Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

mariagna_m preguntado en Arte y humanidadesHistoria · hace 9 años

¿que relacion guardan los acontecimientos del 19 de abril de 1810 con la economia y la sociedad colonial?

es una pregunta de historia socioeconomica de venezuela. ayuda :(

1 respuesta

Calificación
  • hace 9 años
    Respuesta preferida

    El estallido de la Independencia no ocurre como respuesta a tensiones cuya solución sólo era posible rompiendo el vínculo con España. Los hechos del 19 de abril de 1810 fueron la reacción inevitable a la crisis política de la monarquía española luego de la invasión francesa.

    El vacío de poder que tiene lugar en España como consecuencia de las confrontaciones que surgen en el marco de su propia guerra de independencia, impone de manera insoslayable una respuesta por parte de las élites de la provincia de Venezuela, a fin de asumir el control de la situación, frente a la incertidumbre y el desgobierno de la monarquía española.

    Concluida la guerra de manera favorable a las armas de la República, se impuso ajustar la sociedad, controlar la disolución social, recuperar el orden, contener a los pardos, normar la igualdad, colocar linderos precisos a la libertad.

    No fue abolida la esclavitud y el Congreso de Cúcuta en 1821 aprobó un régimen que contemplaba su «extinción gradual». El propósito de la medida era propender en un tiempo prudencial a que fuesen libres todos los habitantes de Colombia sin que ello comprometiese la tranquilidad pública, ni vulnerase los derechos de los propietarios. En Venezuela el tiempo prudencial tomó treinta y tres años.

    El reparto de tierras a los soldados fue aprobado por el Congreso de Cúcuta. En Venezuela se le otorgaron poderes especiales a José Antonio Páez para que ejecutase la medida.

    Las tierras destinadas a tal fin no eran las mejores, ocurrió también que muchos soldados apremiados por la necesidad vendieron sus vales. Se denunciaba por la prensa de la época que los beneficiarios de la medida habían sido los altos oficiales del ejército. Antonio Briceño, representante de Venezuela en el Congreso colombiano, acusaba a Páez de ser uno de los peores especuladores, su fortuna escandalosa se debía al agiotage con los vales de sus propios soldados, denunciaba Briceño. En la Convención de Ocaña en 1828 se hacía nuevamente el mismo señalamiento respecto al fracaso del reparto y sus funestos resultados. No hubo pues un proceso de otorgamiento de tierras que convirtiera en pequeños propietarios a quienes participaron en la guerra.

    Tampoco desapareció el sentimiento de reservas frente a las aspiraciones de ascenso social de los pardos y la necesidad de ejecutar medidas que los contuviesen. Bolívar en varias ocasiones hizo mención al peligro de la pardocracia, en su concepto «…la igualdad legal no es bastante por el espíritu que tiene el pueblo que quiere que haya igualdad absoluta, tanto en lo público como en lo doméstico; y después querrá la pardocracia que es la inclinación natural y única, para exterminio después de la clase privilegiada». Esto lo decía en abril de 1825 en una carta a Santander.

    En términos similares se expresaba Fernando de Peñalver, al año siguiente en su correspondencia con Daniel Florencio O’Leary al manifestarle el peligro que representaba la guerra de colores y la necesidad de restablecer el imperio de la ley para evitar la guerra civil.

    La recomposición de la sociedad imponía una fórmula que mantuviese en su lugar a los pardos y que no diese como resultado la alteración del orden desigual de la sociedad. Era esa, definitivamente, la expectativa de quienes tenían a su cargo la dirección y organización del proceso que recién comenzaba.

    Pero, ¿podía restablecerse en los mismos términos que existía antes del estallido de la guerra?

    La respuesta a esta pregunta no admite un sí categórico.

    Si bien no desaparece la desigualdad, no se modifica la estructura económica de la sociedad, no ocurre un cambio en las condiciones de vida de la mayoría de la población, no desaparece la esclavitud, ni se contempla beneficiar a las poblaciones aborígenes, no se transformó la composición social ni se desarrollaron nuevas formas de relación entre los diferentes grupos sociales, sí hubo un trastocamiento irreversible de los fundamentos de la sociedad de Antiguo Régimen.

    El ordenamiento jerárquico sostenido en el honor y el linaje desaparece. Calidad, distinción, prerrogativas, títulos, herencia, dejan de ser los atributos que determinan la condición de principal en la sociedad; los cargos ya no se compran, adquieren, ni son transmisibles de manera hereditaria, desaparece la institución del mayorazgo, se eliminan todos los fueros y privilegios y se suprime de los registros de bautismo la calidad del individuo.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.