Anónimo
Anónimo preguntado en Sociedad y culturaOtros - Sociedad y Cultura · hace 9 años

¿Estoy deprimido porque tengo amigdalitis y nadie me quiere ayudar y quiero morir?

Mi madre y mi padre no me quieren compara los antibioticos que necesito y no puedo comprarlos yo porque soy pobre no tengo nada trabajo como cargador en el mercado. Lo malo de la amigdalitis es que como no tengo dinero para las medicinas es como una sentencia de muerte y estado pensando en suicidarme ahoracandome, porque al igual que un sidoso estoy condenado a muerte espero si reencarno tenga una mejor vida que la que tuve y si Dios me pregunta porque lo hize le dire porqiue nadie me quiso ayudar ni compara medicina alguna. Adios yo lo considero como una eutanasia es el matarse para dejar de sufrir ademas yo no quiero ser eneterrado en un ataud yo le dije a mi madre que me tire a la calle o me deje en una fosa comun y estoy seguro lo que diria, pobre imbecil.

1 respuesta

Calificación
  • hace 9 años
    Respuesta preferida

    No, talvez morirás, talvez digas ¿Para qué prolongar, de cualquier forma voy a morir?, pero si estuviera en tus zapatos, yo no quisiera morir antes de mi hora. Yo continuaría hasta mi ultimo aliento.

    Tal vez no tengas oportunidad pero aqui te va una historia:

    Había una vez dos ranitas que, paseando por el pueblo, cayeron en un recipiente lleno de crema.

    Inmediatamente sintieron que se hundían. Era casi imposible mantenerse a flote mucho tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos patalearon en la crema, tratando de nadar para llegar al borde del recipiente, pero fue inútil, solo consiguieron chapotear y hundirse como piedras en el lodo.

    Al tocar fondo se impulsaron con las patas traseras y llegaron a la superficie para volver a respirar. Pero la tercera vez supieron que cada ida al fondo hacia mas difícil volver a respirar.

    Una de ellas dijo en voz alta:

    -No puedo más es imposible salir de aquí.

    -No hables… Sigue nadando -Le dijo su hermana-.

    -Ya que de todas maneras vamos a morir –siguió diciendo-, ¿Para qué prolongar este dolor?, ¿Qué sentido tiene morir agotada?

    La primera rana no quiso escuchar a su hermana. Tras lo dicho, dejó de patalear y rápidamente se hundió.

    La otra rana, más persistente –o quizás mas obstinada-, siguió intentando llegar al borde. Animándose en voz alta, se dijo:

    -¡No hay caso! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa, pero yo quiero luchar hasta mi último aliento. No quisiera morir un segundo antes de mi última hora.

    La rana siguió pataleando y chapoteando, sin avanzar ni un centímetro, horas y horas, hasta que después de mucho tiempo sucedió algo imprevisto: ¡La crema se transformo en manteca!

    Y fue así que la rana se deslizo sorprendida hasta el borde del cubo y, desde allí, de un salto llegó al suelo y croando alegremente emprendió el camino de regreso a su casa.

    (jejeje, lo que quiero decir es que no te rindas y continues trabajando y luchando hasta poder digamos sobre vivir, o por lo menos morir a la hora que te corresponde)

    “EL PEOR FRACASO ES LA PERDIDA DEL ENTUSIASMO”

    Suerte amigo

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.