Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

IRIS preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 9 años

¿QUE OS PARECE MI ESTILO COMO ESCRITORA?

SOLAMENTE TÚ

Me dolían las pupilas, se me cerraban... Tenía mucho sueño y necesita descansar. Yo lo impedía, mis esfuerzos no eran recompensados. Pero tenía que luchar. Estaba decida a hacerlo antes de que nadie me descubriese. Tenía que conseguirlo, de lo contrarío me llamarían color rosa. No estaba decidida.

Extendí la mano y cogí las llaves que descansaban vagamente sobre la caja de metal. Luego me levanté del suelo con cuidado. Aún no me habían descubrido. Caminé hasta el fondo del pasillo, todo era oscuro y las ventanas de ambos sentidos se reflejaban en el suelo. Era precioso. Debía de repetir aquellas escenas. Me aproximé al fondo del pasillo y metí la primera llave en la cerradura. Esta era vieja y antigua, hermosa. Intento fallido, probé con la segunda llave, tampoco. Hasta que lo conseguí con la sexta. Me sentí atrapada ante el silencio y no supe que hacer. Me sobrecogí, escuché unos pasos y salí corriendo de aquel lugar. Me aproximé a los arbustos, los cuales estaban secos y descoloridos. Me encantaban. Me abracé a ellos y observé desde allí la que hubiese sido mi captura. Las luces se encendieron y se reflejaba contra ellas la figura del color rosa, la odié y me escapé.

VARIOS DÍAS DESPUÉS

Todo mi cuerpo estaba húmedo y sobrecogido tenía frío y calor al mismo tiempo. No lo entendía. No pensé más en ello. Abrí poco a poco mis ojos con el propósito de lanzarme contra la figura que estuviese acariciando mi rostro. Lo mataría. Al abrirlos me lancé sobre él. Caí sobre el vacío. No había nadie. ¿Donde se había metido? Me levante del gran charco que me había destrozado mis finas y frías piernas. Me giré a la derecha, luego a la izquierda. No había nadie. Dudé por unos segundos. Lo dejé. Volvería. Podía sentir su color era negro. Me gustaba algo. Me sonrojé. Luego me maldije. Sentí atracción hacia este. Nunca antes había sentido algo semejante. Lo odié.

La noche anterior había estado caminando durante horas por el bosque, estaba feliz. Ahora sí, habitaba en mi hogar. Durante toda la ruta escuchaba aullidos de lobo, presencia de alguien más, alguien diferente a mí. No le aporte importancia, tampoco debía hacerlo. La oscuridad y el silencio gobernaba el lugar. Me quedaría allí. Me encantaba y me complacía.

Nuevamente sentí la presencia de alguien, este me tocaba la espalda, lentamente me dí la vuelta y al intentar tocarlo fallé cayendo en la nada. Había desaparecido, miré hacia ambos sentidos y desaparecí de aquel lugar escondiendome tras unos arbustos. Esperé unos segundos para que este puediese salir de su escondite, dos, tres, cuatro... Era inteligente, quería ver su rostro oscuro. M¡ alma se humillaba ante este. Lo volví a maldecir.

Salí de aquellas hojas que rodeaban mi cuerpo secuestrándolo, me aproximé al centro más visible, donde había pasado la noche. Me senté entre el barro, mi vestido presioso se había manchado, lo cubría una horrible capa de color marrón, porquería. Quise quitarmelo, pero sería absurdo, mi piel es de color blanco. Me llevé las manos a los ojos y acaricié mi rostro soltando una lágrima, no sabía porque lo hacía. Solo obedecía, mi ser me lo pedía. Escuché un gemido. Era yo. Nadie más que yo. Me quité las manos de la cara y me dí la vuelta tras presenciar la extraña sensación que me perseguía siempre. Un animal inmenso, ojos negros... Un lobo. Me levanté lentamente, era precioso. Me acerqué a el, y permanecí seria. Me miraba a los ojos, ya no gemía. Quise tocarlo, me pareció innecesario. Me mordisqueé el labio inferior, mi corazón latía cada vez más fuerte. No estaba asustada, tampoco estaba enfadada. ¿Entonces por qué tan fuerte palpitaba? Lo desconocía.

Me acerqué más a este. Y desapareció. Quise perseguirlo, pero no tenía porque hacerlo. Me dí la vuelta y empecé de nuevo mi ruta. Caminaba.

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 9 años
    Respuesta preferida

    Excelente... llevas al espacio mental el iris de la forma bajo un preambulo entre la fantasia de una entidad a descubrir y tu sentimiento que vive en tu alma.

    Sigue así. :)

    Fuente(s): Comentario Personal
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.