Alci
Lv 6
Alci preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 8 años

¿Qué otras cosas ocurrieron durante la siesta de aquél día?

Estimados foristas, este es un relato con cuatro capítulos anteriores y que continúa. Lo digo por si alguno se acerca sin haberlos leído

A los amigos que han seguido esta narración mientras la voy escribiendo, o que han puesto sus estrellitas que me indican que en eso están, muchas gracias pues me han alentado a proseguir. Espero no defraudarlos, sobre todo por la incógnita de la "misteriosa mudanza". Me han orientado al querer saber cómo seguía ese asunto y eso me vino bien. Pero deberán tener paciencia...

Un abrazo para todos!

V- DURANTE LA SIESTA DE AQUÉL DÍA

En aquella mañana de domingo soleado y primaveral, nada más había ocurrido que la misteriosa marcha del camión de mudanzas seguido del auto negro en dirección a la Capital. Pero la siesta de la apacible tarde no había dejado de ser turbada por la voz de la señora China sonando en el silencio:

- ¡¡¡Mariooooooooooooooooooooooooooo…!!!

En todo el barrio, y hasta en sus confines, se escuchó la voz de la mamá de Mario, que lo llamaba de este modo varias veces por día, haciendo corneta con las manos a ambos lados de la boca y mirando para todos lados a ver si lo veía. Ahí estaba ella, en la vereda de su casa en la otra cuadra, bien erguido su redondo continente (por eso a Mario, Marito, le decían también "el gordito")

- Otra vez doña China... - murmuró la vecina de al lado de doña Anita, suspirando, dándose vuelta para el otro lado y chocando con el cuerpo de su marido que, del susto, se incorporó en la cama.

- ¿¿¿Qué pasa??? ¿¿¿Quién grita???¿¿Qué fue???-

- Nada, dormite, es la mamá de Mario -

- Aaaaaaaaaaaahhhhhh… - suspiró, y siguió durmiendo.

- ¡¡¡Marioooooooooooooooooooooooooo…!!!- volvió a llamar doña China.

- Es inútil -dijo la vecina - Me desvelé. Voy a hacer el mate.

Y se levantó resignada.

Pero Mario no aparecía. ¡Sabe Dios dónde estaría…! En cualquier parte, a diez o más cuadras a la redonda, jugando a la pelota con algún amigo, o haciendo diabluras, cuándo no, con el Cholo, o subido a algún árbol.

Si luego un mortal silencio sucedía en el barrio a tales voces, como ocurrió luego, señal que Mario había hecho acto de presencia en su casa. Alguna vez varios vecinos habían salido a buscarlo, encontrándolo horas después apenas a metros de su casa, sentado tranquilamente en un terreno lindero comiendo mandarinas extraídas del árbol de su dueño.

- Tu mamá te anda buscando desesperada, despertando a todo el barrio de su siesta,

y mirá vos…¡comiéndote mis mandarinas!.

Tal la reflexión del dueño de la quinta, carnicero del barrio, que con su blanco delantal manchado con la sangre de media res que había estado cortando en su local y con las manos en jarras, lo miraba amenazante al descubrirlo.

- ¡Te voy a dar…!

Que ni falta hacía, pues ya lo esperaba su mamá…

Doña Anita, en tanto, no dormía la siesta. Sentada en un sillón de mimbre, tejía su crochet en el porche de su casa. De tanto en tanto miraba a su gato y le decía:

- Vas a ver que yo lo voy a averiguar.

Y daba vuelta el tejido para seguir del otro lado.

- Miaaauuuuu… -maullaba el gato, asintiendo con la cabeza.

Y al rato, nuevamente:

- Un sombrero con una pluma, de un hombre no puede ser, ¿no te parece?.

Y seguía tejiendo.

- La Bisabuela seguro que no era…

Y al rato:

- La hija y la nieta están en Mar del Plata con las nenas …Yyyyyy ...

En eso dio un respingo.

A mí me atravesó un escalofrío por la espalda en ese instante...

- ¡Ya sé! ¡Ya lo tengo!¡Es ella! ¡Es ella!

Y se levantó del sillón como movida por un resorte.

Continuará....

.

