¿Que tanto te gusta el fútbol?

"DEPORTE REY" Prometí por escrito no volver a beber, tengo dos clases de listas para esto: 1. PROMESAS A CUMPLIR 2. PROMESAS A OLVIDAR Interactúo entre ambas, las promesas que voy rompiendo en la lista uno las paso a la lista dos. No es una escusa pero todo empezó a las 16:15 pm de ayer. Había... mostrar más "DEPORTE REY"

Prometí por escrito no volver a beber, tengo dos clases de listas para esto:
1. PROMESAS A CUMPLIR
2. PROMESAS A OLVIDAR
Interactúo entre ambas, las promesas que voy rompiendo en la lista uno las paso a la lista dos.

No es una escusa pero todo empezó a las 16:15 pm de ayer. Había entrado al bar con el animo te conseguir cambio (siempre necesito unas monedas en el bolsillo) al principio me desconcertó ver tanta gente silenciosa y expectante mirando con fijeza hipnótica hacia la pantalla del televisor. -Diablos, habrán matado al presidente- Iba pensando abriéndome paso camino a la barra del bar, al llegar a esta había olvidado ya el motivo que me trajo dispuesto a descubrir otros motivos mas interesantes

- Algo de beber, compañero.

- Una cerveza. Respondo maquinalmente ocupando el único lugar libre y fijando mi vista sobre la pantalla. Un todo terreno recorre agrestes senderos bajo un sol imponente, enseguida pienso en un accidente automovilístico - Pero que haría el señor presidente huyendo por el desierto a una velocidad suicida-

- Señor, aquí esta su cerveza, son seis soles.

- Hee. Si claro. Tome, quedese con el cambio.

- Gracias señor muchas gracias. El auto frena y una rubia sale sudorosa, la miro como miran los perros a las perras y los cerdos a las cerdas, ella se toma un reidratante y me sonríe tan fresca, enseguida me siento torpe sentado allí, trato de llevar mis manos a mi cabello y me hecho ensima parte de la cerveza - ¡¡¡MALDITA SEA ME MOJE!!!- Grito pero nadie me presta atención; el jaguar, el desierto y la rubia an desaparecido, ahora una multitud vitorea a los 22 jugadores que están en la cancha de un majestuoso estadio. El bar esta repleto y los clientes antes callados estallan en un bucillo frenético -VAMOS SUS APUESTAS POR AQUÍ SUS APUESTAS- Los corredores recogen el dinero de los apostantes de ultimo minuto -HE TU A QUIEN LE VAS- -50 A LOS ROJOS- Me oigo decir depositando mi ultimo cheque dentro de un sombrero -VAN CHICO, NO PIERDAS ESTE BOLETO Y DESCUIDA GANAREMOS YO TAMBIÉN APOSTÉ POR ELLOS-
Un tío vestido de negro sopla inflando sus cachetes un chisme que hace el ruido de un pitido y comienza la contienda.
El balón redondo como bola de cristal de pitosina rueda por el césped estéticamente recortado, unos botines dorados tocan con elegancia la bola que obediente se eleva cruzando con prontitud hasta el otro extremo del campo donde un jugador la recibe bajándola con el pecho, rebelde la redonda intenta escapar a los pies del adversario pero prontamente el pie diestro del numero "10" la inmoviliza pisandola, aprisionada entre el botin y el gras permanece quieta y en suspenso. Todos estamos pendientes de ella, luego con empuje de militar, brios de hokey y esquivez de torero el "10" libera a su prisionera y va con ella en pos de la porteria haciendo gala de su habilidad que celebramos con un ¡¡¡OLE!!! Ingresa al area, burla a dos defensores y choca con un tercero, la pelota se ascapa con direccion al cielo y unas manos enguantadas la toman antes de caer a tierra. Dos guerreros sangran en el campo y el arquero lanza la flecha al centro de la batalla.

Con deleite paladeo mi cerveza y pido otra aunque de momento no tengo con que pagar eso no importa ESTOY SEGURO QUE VAMOS A GANAR.
8 respuestas 8