Anónimo
Anónimo preguntado en Sociedad y culturaReligión y Espiritualidad · hace 8 años

¿SOS COMO ESAS PERSONAS QUE SON CLARIDAD EN LA CALLE, PERO OSCURIDAD EN LA CASA?

¿DÓNDE ESTABAS TÚ CUANDO TU FAMILIA MÁS TE NECESITABA?

Para que sepan por dónde va mi pregunta, déjenme contarles algo:

Solemne, transcurría el funeral. Yacía en la caja un eminente clérigo que había dedicado toda su vida a servir a la humanidad. Largas filas de personas que habían recibido de él algún consejo sabio, alguna ayuda espiritual, incluso algún beneficio material, testificaban cuándo, cómo y en qué circunstancias el reverendo les había ayudado.

En eso se acercó al ataúd un joven de unos treinta años de edad. Estaba mal vestido, sucio, con barba de una semana y con todas las trazas de alcohólico. Miró detenidamente al cadáver en la caja y, con emociones encontradas como de tristeza mezclada con resentimiento y odio, dijo: “Papá, ahora me doy cuenta dónde estabas tú cuando yo más te necesitaba”.

Esta historia verídica, con profundo sentido humano, es de un pastor eminente que dedicó toda su vida a proveer ayuda espiritual y consejo profesional a miles de personas, pero que no tuvo tiempo de prestarle atención a su propia familia. Y la misma nos deja una tremenda lección.

El proverbista Salomón, entre sus sabias máximas, escribió la siguiente: “Me obligaron a cuidar las viñas; ¡y mi propia viña descuidé!”. (Cantares 1, 6). ¡Qué fuerte reprensión es ésta a los padres que cuidan de todo y de todos, pero se olvidan de ser amigos, consejeros y verdaderos padres de sus propios hijos!

El pastor de la historia aconsejó a miles, hasta tener en su archivo más de tres mil tarjetas con nombres de personas a quienes había ayudado psicológica y espiritualmente. Pero entre esas tarjetas no aparecía la de su hijo.

Amigos míos, ¿quiénes deben tener prioridad en el corazón, en los sentimientos y en el calendario de un esposo y padre? Su esposa y sus hijos. Nadie tiene más derecho que ellos a la atención, al amor, al cuidado y a la protección de ese padre.

A cada uno de los que somos padres nos conviene examinarnos en este sentido. ¿Les hemos dado a nuestros hijos la atención, el tiempo y el interés que ellos tanto necesitan de nosotros? Nuestra responsabilidad primaria es, sin excepción, la familia: esposa e hijos. Nadie ni nada en este mundo debe ser más importante que nuestra familia.

Jesucristo, que es el Señor de la vida, puede hacer de un hombre, desde el más sencillo hasta el más ilustre, un gran padre. Él quiere ayudar a cada uno. Basta con que nos postremos ante Él y le digamos con toda sinceridad: “Señor, me entrego a ti. ¡Ayúdame!”

8 respuestas

Calificación
  • hace 8 años
    Respuesta preferida

    Todavía no me he casado, todavía estoy estudiando, pero sí creo que el día de mañana en que me case y tenga familia, lo principal para mí será mi familia, mi esposo y mis hijos, pues "¿De qué vale amar a Dios a quien no vemos, si no amamos a nuestro prójimo (familia) a quien sí vemos?"

    Si no me casara y entrara al servicio de Dios (si eso es lo que Dios quiere, lo aceptaré gustosa), ten la seguridad de que me dedicaré en tiempo completo a amarlo y a proclamar su Buena Nueva al mundo entero. Estrellita.

    Te saluda Aniri.

  • hace 8 años

    Cristiano, soy de esas personas que siempre he dicho de que ni tan cerca que queme al santo, ni tan largo que no lo alumbre.

    Es por eso y leyendo la historia que nos cuentas, que una vez más comprendo a nuestra Iglesia Católica en el por qué le exige a sus sacerdotes que sean célibes, pues si son casados, no podrán servir a dos amos: a Dios y a la familia.

    San Pablo, en su I Carta a los Corintios, 7, 32-33, nos dice que él nos quiere ver libres de preocupaciones y que el hombre sin casar se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradar al señor, mientras que el que está casado se preocupa de las cosas del mundo y de agradar a su esposa y está dividido.

    También nos dice San Pablo en dicha Carta, que no todos somos apóstoles, no todos somos profetas, no todos somos maestros. Y que por lo tanto, si estás dedicado a Dios es mejor que estés sin ninguna atadura a este mundo para que así no estés sirviendo a Dios y al mundo, pues a ninguno de los dos al final le vas a quedar bien.

    Solo soy YO.

  • Anónimo
    hace 8 años

    <...de un pastor eminente que dedicó toda su vida a proveer ayuda espiritual y consejo profesional a miles de personas, pero que no tuvo tiempo de prestarle atención a su propia familia....>

    Mira tú, por donde, has definido al PARADIGMA del cristiano: primero Dios, luego Dios y, finalmente Dios; la familia es algo colateral y secundario.

    LUCAS 14: 26 "Si alguno de los que me siguen NO aborrece a su padre y a su madre, y a la mujer, y a los hijos, y a los hermanos y hermanas, y aun a su vida misma, no puede ser mi discípulo."

    Sin comentarios.

  • Anónimo
    hace 8 años

    un consejo no lo hagas tan largo saludos

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Marcos
    Lv 6
    hace 8 años

    Lamentablemente, el propio Jesucristo, al desentenderse de su propia familia cuando dice "mi madre y mis hermanos son los que oyen la voluntad de Dios y la obedecen", fomenta esa actitud.

    De hecho citas el antiguo testamento, porque Jesús fue tan excesivamente revolucionario que no dejó lugar a la familia tradicional.

  • hace 8 años

    Tu pregunta sola es interesante, pero el texto que escribes luego es muy extenso. De hecho, muchos de nosotros somos así, no soy psicólogo pero creo que eso depende de los estados de ánimo. También podría ser al revés, osea oscuros por fuera y alegres por dentro aunque sea raro.

  • Anónimo
    hace 8 años

    Soy soltero, vivo solo , asi que si, soy farol de la calle.

    Mis padres aun son jovenes, tienen su dia lleno de ocupaciones, y no necesitan de mi. Tampoco les doy problemas.

    ------------

    Y aca los dejo FRACASADOS, tengo un negocio que atender y una vida que vivir.

  • hace 8 años

    ese es el daño colaterial del cristianismo, una cosa son en un templo espiritual con biblia en mano y otra cosa diametralmente opuesta fuera de ese templo, predican el amor al prógimo y lo asesina, predican la no homosexualidad y los pederastas los convierten

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.