en primera persona...) en sus obras.

    Además de la ya mencionada por Liliana falta de educación lírica de la que adolecen la mayoría de los lectores, está el desconocimiento de la vida del autor, como para DISCERNIR, como bien señalas, entre la realidad y la ficción. No tenemos la obligación de CONOCER la vida de cada escribiente para comprender si es o no real lo que éste narra es sus textos.

    Contestando tu último cuestionamiento: Sí, me ha sucedido, como a la mayoría, por no decir la totalidad de los escribientes, que los lectores CONFUNDEN mi vida real con los hechos que describo en mis escritos. Pero con poca frecuencia, porque no me suelen contestar muchos usuarios en este foro. Y provengo de una formación universitaria donde se conoce esta distinción entre autor y obra, por lo que no les sucede a mis escasos lectores esta confusión que mencionas. Además que mis escritos en su mayoría cuentan temas tan inverosímiles (por las paradojas que suelo emplear), que se sabe de inmediato que son un recurso literario y no una realidad.

    Sin embargo, quiero hacer énfasis en la existencia de la llamada poesía intimista, más propia de mujeres que de hombres, por su sensibilidad más profunda, que es la fuente de muchos de los errores en la confusión entre autor y narrador. Esto por el MORBO que despierta en algunos lectores textos que tratan sobre la vida íntima del narrador o Yo poético del escrito. Una mentira bien aderezada es muchas veces más creíble o deliciosa que una verdad insípida. ¿Quién va a querer creer, como dice Lolito, que el autor de un texto erótico, por ejemplo, lleva en realidad una vida sosegada o feliz, cuando lo melodramático, llamativo o sexual llama más la atención? Es el principio que emplean las telenovelas, el cine, los chismes del medio del espectáculo (amarillismos puro), que llama la atención de la gente.

    Por último, recalcar lo que menciona Lolito: mucha gente está acostumbrada a gustar de lo dramático, de ahí que quiera "creer" en el sufrimiento aparente del narrador del texto. Sabemos de sobra que la mayoría de la gente recibe su educación sentimental a través de las telenovelas, chismes y desinformación que pululan en los medios masivos de comunicación, además de nuestro acendrado gusto por lo trágico, herencia de la cultura grecolatina de la que somos depositarios.

    Fuente(s): Excelente pregunta ésta. Agradezco la oportunidad de exponer mi opinión. Para ti, un saludo GRANDE.
  • hace 8 años

    Entiendo perfectamente lo que expones, amigo.

    A mí me ha pasado lo mismo. Pero no solo con los demás, sino incluso cuando yo mismo leo y analizo poemas que escribi hace meses ó años. Imaginate, una gran parte de mis textos hablan del suicidio, la baja autoestima, la soledad, amores profundamente eróticos... Y la realidad es que quizás mi bagaje de experiencias no sea tan rico ni trágico como, por momentos, podrían hacer pensar mis poemas.

    Pero en mi caso, a mí mismo me cuesta establecer una diferencia clara entre mi "Yo poético" y el yo de mi vida cotidiana.

    Es evidente que muchos, al leer nuestras obras, crean que nuestros poemas reflejan nuestros sentimientos al 100%. Entonces, te miran con conmiseración y no saben como reaccionar; muchas veces, en vez de darte una crítica objetiva sobre el lenguaje, la métrica, el ritmo, las figuras, los simbolos y/ó los recursos literarios, creen que deben consolarte porque suponen que estás a punto del suicidio.

    Pero también entiendelos, amigo: Les resulta incomprensible que podamos escribir sobre personas ó situaciones que no hemos vivido. Porque a ellos mismos (sin por ello demeritarlos, desde luego) les resultaría díficil meterse en la piel de otra persona, solo para crear una obra artística.

    Quién te conoce bien, sabrá hasta que punto tiene que ver la obra contigo y hasta que punto no.

    Saludos, amigo, y que bueno que escribas.

    Fuente(s): Me la vivo escribiendo.
  • ?
    Lv 6
    hace 8 años

    Querida Enamorada,

    Yo tomo mis relatos de lo que veo a mi alrededor. algo de lo vivido, pero no totalmente cierto, adornado.

    Varios de los que me responden me expresan su senti. Alguna vez he dejado un mensaje a pié de página que no es mi vida.

    Ya dejo que piensen lo que quieran.

    Un beso Acerola.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Anónimo
    hace 8 años

    El yo poético es el que siente o percibe y expresa esos sentimientos. Se diferencia del poeta. Este puede referirse a sus propias emociones o a las del otro.

    Vendría a ser lo que el narrador es en el cuento. Es el que sabe lo que sucede y lo narra. El autor puede compartir su criterio o no con el narrador de la historia.

    saludos.☺

  • hace 8 años

    HOLA ENAMORADA.

    Si, me pasa mucho, me pasa siempre o por lo menos, sin exagerar el 90% de las veces, he escrito cuentos y poemas con el tema de la homosexualidad y me llueven comentarios sarcásticos diciendo que soy homosexual, y hasta acoso de homosexuales; si hablo de drogadictos igual, Si hablo de algún amor diferente cada día, resulta que soy un mil amores......Así es, amiga, el lector promedio suele confundir la literatura con la realidad, igual que ven una telenovela y en la calle quieren golpear al villano o villana de la misma......Ese es el riesgo o uno de los riesgos que asumimos quienes ejercemos este oficio de escribidores.

    Te mando un beso.

    Palabra de palabrero , versero, cuentero y escribidor, palabreando con enamorada, excelente poeta, gran escritora, y mejor amiga.

  • hace 8 años

    interesante pregunta,

    pienso que la poesía ,es una obra de arte.

    para disfrutar de la lectura,pero no todo es vida personal.

    casi siempre escribo adornado , porque es la inspiración que surge

    la bellezas que uno observa de los paisajes, o del clima y me gusta compartirlo.

    otras veces comparto tema para reflexionar,pero no todo es vida personal.

    yo pienso que uno cuando uno le maravilla o le llama la atención a los escritos.

    puede darle sensación a identificarse con el texto del autor .Desde ese punto

    al lector lo puede mal interpretar y confundir el yo poético,con la vida personal.

    pienso que es depende de la sensación que causa el escrito,

    y los lectores,se preguntarían que la ha sucedido para que muestre su obra textual.

    por eso en algunos casos surgen confusiones y se interesan por el autor solo una opinión personal .

    saludos y gracias por compartir tu reflexión y opinión.

  • Sonia
    Lv 7
    hace 8 años

    Querida amiga, muchas veces me ha pasado que creen que soy la protagonista de mis cuentos, eso es imposible, que tengan mi impronta no quiere decir que sea yo la protagonista.

    No hace mucho escribí sobre la muerte en primera persona, en una de las tantas respuestas me preguntaron si me había pasado ¿?.

    También cuando viajo en el tiempo, recurso que utilizo bastante, no tengo recuerdo de otras vidas., gracias por compartir, beso y estrella.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.