tito
Lv 4
tito preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 9 años

¿Qué opinas del poema él no valoró la amistad pura?

Si confesó el amor a su buena amiga.

Esa amiga que él mucho quería.

Ella se ofendió una razón tenía.

Por que él no valoró la amistad pura

y pierde por eso una buena amiga.

6 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 9 años
    Respuesta preferida

    TITO

    NO PODEMOS CONFUNDIR AMOR POR AMISTAD.

    Pety.

    Home Pensamientos Reflexiones Poemas Contacto

    Confundir amor por amistad

    Mi historia de amor comenzó cuando un amigo mío me dijo que estaba enamorado de mi, que quería tener algo mas comprometido que una amistad conmigo. Yo era una adolescente y no sabia lo que era el amor, y acepte ser su novia.

    Estuvimos un mes de novios y el se fue junto a su familia de vacaciones, en ese periodo yo conocí a otro chico y me enamoré, pero no podía serle infiel, el era tan bueno conmigo y tan buena persona que decidí no serle infiel, esperarlo y cortar la relación frente a frente.

    Cuando el regreso lo cité al mismo lugar donde nos pusimos de novios, y le dije la verdad, que yo me había enamorado de otro chico mientras el no estaba. El lo entendió y pese a su dolor me dejo ir. Espere un tiempo y después comencé una nueva historia de amor con este otro chico. Estuve un año de novia muy bien, pero al segundo y tercer año del noviazgo empezaron los conflictos, y en uno de ellos mi novio me dejó. Cada vez que me peleaba con el mi ex novio (amigo) aparecía y me ayudaba me contenía porque yo estaba mal, el era el único que estaba pendiente de mí.

    Un día en el que pensé que mi novio ya no volvía decidí darle una oportunidad nuevamente, porque me sentía sola, y necesitaba que alguien me proteja. Fue así como empezamos a estar juntos otra vez, todo era muy lindo pero yo no dejaba de sentirlo como mi amigo y no había forma de enamorarme. Un día mi chico regreso pidiéndome perdón y volví a repetir la historia, deje nuevamente a mi amigo por el otro chico.

    Esta vez el no me lo perdono, como yo tampoco le perdone que un día lo encontré en un bar, él estaba ebrio, me dijo cosas muy feas, cosas que jamás esperé escuchar de el. Desde ese momento jamás nos volvimos a mirar a los ojos, jamás volvimos a cruzar palabras. Según comentarios de amigos en común el sufrió mucho, porque el si estaba completamente enamorado de mi.

    Al mes de la última vez que el me dijo te amo, me enteré que el se puso de novio con otra amiga la cual quedó embarazada y tuvieron un bebe. Hoy en día el vive con su nueva familia (hijo y mujer) y yo sigo de novia con mi chico, ya hace cinco años y estoy completamente enamorada de él, y aunque tuvimos miles de peleas idas y venidas lo amo como el primer día.

    Mi reflexión a todo esto y mi consejo es que no hay que apresurarse a tomar una decisión, no hay que jugar con los sentimientos, si se quiere a un amigo solo como amigo no hay que intentar amarlo porque no se puede, y se termina rompiendo una amistad. No hay que intentar "por las dudas" hay que estar bien seguro, porque después se termina lastimando al que realmente ama.

    Yo, por confundir amor por amistad, terminé perdiendo la palabra sabia, el abrazo sincero, el oído incondicional, terminé perdiendo un gran amigo, al cual extraño como tal, porque hoy en día no nos hablamos ni como conocidos por todo el daño causado.

    saludos.

  • Anónimo
    hace 9 años

    Hola, estimado Tito.

    Acá los mexicanos tenemos un refrán:

    "El que no arriesga, no gana":

    Así de simple es

    en esto del amor,

    que quien no lo declara,

    cuando lo siente dentro,

    se queda deshauciado,

    sin aliento y calor,

    reprimiendo su afecto

    dentro del corazón.

    Cuando un amor se expresa,

    dos respuestas probables

    la otra parte profesa:

    O el "sí" como soñado

    preludio de ilusión,

    construyendo en conjunto

    felicidad de a dos,

    o el "no" que es tan temido,

    tan horrendo y atroz,

    aunque siempre se alcanza,

    con tiempo y con paciencia,

    una resignación.

    Infinidad de amores

    nacen con la ilusión

    de transformar las puras

    y bellas amistades

    en romances preciosos,

    sin tiempo y sin edades.

    Así que, no le culpo

    a aquel que declaró

    que no amistad quería,

    sino más que eso: Amor.

    Con un saludo cordial, estimado amigo.

    Gracias por la atenta invitación a tu pregunta.

    Salu2. Paz y Bien.

    Aguamarina...

    ;)

  • hace 9 años

    Hola tito:

    A veces el amor es tan fuerte, que el decirlo de frente llega un momento en que se hace más que necesario, porque ahoga estar amando a quien solamente ve a esa persona como amigo.

    Y los amigos comparten tanto, que no es extraño descubrir facetas íntimas, penetrar en el alma y enamorarse aún sin quererlo.

    Si un amigo confiesa su sentimiento, ha sido seguramente porque ya no había manera de callarlo, ni con el silencio. Y seguramente ha debido ser valiente, a sabiendas de que un "no" equivaldría a que su corazón penara, como roto.

    Por eso, en esos casos, no diría que él no valoró la amistad pura.

    Depende de la circunstancia, pues no todos actúan de la misma manera, con honestidad y prudencia, a riesgo de un rechazo.

