Yahoo Respuestas cerrará el 4 de mayo de 2021 (hora del Este de EE. UU.) y, a partir del 20 de abril de 2021 (hora del Este de EE. UU.), el sitio web de Yahoo Respuestas estará disponible solo en modo de lectura. No habrá cambios a otras propiedades o servicios de Yahoo, ni a tu cuenta de Yahoo. Puedes encontrar más información sobre el cierre de Yahoo Respuestas y cómo descargar tus datos en esta página de ayuda .

?
Lv 4
? preguntado en Arte y humanidadesLibros y Autores · hace 9 años

¿dónde, cuando y cómo de desarrollan los personajes de los vampiros como los conocemos hoy en día?

pensé que bram stoker había tomado la idea de las historias rumanas sobre profanaciones de tumbas, pero parece que se usó en la literatura desde mucho antes, ¿saben algo de eso?

1 respuesta

Calificación
  • hace 9 años
    Respuesta preferida

    Aunque figuras y personajes vampíricos con diversos rasgos han aparecido en la mitología, la cultura oral y la literatura desde la antigüedad, la primera aparición del vampiro literario moderno se produjo en las baladas góticas del siglo XVIII. La literatura vampírica hunde sus raíces en “la fiebre del vampirismo” que se extendió por Europa a principios del siglo XVIII, especialmente en el período entre 1720-1740. En diversos ámbitos comenzaron a circular extrañas historias sobre exhumaciones de vampiros con testigos académicos y jurídicos confirmados en varios lugares de Europa Oriental. Baladas y canciones anónimas ya evocaban sus hazañas en los países de Europa Oriental, cuando la revista científica alemana “Der Naturfoscher” publicó en 1748 “El vampiro”, un poema en alemán de Heinrich August Ossenfelder, que actualmente es considerado el primer texto literario en abordar el tema vampírico, aunque dentro de los cánones de la poesía popular.

    Posteriormente es Gottfried August Bürger, el creador de la “balada artística” alemana y uno de los mayores representantes del movimiento conocido como Sturm und Drang, quien realiza el primer tratamiento literario de la superstición del vampirismo. Es “Lenore”, poema publicado en 1773. Una de sus frases, “Porque los muertos viajan deprisa” será citada por Bram Stoker en “Drácula”.

    En 1797 Johann Wolfgang Goethe publica “La Novia de Corinto”, una expresión del conflicto entre paganismo y cristianismo. Es el primer poema en presentar una mujer vampiro en la literatura occidental tardía. En términos comerciales, podríamos decir que aquí aparece la primera vampiresa del romanticismo. Está inspirado en un extraño episodio de un libro magnífico: De rebus mirabilis (De las cosas maravillosas), escrito por Flegón de Trales en el siglo II d.C. Allí se nos narra una historia de amor que excede las limitaciones de la tumba, donde una doncella abandona su sepulcro por las noches para continuar visitando a su amado.

    Samuel Taylor Coleridge escribió “Christabel”, poema de 1797 donde se produce la primera mención a los vampiros en la literatura inglesa. La trama, con sugerencias de lesbianismo e incesto dejó, sin embargo, una profunda huella en la literatura inglesa del siglo XIX, como puede verse en “Carmilla” de Joseph Sheridan Le Fanu. La influencia de Coleridge sobre la narrativa vampírica se hizo sentir también a través de su famosa “Rima del viejo marinero”, de la que se ha dicho que inspiró a Bram Stoker el viaje en barco de Drácula desde Turquía hasta las costas de Inglaterra.

    Otros textos que aluden al vampirismo en el siglo XIX son: “El Giaour, fragmento de un cuento turco” (1813) de Lord Byron, “El vampiro” (1819) de John William Polidori, “Lord Ruthven o Los Vampiros” (1820) de Charles Nodier , “Vampirismo” (1819) de E. T. A. Hoffmann, y “La vampira” (1865) de Paul Feval.

    En 1840, James Malcolm Rymer escribió ‘Varney el vampiro o la fiesta de la sangre’. El poeta maldito por excelencia, Charles Baudelaire, también abordó el mito en ‘La metamorfosis del vampiro’. Su admirado Edgar Allan Poe no fue menos, y así nos legó ‘Berenice’. Alexéi Tolstoi, primo del celebérrimo escritor, y Nikolai Gógol se acercaron al vampiro folclórico en ‘La familia del Vurdalak’ y ‘El Viyi’, respectivamente. Por su parte, Guy de Maupassant, con ‘El Horla’, y Arthur Conan Doyle, con ‘El Parásito’, introdujeron una nueva variante: la del vampiro etéreo o invisible que absorbe la vida de los mortales.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.