¿Se debe utilizar el púlpito religioso para hacer política partidaria?

Nuestro distinguido premio Nóbel de Literatura (yo soy peruana) se ha enfrascado en una suerte de pleito con el Cardenal Cipriani... pero al ponerse sobre el tapete esta situación han salido a la luz muchos actos impunes de parte de este señor...

En su columna “Piedra de toque”, Premio Nobel de Literatura lanzó duras criticas al cardenal Juan Luis Cipriani, por no deslindar contra las violaciones de los Derechos Humanos cometidos durante el régimen dictatorial del ahora preso Alberto Fujimori, cuya hija Keiko, de Fuerza 2011.

"

Aunque no soy creyente, tengo muchos amigos católicos, sacerdotes y laicos, y un gran respeto por quienes tratan de vivir de acuerdo con sus convicciones religiosas. El cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, en cambio, me parece representar la peor tradición de la Iglesia, la autoritaria y oscurantista, la del Index, Torquemada, la Inquisición y las parrillas para el hereje y el apóstata, y su reciente autodefensa, “Los irrenunciables derechos humanos”, publicada el 1 de mayo en Lima, justifica todas las críticas que en nombre de la democracia y los derechos humanos recibe con frecuencia y, principalmente, de los sectores católicos más liberales.

(...)

El cardenal Cipriani desmiente, además, que durante la dictadura hubiera guardado silencio frente a uno de los crímenes colectivos más abyectos cometidos por Fujimori y sus cómplices: la esterilización, mediante engaños, de unas 300.000 campesinas a las que, por orden del dictador, los equipos del Ministerio de Salud ligaron las trompas o castraron, asegurándoles que se trataba de simples vacunas o de una medida que solo temporalmente les impediría concebir. ¿Cómo es que nadie se enteró en el Perú de que el arzobispo había encontrado reprobables estos atropellos? Porque en vez de protestar públicamente ¡se limitó a hacerlo en privado, es decir, susurrando con discreción su protesta en el pabellón de la oreja del dictador!

El cardenal no suele ser tan discreto cuando se trata de protestar contra los preservativos y no se diga el aborto, o, para el caso, contra quienes en esta segunda vuelta de las elecciones peruanas apoyamos a Ollanta Humala. Por ejemplo, por haberlo hecho yo, me ha amonestado de manera estentórea y nada menos que desde el púlpito de la Catedral de Lima, durante un oficio. Me ha pedido “más seriedad” y ha clamado que cómo me atrevo a dar consejos por quién votar a los peruanos. El cardenal está nervioso y olvida que todavía hay libertad en el Perú y que cualquier ciudadano puede opinar sobre política sin pedirle permiso a él ni a nadie. (Claro que las cosas cambiarán si sale elegida la señora Fujimori, la candidata a la que él bendecía en aquel mismo oficio en el que me prohibía opinar).

No solo el arzobispo de Lima se excede en estos días de campaña y guerra sucia en el Perú. Una connotada fujimorista, también del Opus Dei como monseñor Cipriani, Martha Chávez, ha amenazado públicamente al presidente del Poder Judicial, el doctor César San Martín, eminente jurista que presidió el tribunal que condenó a 25 años de cárcel a Fujimori por crímenes contra los derechos humanos, con esta frase profética: “Tendrá que responder en su momento”.

Pero acaso lo más inquietante sean los intentos de purgar a los medios de comunicación, principalmente los canales de televisión, de periodistas independientes y probos, que se resisten a convertirse en propagandistas de la candidatura de la hija del ex dictador. El caso más sonado ha sido el de Patricia Montero, productora general, y José Jara, productor de un noticiero, ambos del Canal N, despedidos, según ha denunciado la primera de ellos, porque los directivos estimaron que habían “humanizado” al candidato Humala en los boletines (¿pretendían que lo animalizaran, más bien?). Estos despidos han provocado una verdadera tempestad de críticas, entre ellas de los más prestigiosos periodistas del propio Canal N, en defensa de sus colegas, y amenazas de renuncias masivas en caso de que continúe la caza de brujas. Lo cual parece haber paralizado por el momento el despido de la prestigiosa y experimentada periodista del Canal 4, Laura Puertas, a quien se reprocha también, por lo visto, padecer de total ineptitud para el servilismo.

Fuente: http://www.cronicaviva.com.pe/index.php/component/...

2 Answers

Rating
  • Favorite Answer

    por que no se debe utilizar el púlpito para hacer política partidaria y mucho menos que las expresiones sean vvertidaspor un representante de la iglesia católica y con mayor razón si se trata de la figura del propio Cardenal, quien representa en todos sus actos a la Santa Sede. Debería hacerse una denuncia pública y porque no judicial si se esta en conocimiento de todo lo que se expone. Espero que el pueblo peruano tenga memoria y no tenga que lamentarse después de los resultados electorales. Indudablemente que un padre defiende a un hijo y un hijo justifica todo lo que hizo un padre. Aclaro que no soy de Perú, pero he sabido de todo lo ocurrido durante la presidencia de Fujimori, creo que ha sido lo mas nefasto en la historia política de vuestro país.

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 9 years ago

    me suena a que no debería inmuscuirse en política partidaria. Pero si en política [a secas] Se entiende la diferencia?

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
Still have questions? Get your answers by asking now.