    Tanto es así, que esas declaraciones, cuando son puras, no acaban con la amistad: simplemente se alejan porque ya no pueden compartirla como antes, les es una tortura.

    Me ha sucedido.

    Cuando era adolescente, mi mejor amigo del cual era inseparable, a los dos años, tomando un café como solíamos hacer , en un momento hizo un esfuerzo titánico y me dijo que en realidad me amaba. No tengo dudas de ello y han pasado décadas.

    Recuerdo que yo, me puse tímida, solamente callé y después de un momento, ambos hicimos de cuenta que nunca lo dijo; seguimos charlando y la amistad duró años. Solamente se interrumpió porque su familia se mudó y con el tiempo nos distanciamos. Además cada uno iba tomando su camino, con menos tiempo para compartir.

    Luego, tuve otros amigos y sucedió lo mismo. Nunca dejé de ser su amor aún pasando los años, pero contamos con todo lo que teníamos de bello y puro para compartir. Lo mismo, el tiempo, diferentes rumbos, nada más.

    Nunca les negué la misma amistad, solo me apenaba no poder sentir lo mismo.

    Y finalmente, quien hoy es mi amado esposo, fue mi mejor amigo por siete meses en internet.

    El nunca lo pensaba decir, por no perder mi amistad. Estábamos en países diferentes, así es que todo parecía inútil, para qué.

    Sin embargo un día sentí algo parecido a los celos y también descubrí que él era parco, ya no fluíamos en risas y alegría, era como si me esquivara.

    En síntesis, pedí que aclararamos lo que nos pasaba, por qué tenía la impresión de que no podíamos seguir siendo los mismos.

    Dimos vueltas, dijmos que no arriesgaríamos la amistad, que lucharíamos por preservarla.

    Y a la semana, él reconoció que me amaba pero que no podría ser y eso lo amargaba. Yo sentí que no podía estar sin hablarle, sin sentir su presencia.

    Y arriesgamos: cuando salió del corazón todo lo que nos pasaba, nos pusimos de novios como si fuésemos dos adolescentes. Fue el noviazgo más hermoso de mi vida.

    El por no perderme, se vino a Argentina. Al año y medio de eso, no cabían dudas de que eramos uno solo: y nos casamos. Este año harán seis años y nunca hemos dejado de estar unidos, no nos cansamos de estar juntos, de charlarlo todo.

    Es mi mejor amigo, mi esposo y mi todo.

    Gracias por todo lo que tu pregunta y tus candorosos versos, generaron.

    Cariños

    patricia28/04/12

  • hace 9 años

    opino que es cierto

    que tu poesia dice verdades.

    una buena amistad se valora

    se respeta , pero no se juega

    y menos con el amor¡

    una amistad puede ser

    la hermana que te acompaña y te aconseja

    en momentos malos y buenos

    pero si deverdad quiere una amiga

    que respete la afinidad, porque con el amor no se juega.

    interesantes temas , saludos.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 9 años

    DE JUAN ANTONIO PÉREZ BONALDE

    Era más suave que blanda arena,

    era más pura que albor de luna,

    y más amante que una paloma,

    y más querida que la fortuna.

    Eran sus ojos luz de mi idea,

    su frente lecho de mis amores,

    sus besos eran dulzura hiblea,

    y sus abrazos collar de flores.

    Era al dormirse tarde serena,

    al despertarse rayo del alba,

    cuando lloraba limbo de pena,

    cuando reía cielo que salva.

    La de los héroes ansiada palma,

    de los que sufren el bien no visto,

    la gloria misma que sueña el alma

    de los que esperan en Jesucristo;

    Era a mis ojos condena odiosa

    si comparada con la alegría,

    de ser el vaso de aquella rosa,

    de ser el padre de la hija mía.

    Cuando en la tarde tornaba al nido

    de mis amores, cansado y triste,

    con el inquieto cerebro herido

    por esta duda de cuanto existe;

    Su madre tierna me recibía

    con ella en brazos –yo la besaba…

    y entonces … todo lo comprendía

    y al Dios sentido todo lo fiaba!...

    ¿Qué el mal existe? --- ¡Delirio craso!

    ¿Qué hay hechos ruines? --- ¡Error profundo!

    ¿No estaba en ella mirando acaso

    la ley suprema que rige al mundo?

    ¡Ah! cómo ciega la dicha al hombre,

    cómo se olvida que es rey el duelo,

    que hay desventuras sin fin ni nombre

    que hacen los puños alzar al cielo.

    ¡Señor! ¿existes? ¿Es cierto que eres

    consuelo y premio de los que gimen,

    que en tu justicia tan sólo hieres

    al seno impuro y al torvo crimen?.

    Responde, entonces: ¿por qué la heriste?

    ¿cuál fue la mancha de su inocencia,

    cuál fue la culpa de su alma triste?

    ¡Señor, respóndeme en la conciencia!

    Alta la lleva siempre y abierta,

    que en ella nada negro se esconde;

    la mano firme llevo a su puerta,

    inquiero … y nada, nada responde.

    Sólo del alma sale un gemido

    de angustia y rabia, y el pecho, en tanto

    por mano oculta de muerte herido

    se baña en sangre, se ahoga en llanto.

    Y en torno sigue la impía calma

    de este misterio que llaman vida,

    y en tierra yace la flor de mi alma,

    y al lado suyo mi fe vencida.

    Fuente(s): fragmento de un poema DE JUAN ANTONIO PÉREZ BONALDE
  • hace 9 años

    O_O precioso amigo ,me ha gustado , siempre hay que saber lo que es una amistad y lo que es amor .

    saludos niño =)

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.