Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

¿De donde nace la reencarnacion?

Alguna civilizacion o algo asi

7 respuestas

Calificación
  • hace 9 años
    Respuesta preferida

    La enseñanza de la reencarnación exige que el alma sea inmortal. Por consiguiente, para hallar el origen de la reencarnación hay que rastrearlo hasta los pueblos o naciones que tenían tal creencia. Por ello, algunos creen que se originó en el antiguo Egipto. Otros sostienen que tuvo su inicio en la antigua Babilonia. A fin de dar prestigio a la religión babilónica, su sacerdocio desarrolló la doctrina de la transmigración del alma. Así podían alegar que sus héroes religiosos eran reencarnaciones de antepasados distinguidos que murieron tiempo atrás.

    Sin embargo, fue en la India donde la creencia de la reencarnación floreció plenamente. Los sabios hindúes luchaban por explicar los problemas universales de la maldad y el sufrimiento entre la humanidad. ‘¿Cómo pueden conciliarse estos males con el concepto de un Creador justo?’, se preguntaban. Intentaban hallar una solución al conflicto entre la justicia de Dios y las calamidades imprevistas y desigualdades del mundo. Con el tiempo, formularon “la ley del karma”, la ley de causa y efecto: ‘cualquier cosa que el hombre siembre, eso segará’. Elaboraron un ‘balance’ detallado en el cual los méritos y deméritos de una vida eran recompensados o castigados en la siguiente.

    “Karma” significa sencillamente “acción”. Se dice que un hindú tiene buen karma si se somete a las normas religiosas y sociales, y mal karma si no lo hace. Su acción, o karma, determina su futuro en cada renacimiento sucesivo. “Todo hombre nace con un patrón de personalidad que es consecuencia principalmente de sus acciones en vidas anteriores, aunque sus características físicas se deban a factores hereditarios —dice el filósofo Nikhilananda—. Cada uno es arquitecto de su propio hado, constructor de su propio destino.” Sin embargo, la meta final consiste en liberarse de este ciclo de transmigración y unirse a Brahmán: la realidad suprema. Existe la creencia de que esto se logra procurando alcanzar una conducta social aceptable y un conocimiento especial del pensamiento hindú.

    Así pues, la enseñanza de la reencarnación tiene como fundamento la doctrina de la inmortalidad del alma, y la elabora utilizando la ley del karma. Veamos lo que dice respecto a estas ideas la Palabra inspirada de Dios, la Biblia.

    No debe confundirse la resurrección con la reencarnación, doctrina que no tiene apoyo en las Santas Escrituras. La creencia de la reencarnación dice que después de la muerte de la persona, esta renace en existencias sucesivas. Se dice que la nueva existencia tiene lugar o bien en un plano superior o bien en uno inferior en comparación con la vida anterior, dependiendo de lo que haya hecho en su supuesta vida previa. Según dicha creencia, uno puede “renacer” como ser humano o como animal, lo cual no concuerda con lo que enseña la Biblia.

    La palabra “resurrección” se traduce del vocablo griego a·ná·sta·sis, que significa literalmente “un ponerse en pie otra vez”. (Los traductores hebreos del griego han vertido a·ná·sta·sis por las palabras hebreas teji·yáth ham·me·thím, que quieren decir “reanimación de los muertos”). La resurrección implica reactivar el patrón de vida de la persona, patrón que Dios ha retenido en su memoria. Según la voluntad de Dios para el individuo, se le restaura ya sea en cuerpo humano o en cuerpo espiritual, pero conserva su identidad personal, es decir, la misma personalidad y recuerdos que poseía cuando murió.

    Saludos

  • hace 9 años

    La enseñanza de la reencarnación exige que el alma sea inmortal. Por consiguiente, para hallar el origen de la reencarnación hay que rastrearlo hasta los pueblos o naciones que tenían tal creencia. Por ello, algunos creen que se originó en el antiguo Egipto. Otros sostienen que tuvo su inicio en la antigua Babilonia. A fin de dar prestigio a la religión babilónica, su sacerdocio desarrolló la doctrina de la transmigración del alma. Así podían alegar que sus héroes religiosos eran reencarnaciones de antepasados distinguidos que murieron tiempo atrás.