11 respuestas

Calificación
  • Sonia
    Lv 7
    hace 8 años
    Respuesta preferida

    Querida Alci no te imaginás lo entretenidas que son tus historias, Marito se visualiza perfectamente igual que la mamá llamándolo.

    El tomar prestadas sin permiso mandarinas ajenas me llevó a una época en que con mi hermana nos trepábamos a los árboles para cortarlas.

    El lenguaje cotidiano hace aún más atractiva la historia, espero con ansiedad saber quien portaba el sombrero con plumas, me mata la curiosidad, aquí estaré esperando la continuación, beso y estrella.

    http://ar.answers.yahoo.com/question/index;_ylt=Ak...

  • hace 8 años

    ¡Ay! Alci, yo que creí que ahora si sabría quién se fue tras la mudanza y nada...jejejeje... ya estoy peor que doña Anita, Además Lluvia, una de mis gatitas, aquí está a un lado, viéndome con cara de... "quiero lechita tibia, a ver si ya dejas de leer".

    Ya dejaré de leerte y me esperaré a ver cómo sigue la historia.

    Que tengas un bello día.

  • Anónimo
    hace 8 años

    Nooooooooooo!!!!! jlalajljajaljaja....Doña Anita SABE y nosotros ni ideaaaaaaaa!!!! jaljlajalja...dale, Alci, no nos tengas en el AIRE, porque la curiosidad corroeeeeeeee!!! jajljala...está REBUENO TU CUENTOOO!!!!...No sabés cómo espero tus capítulos!!...Te mando un abrazo grandote, pero te dejo los dedos libres ajlajlajlaj, asi podés seguir escribiendo a buena marcha!!! ajajlja...Besitos!!!!!

  • jaimem
    Lv 6
    hace 8 años

    hola buen día...

    por lo visto, nos tendrás en suspenso..¡¡

    me alegro por eso y además por el hecho

    del poder encontrar calidad y un buen sentir

    en tu escrito, que engalana a este foro de poesía..

    que tengas un excelente día...

    saludos

    jaimem

    Fuente(s): la excelente narrativa de Alcira ..
  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Isabel
    Lv 7
    hace 8 años

    jajajaj... Ahora resulta que la historia se enreda más y más... ¡Vaya barrio el de tu historia! ¿Cuál sieta hubo con los gritos de doña China llamando a Mario?

    Bueno, yo no le perderé la pista a doña Anita para que nos diga quien es "Ella". Pero sigo aún con la interrogante... ¿Quién se mudó a la capital??

    Hermanita de mi corazón, estoy al pendiente de los capítulos de tu amena novela.

    ¡Abrazo grande!

    Isabel.

  • hace 8 años

    Hola Alci!

    Excelente...mantenés el suspenso mientras seguís condimentando la historia...estoy fascinada y ¡sigo enganchada con Doña Anita y su gato! ¡te dije que eran cómplices! Ay esa Anita, tejiendo su crochet en el porche jajajajaja...y dando vuelta el tejido ¡la veo! mientras entre los dos telepáticamente van atando cabos jajajaja...

    Me encanta. Te sigo hasta el fin del mundo y no tengo apuro!

    Dios te bendiga para continuar la historia. Esto de ir paso a paso con el escritor es todo un hallazgo, un verdadero aporte novedoso y rico en el foro.

    Un beso enorme

    patricia24/07/12

  • hace 8 años

    Hola Alci, me alegra estar en tu espacio y disfrutar de estas historias que nos regalas en pedacitos.

    Gracias, interesante como siempre.

    Saludos.

  • hace 8 años

    me perdi de capitulos al parecer, pero esta muy bonita la historia

  • hace 8 años

    querida Alci

    excelente vaya con las mudanzas a diferencia de que la protagonista tenia a quien gritarle jajajaja y parece que con un voz jajajajaja que hasta quisiera poder tener a alguien a quien gritarle cada que me mudo

    interesante, espero la siguiente

    felicidades por ese talento

    caricias a tu bondadoso corazón

  • Anónimo
    hace 8 años

    Alci:

    Buen desarrollo en la historia conforme se van desenvolviendo los sucesos en la vida de sus protagonistas. ¡Lastima que no es más extenso!, el capitulo que nos compartes.

    Saludos!.

    Fuente(s): Comentario!.
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.