acerola preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 9 años

¿La juventud se recuerda siempre?

Un día entre a un café, y vi a una parejita de 16 o 17 anos, sentados frente a frente, tomando un refresco. Ni se dirigian la palabra o levantaban la cabeza para mirarse. Paso una hora y lo que hacian era tomar un poco de refresco, y darle vuelta al sorbeto con el que bebian el refresco.

Parecía que se lo habian dicho todo antes y ahora no tenian tema de conversación.

o a la cara no se atrevian decirse nada me parecian algo tímidos.

Le eche la culpa a los chats de internet, donde uno se deshinibe mas y ya se se habian dicho todo.

Que decir, que a ese café acudía a menudo por motivos de trabajo, y los veía de vez en cuando, pero la misma composición.

Hasta que pasó un tiempo no los vi mas.

Un dia entró ella y parecía que buscaba algo, si, un peluche. Lo compro y se lo envolvieron en papel de regalo transparente. Deduje que sería para un bebé. Fué y se sento en la mesa de siempre.

Al rato entro el, y quedó sorprendido de verla y reconocerse. Hablaron, poco, pero lo hicieron.

Les imvito a que escuchen esta canción.

Saquen sus concluciones.

Mocedades otra vez

http://www.youtube.com/watch?v=pdarprxrT0c

Youtube thumbnail

6 respuestas

Calificación
  • hace 9 años
    Respuesta preferida

    Es joven aquél que se admira,

    que se maravilla y pregunta como un niño

    insaciable: “¿Y después?” , porque

    siempre esta la esperanza de un después .

    Que lindo y tierno tu relato Acerola

    ni que decir del tema del video.

    Muy emotivo , me ha encantado.

    Bendiciones a tu alma bella.

    Fuente(s): Besos Mariposa
  • hace 9 años

    La juventud siempre queda anidada muy dentro nuestro.

    Viví la juventud de mis hermanos, primos, amigos, la mia propia

    y ahora estoy viviendo la de mis hijos.

    Fuente(s): Cariños...La Rosa Púrpura
  • Sonia
    Lv 7
    hace 9 años

    Querida amiga en los años adolescentes se delinea la vida, no entiendo mucho a los chicos de ahora pareciera que estan juntos separados por un muro invisible, no saben compartir, cada cual hace la suya, es triste pero es así, precioso el tema que colocaste, beso y estrella.

  • hace 9 años

    hola acerola,

    que gusto me da a que hayas vuelto.

    hermosa cansion me gusto

    y es cierto uno por el chat o email

    no le cuesta nada realizar dialogos

    cuando no estan cara a cara mucho no cuesta

    en cambio cuando ya surge un encuentro inesperado

    es dificil hablar, uno se sorprende y no sabe como reaccionar

    y mas cuando solo hay silencio ,es dificil comenzar una conversacion

    en esos casos, pero despues uno ya con el tiempo se va conociendo

    y ya no habra mas timides, hermoso escrito saludos acerola .

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Anónimo
    hace 9 años

    ACEROLA

    La juventud divino tesoro,claro que

    siempre la llevamos presente y hay

    cosas como esta que cuentas que

    la traen de vuelta.Muy bello,amiga,

    y la cancion exquisita.

    COMO SIEMPRE

    Mario Benedetti.

    Aunque hoy cumplas

    trescientos treinta y seis meses

    la matusalénica edad no se te nota cuando

    en el instante en que vencen los crueles

    entrás a averiguar la alegría del mundo

    y mucho menos todavía se te nota

    cuando volás gaviotamente sobre las fobias

    o desarbolás los nudosos rencores

    buena edad para cambiar estatutos y horóscopos

    para que tu manantial mane amor sin miseria

    para que te enfrentes al espejo que exige

    y pienses que estás linda

    y estés linda

    casi no vale la pena desearte júbilos y lealtades

    ya que te van a rodear como ángeles o veleros

    es obvio y comprensible

    que las manzanas y los jazmines

    y los cuidadores de autos y los ciclistas

    y las hijas de los villeros

    y los cachorros extraviados

    y los bichitos de san antonio

    y las cajas de fósforo

    te consideren una de los suyos

    de modo que desearte un feliz cumpleaños

    podría ser tan injusto con tus felices

    cumpledías

    acordate de esta ley de tu vida

    si hace algún tiempo fuiste desgraciada

    eso también ayuda a que hoy se afirme

    tu bienaventuranza

    de todos modos para vos no es novedad

    que el mundo

    y yo

    te queremos de veras

    pero yo siempre un poquito más que el mundo.

    saludos.☺

  • Jushak
    Lv 7
    hace 9 años

    Rubén Darío

    Juventud, divino tesoro,

    ¡ya te vas para no volver!

    Cuando quiero llorar, no lloro...

    y a veces lloro sin querer.

    Plural ha sido la celeste

    historia de mi corazón.

    Era una dulce niña, en este

    mundo de duelo y aflicción.

    Miraba como el alba pura;

    sonreía como una flor.

    Era su cabellera obscura

    hecha de noche y de dolor.

    Yo era tímido como un niño.

    Ella, naturalmente, fue,

    para mi amor hecho de armiño,

    Herodías y Salomé...

    Juventud, divino tesoro

    ¡ya te vas para no volver...!

    Cuando quiero llorar, no lloro,

    y a veces lloro sin querer...

    La otra fue más sensitiva,

    y más consoladora y más

    halagadora y expresiva,

    cual no pensé encontrar jamás.

    Pues a su continua ternura

    una pasión violenta unía.

    En un peplo de gasa pura

    una bacante se envolvía...

    En sus brazos tomó mi ensueño

    y lo arrulló como a un bebé...

    Y le mató, triste y pequeño

    falto de luz, falto de fe...

    Juventud, divino tesoro,

    ¡te fuiste para no volver!

    Cuando quiero llorar, no lloro,

    y a veces lloro sin querer...

    Otra juzgó que era mi boca

    el estuche de su pasión

    y que me roería, loca,

    con sus dientes el corazón

    poniendo en un amor de exceso

    la mira de su voluntad,

    mientras eran abrazo y beso

    síntesis de la eternidad:

    y de nuestra carne ligera

    imaginar siempre un Edén,

    sin pensar que la Primavera

    y la carne acaban también...

    Juventud, divino tesoro,

    ¡ya te vas para no volver!...

    Cuando quiero llorar, no lloro,

    ¡y a veces lloro sin querer!

    ¡Y las demás!, en tantos climas,

    en tantas tierras, siempre son,

    si no pretexto de mis rimas,

    fantasmas de mi corazón.

    En vano busqué a la princesa

    que estaba triste de esperar.

    La vida es dura. Amarga y pesa.

    ¡Ya no hay princesa que cantar!

    Mas a pesar del tiempo terco,

    mi sed de amor no tiene fin;

    con el cabello gris me acerco

    a los rosales del jardín...

    Juventud, divino tesoro,

    ¡ya te vas para no volver!...

    Cuando quiero llorar, no lloro,

    y a veces lloro sin querer...

    ¡Mas es mía el Alba de oro!

    http://m.youtube.com/watch?v=UhDALvYs8B8&desktop_u...

    (Cantada por el genial Paco Ibáñez)

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.