Anónimo
Anónimo preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 9 años

¿Algún poema que hable del cansancio, el abatimiento, el sentirse derrotado?

sobre la poca esperanza frente a la vida

2 respuestas

Calificación
  • Enoc R
    Lv 6
    hace 9 años
    Respuesta preferida

    Pero con cuidado ¡eh! para leer estas cosas hay que estar sano.

    Te dejo unas perlas del más triste de los poetas.

    --------------------------------

    Umbrío por la pena, casi bruno,

    porque la pena tizna cuando estalla

    donde yo no me hallo, no se halla

    hombre más apenado que ninguno.

    Pena con pena y pena desayuno,

    pena es mi paz y pena mi batalla,

    perro que ni me deja ni se calla,

    siempre a su dueño fiel, pero importuno.

    Cardos, penas me oponen su corona,

    cardos, penas me azuzan sus leopardos

    y no me dejan bueno hueso alguno.

    No podrá con la pena mi persona

    circundada de penas y de cardos:

    ¡cuánto penar para morirse uno!

    -------------------------------------------------

    Tengo estos huesos hechos a las penas

    y a las cavilaciones estas sienes:

    penas que vas, cavilación que vienes

    como el mar de la playa a las arenas.

    Como el mar de la playa a las arenas,

    voy en este naufragio de vaivenes,

    por una noche oscura de sartenes

    redondas, pobres, tristes y morenas.

    Nadie me salvará de este naufragio

    si no es tu amor, la tabla que procuro,

    si no es tu voz, el norte que pretendo.

    Eludiendo por eso el mal presagio

    de que ni en ti siquiera habré seguro,

    voy entre pena y pena sonriendo.

    ------------------------------------------

    Mi corazón no puede con la carga

    de su amorosa y lóbrega tormenta

    y hasta mi lengua eleva la sangrienta

    especie clamorosa que lo embarga.

    Ya es corazón mi lengua lenta y larga,

    mi corazón ya es lengua larga y lenta...

    ¿Quieres contar sus penas? Anda y cuenta

    los dulces granos de la arena amarga.

    Mi corazón no puede más de triste:

    con el flotante espectro de un ahogado

    vuela en la sangre y se hunde sin apoyo.

    Y ayer, dentro del tuyo, me escribiste

    que de nostalgia tienes inclinado

    medio cuerpo hacia mí, medio hacia el hoyo.

    ---------------------------------

    Me sobra el corazón

    Hoy estoy sin saber yo no sé cómo,

    hoy estoy para penas solamente,

    hoy no tengo amistad,

    hoy sólo tengo ansias

    de arrancarme de cuajo el corazón

    y ponerlo debajo de un zapato.

    Hoy reverdece aquella espina seca,

    hoy es día de llantos de mi reino,

    hoy descarga en mi pecho el desaliento

    plomo desalentado.

    No puedo con mi estrella.

    Y busco la muerte por las manos

    mirando con cariño las navajas,

    y recuerdo aquel hacha compañera,

    y pienso en los más altos campanarios

    para un salto mortal serenamente.

    Si no fuera ¿por qué?... no sé por qué,

    mi corazón escribiría una postrera carta,

    una carta que llevo allí metida,

    haría un tintero de mi corazón,

    una fuente de sílabas, de adioses y regalos,

    y ahí te quedas, al mundo le diría.

    Yo nací en mala luna.

    Tengo la pena de una sola pena

    que vale más que toda la alegría.

    Un amor me ha dejado con los brazos caídos

    y no puedo tenderlos hacia más.

    ¿No veis mi boca qué desengañada,

    qué inconformes mis ojos?

    Cuanto más me contemplo más me aflijo:

    cortar este dolor ¿con qué tijeras?

    Ayer, mañana, hoy

    padeciendo por todo

    mi corazón, pecera melancólica,

    penal de ruiseñores moribundos.

    Me sobra corazón.

    Hoy, descorazonarme,

    yo el más corazonado de los hombres,

    y por el más, también el más amargo.

    No sé por qué, no sé por qué ni cómo

    me perdono la vida cada día.

    -----------------------------

    Yo sé que ver y oír a un triste enfada,

    cuando se viene y va de la alegría,

    como un mar meridiano a una bahía

    esquiva, cejijunta y desolada.

    Lo que he sufrido y nada, todo es nada,

    para lo que me queda todavía

    que sufrir, el rigor de esta agonía

    de andar de este cuchillo a aquella espada.

    Me callaré, me apartaré si puedo

    con mi constante pena, instante, plena,

    a donde ni has de oírme ni he de verte.

    Me voy, me voy, me voy, pero me quedo,

    pero me voy, desierto y sin arena:

    adiós, amor, adiós, hasta la muerte.

    ------------------------------

    "...

    Es tu risa en los ojos

    la luz del mundo.

    Ríete tanto

    que en el alma, al oírte,

    bata el espacio..."

  • Un rato se levanta mi esperanza:

    tan cansada de haberse levantado,

    torna a caer, que deja, mal mi grado,

    libre el lugar a la desconfianza.

    ¿Quién sufrirá tan áspera mudanza

    del bien al mal? ¡Oh corazón cansado!

    Esfuerza en la miseria de tu estado;

    que tras fortuna suele haber bonanza.

    Perdón si es un poco vieja, es lo primero que se me ocurrió.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.