¿A qué tipo de perfil psicológico corresponde la preocupación desmedida por querer quedar bien con todos?

Conozco a alguien que creo que padece esta problema. Creo que es algo patológico puesto que observo que se ha metido en problemas algo severos ya que ha adoptado conductas sumamente autodestructivas. Ahora ya no me llevo del todo con esta persona, debido a lo mismo: este problema. Sin embargo, me gustaría poder ayudarle de algún modo indirecto. He estado buscando via internet información al respecto y no encuentro nada. Solamente he hallado cuestiones sobre desordenes de personalidad, personalidad múltiple,y otras cuestiones. Pero no, algo que se concentre en el tema concreto del cuando una persona se coloca en la postura de querer estar bien con todos. Y bueno, amí me parece patológico porque estoy de acuerdo con una frase que ya ni recuerdo quien la dijo pero mas o menos versaba así: "Si quieres estar bien con todo el mundo, es porque estás mal contigo mismo". En fín, que he visto sufrir bastante a esta persona y la he visto hacer cosas que creo que no las quería hacer y sin embargo, las hizo y creo las continúa haciendo para estar bien con todo el mundo. También recuerdo haber escuchado en algún sitio que detrás de una persona sumamente popular (que no es figura pùblica ni su vida se dedica a cuestiones públicas) se ocultaba algún tipo de psicósis puesto que esa persona podría recurrir a la mitomanía y estrategias no dignas para el SER, en su afán de quedar bien con todos y agradar a todos.

3 respuestas

Calificación
  • hace 10 años
    Respuesta preferida

    Más que un perfil un perfil del DSM IV debes entender qué causó esta tendencia. Las alternativas clínicas no son de mucha ayuda si la persona no tiene intenciones de asistir a un clínico y evaluarlo a distancia no siempre es confiable.

    Cuando la educación que recibe un niño es dogmática, sentenciosa, severa, muy perfeccionista y no corresponde con el comportamiento real e imperfecto de sus padres, los hijos se confunden. Optan por el orgullo cuando los demás les señalan algo en su comportamiento.

    El comportamiento sin tacha, la santurronería, la soberbia, la altivez, el encarecimiento, tienen su origen en carencias de dineros, de estatus, de intelecto, de carisma, pero también en un sentimiento de inaceptación. El niño supone que siendo mejor lo aceptarán, lo echan a perder porque no le dan realidad.

    Cuando crecen estas personas, al convivir con otras suelen interpretar una crítica como inaceptación, les recuerda la severidad e inaceptación que padecieron. El dogmatismo y el trato severo crean personas temerosas, inseguras e inflexibles. Cuando los requisitos de aceptación son muy altos hay fragilidad emocional y falta de convicción, las emociones se endurecen y se usa la perfección como defensa ante el enemigo imaginario de la inaceptación.

    Los padres forjan esta dirección del carácter remarcando en exceso las virtudes y exonerando los defectos, esto implicaría reconocer su propia incapacidad educativa, sus defectos; los padres desplazan del consciente su imperfección creando en los hijos ideas de superioridad.

    A diferencia de la fantasía, que es la ausencia de orden, la perfección artificial es indicar a otros que se asumen las reglas, preceptos y lineamientos de todo tipo: militares, religiosos, morales, económicos. Forman una imagen absolutamente perfecta similar al sentimiento de gozo por plenitud.

    La perfección cumple con la función de evitar ser crítico con la persona, es un descanso. Los alumnos aplicados cumplen con las tareas y exámenes, pero su área interpersonal está anulada; los nuevos ricos simulan ser perfectos, pero no se percatan de su actuación personal; Dios descansó el séptimo día y no podríamos definir que es una persona.

    Se suele considerar falsas e hipócritas a estas personas perfectas ya que es de humanos equivocarse. El perfecto al no aceptar el error invalida a todos los demás y los hace sentir rechazados, inferiores, de ahí su incapacidad de relacionarse.

    Pero no todo está perdido, tienen afinidad con idólatras, adoradores y sumisos, forman diadas como Pinky y Cerebro.

    Agustín Lara era tan pobre y desgraciado que una vez alcanzado el éxito, desdeñaba tomar en vasos que le parecían sucios y solo aparecía en casimir. En privado María Felix se postró ante él para suplicarle que no la abandonara (cosa que no sucedió), luego ella aprendió su soberbia. Ambos desdichados sobrevivieron porque tenían otros talentos que generaban simpatía al colectivo.

    En grados extremos la altivez puede degenerar en soberbia y hasta en narcisismo extremo. Cuando la personalidad se trastorna de esta manera, se suele observar que se desvió de la convivencia social sana hacia las necesidades insatisfechas, obsesiones rudimentarias y miedos de la niñez.

    La intervención con tu amistad no podría ser una crítica concisa y directa porque se sentiría amenazado, se pondría un velo de santidad y te recriminaría tus propios pecados. Necesitas indagar de qué necesidades originales se privó (ser aceptado, tener libertad, ser valorado y reconocido) y asentir su permisión. La adaptación y tránsito hacia nuevas expresiones de su persona es un periodo muy largo. Lo primero es dinamitar la represa y el agua tomará su cauce natural.

    En USA hay una obsesión por ser popular, porque el código social así lo demanda. Es exitoso el blanco del norte, popular, estrella del deporte, porque es aceptado por todos en un país de minorías excluyentes (puritanos, afros, hispanos, texanos) y la simpatía garantiza éxito laboral.

    Las psicopatías de cualquier tipo suelen englobarse y confundirse bajo el término psicosis solo porque son vocablos parecidos. La psicosis se caracteriza por una pérdida de la realidad (estado delirante) y alucinaciones, especialmente auditivas, escuchan voces.

  • Anónimo
    hace 10 años

    a q solo hacen lo que complasca a los demas por querer ser aceptados

    mejor se como yo, hago todo para mi bien, solo pienso en mi y me aman ;)

  • hace 10 años

    PRIMERO FELICITACIONES POR ESA LINDA MISION QUE ESTA HACIENDO....EL QUERER QUEDAR SIEMPRE BIEN CON TODOS GENERALMENTE ES QUE EL AUTO ESTIMA ESTA DEMASIADO BAJO, LA PERSONA TIENE MUY BAJO CONCEPTO DE SI MISMO, GENERALMENTE ESA ACTITUD FUE ALGO QUE LE PASO EN SU NIÑEZ Y QUE SIN DARSE CUENTA LA TIENEN EN EL INCONCIENTE, PERO QUE HACE QUE LA PERSONA HAGA LO IMPOSIBLE POR SER ACEPTADA AUNQUE NO LO QUIERA Y LE DUELA.....QUE PENA , SERIA MUY BUENO QUE HICIERA MUCHA RELAJACION, QUE LEA LIBROS DE AUTOESTIMA , LOS HAY EN CANTIDADES Y MUY BUENOS..QUE SOBRE TODO HAGA ORACION, DIOS ES EL SANADOR POR EXCELENCIA.....SALUDOS.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.