    Sin embargo, fue en la India donde la creencia de la reencarnación floreció plenamente. Los sabios hindúes luchaban por explicar los problemas universales de la maldad y el sufrimiento entre la humanidad. ‘¿Cómo pueden conciliarse estos males con el concepto de un Creador justo?’, se preguntaban. Intentaban hallar una solución al conflicto entre la justicia de Dios y las calamidades imprevistas y desigualdades del mundo. Con el tiempo, formularon “la ley del karma”, la ley de causa y efecto: ‘cualquier cosa que el hombre siembre, eso segará’. Elaboraron un ‘balance’ detallado en el cual los méritos y deméritos de una vida eran recompensados o castigados en la siguiente.

    “Karma” significa sencillamente “acción”. Se dice que un hindú tiene buen karma si se somete a las normas religiosas y sociales, y mal karma si no lo hace. Su acción, o karma, determina su futuro en cada renacimiento sucesivo. “Todo hombre nace con un patrón de personalidad que es consecuencia principalmente de sus acciones en vidas anteriores, aunque sus características físicas se deban a factores hereditarios —dice el filósofo Nikhilananda—. Cada uno es arquitecto de su propio hado, constructor de su propio destino.” Sin embargo, la meta final consiste en liberarse de este ciclo de transmigración y unirse a Brahmán: la realidad suprema. Existe la creencia de que esto se logra procurando alcanzar una conducta social aceptable y un conocimiento especial del pensamiento hindú.

    Así pues, la enseñanza de la reencarnación tiene como fundamento la doctrina de la inmortalidad del alma, y la elabora utilizando la ley del karma. Veamos lo que dice respecto a estas ideas la Palabra inspirada de Dios, la Biblia.

    A fin de contestar esta pregunta, dirijámonos a la mayor autoridad sobre el tema: la Palabra inspirada del Creador. En el mismo primer libro de la Biblia, Génesis, aprendemos el significado exacto del término “alma”. Respecto a la creación del primer hombre, Adán, la Biblia dice: “Jehová Dios procedió a formar al hombre del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida, y el hombre vino a ser alma viviente”. (Génesis 2:7.) Es evidente que el hombre no tiene alma, sino que es un alma. La palabra hebrea que se usa en este texto para alma es né•fesch. Aparece unas setecientas veces en la Biblia y nunca se refiere a una parte separada e inmaterial del ser humano, sino siempre a algo tangible, físico. (Job 6:7; Salmo 35:13; 107:9; 119:28.)

    ¿Qué le sucede al alma al sobrevenir la muerte? Considere lo que le sucedió a Adán al morir. Cuando este pecó, Dios le dijo: “[Volverás] al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y a polvo volverás”. (Génesis 3:19.) Piense en lo que eso significa. Antes de que Dios lo creara del polvo, Adán no existía. Después de morir, Adán volvió al mismo estado de inexistencia.

    Dicho sencillamente, la Biblia enseña que la muerte es lo contrario de la vida. En Eclesiastés 9:5, 10, leemos: “Los vivos tienen conciencia de que morirán; pero en cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto, ni tienen ya más salario, porque el recuerdo de ellos se ha olvidado. Todo lo que tu mano halle que hacer, hazlo con tu mismo poder, porque no hay trabajo ni formación de proyectos ni conocimiento ni sabiduría en el Seol, el lugar adonde vas”.

    Esto significa que los muertos no pueden hacer ni sentir nada. Ya no tienen pensamiento alguno, ni pueden recordar nada. El salmista dice: “No cifren su confianza en nobles, ni en el hijo del hombre terrestre, a quien no pertenece salvación alguna. Sale su espíritu, él vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos”. (Salmo 146:3, 4.)

    La Biblia muestra claramente que al acaecer la muerte, el alma no pasa a ningún otro cuerpo, sino que muere. “El alma que peca... ella misma morirá”, dice la Biblia enfáticamente. (Ezequiel 18:4, 20; Hechos 3:23; Revelación [Apocalipsis] 16:3.) Por consiguiente, la doctrina de la inmortalidad del alma —el mismo fundamento de la teoría de la reencarnación— no tiene apoyo alguno en las Escrituras. Sin ella, la teoría se desmorona.

  • Anónimo
    hace 9 años

    LA REENCARNACION NO EXISTE, EL QUE ESTA Y MUERE CON DIOS RESUCITA EN DIOS, EL QUE ESTA EN LA OSCURIDAD RESUCITA EN LA OSCURIDAD Y SON LAS ALMAS POR LAS QUE USTEDES REZAN. ESTAS SON PALABRAS DE JESUS, MARIA Y JOSE DICTADAS A LA SRA DOLORES RENGIFO DE RAMIREZ EN EL AÑO 1942 EN CARACAS, VENEZUELA Y NOS MANDAN A REZAR TRES AVE MARIAS A LAS CINCO DE LA MAÑANA POR LA SALVACION DE LA HUMANIDAD

    Fuente(s): DOCTRINA DE JESUS, MARIA Y JOSE DICTADA A LA SRA DOLORES RENGIFO DE RAMIREZ EN CARACAS, VENEZUELA
  • hace 9 años

    Griegos,egipcios,creian que el alma era inmortal....y de alli tambien adoptó la creencia la iglesia católica.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 9 años

    ¿Cómo surge la doctrina de la reencarnación?

    La muerte es un problema fundamental de la humanidad. En realidad, los hombres siempre se han preguntado: ¿qué es lo que sucede con la muerte?, ¿qué hay después de la muerte?, ¿se acaba todo con la muerte o hay una vida después de la muerte? (...) La doctrina de la reencarnación, es decir, la vuelta en un cuerpo y el volver a nacer o también la trasmigración de las almas (metempsicosis), es una de las más antiguas respuestas a esa pregunta. (...) Se encuentra entre los así llamados pueblos primitivos, entre los antiguos egipcios, entre los celtas, en la filosofía griega (órficos, Pitágoras, Empédocles, Platón, Plotino), en el poeta latino Virgilio, entre los gnósticos cristianos, entre los maniqueos y los cátaros y entre la Cábala judía. Sin embargo, en todas esas religiones o escuelas filosóficas, la teoría de la reencarnación es sólo un elemento entre otros. En la India, por el contrario (hinduismo y budismo), se convierte en el dogma dominante de toda la religión y del conjunto del pensamiento.

    El común denominador de las teorías hindúes, que, sin embargo, en los detalles particulares son muy diferentes, es la doctrina del Karma (=acción, obra). Según esta doctrina, el destino de cada persona en esta vida y en la futura está determinado por las consecuencias de precedentes o actuales buenas o malas obras. La doctrina de la reencarnación es, por tanto, una doctrina de la justa recompensa o de la compensación reparadora. En su interior se encuentra la idea de justicia. Al mismo tiempo debe responder al problema de la teodicea, es decir, de la justificación de Dios ante el hecho de que a menudo a los buenos las cosas les van mal, mientras el malo triunfa.

    Saludos y bendiciones.

  • Anónimo
    hace 9 años

    Es la mas antigua creencia de todas las religiones llamadas dhármicas (con origen en el hinduismo) 10.000 años antes que cualquier religión conocida en occidente, afirman que la reencarnación existe en un ciclo sin fin (rueda del karma), mientras las buenas acciones o métodos religiosos (buen fin o propósito o dharma) no sean suficientes para causar una liberación o cese de este ciclo.

    Religiones orientales y tradiciones que creen en la reencarnacion.

    Hinduismo

    Jainismo

    Sijismo

    Budismo

    Shinto

    Taoísmo

    Religiones Occidentales antiguas.

    Filosofía griega clásica

    Judaísmo

    Gnosticismo

    Cristianismo antiguo

    Amerindios

    Mitología nórdica

    Saludos de un Budista Zen.

  • ?
    Lv 6
    hace 9 años

    de la secta Budista e Hinduista

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.