¿Vos sabés lo que uno jamás debería hacer si sale a comer afuera y pretende seguir con vida?

.

Nuestra confianza digestiva nace en la milanesa con fritas y los ravioles con tuco, y muere en el bife con mixta y la muzza media masa (la pizza más popular).

Para todo lo demás, tenemos miedo. Salir a comer afuera puede ser un acto de arrojo: cualquiera sea el lugar elegido, siempre estamos confiando nuestro estómago a manos ajenas, con resultado incierto.

Los amantes de la cocina de la abuela tuvimos que aceptar la moda de la cocina moderna: pero en nombre de la modernidad, muchas veces, se cometen sacrilegios.

Estas son las 10 cosas que deberías evitar cuando salís a comer afuera.

1. No comer empanadas en una parrillas. Cuando vas a una parrilla, pedí sólo platos que provengan de las brasas. Y para ir picando, chori, morci o achuras. Jamás pidas una empanada, ya que muchos locales utilizan los recortes de carne asada para su relleno.

2. No untar el paté. Te lo dejan en tu mesa no bien llegás, pero lo que meten ese bol es una tristeza: procesan un rejunte de verduras sobrecocidas con algún caldillo o crema y las sobras que van pasando de mesa en mesa. Siempre mejor pedir manteca.

3. No pedir ensalada Caesar. La salsa en su receta original lleva yema de huevos crudos y con ellos, el riesgo de contraer salmonella.

4. No probar el pescado del día. La pesca del día no es otra cosa que una trampa literal -y literaria- del menú. La oferta nunca suele ser muy variada. En los bodegones medio pelo siempre será la merluza. Y el proveedor aparece una vez por semana. De frescura, nada.

5. No pedir ceviche si el restaurante no es peruano. La cocina peruana es pandemia. Y contagia con el síndrome de la mosca: aparece hasta en la sopa. Hoy todos los “restó” –palabra aborrecible- ofrecen ceviche, pero muy pocos hacen lo único que se debe hacer para prepararlo: hacerlo al momento con pescado bien fresco y, dentro de lo posible, con sus ingredientes originales.

6. No pedir aceite de oliva extra virgen. Estamos sentados en un bodegón. Todo pinta bien: ambiente, platos, pan y vino. Hasta que pedimos que nos traigan el aceite de oliva para condimentar la ensalada verde. Entonces, acercan un líquido opaco, espeso y rancio: lubricante digestivo de aroma fiel a su lóbrego aspecto que arruina todo lo que toca, sentidos incluidos. ¿Tiene sentido arruinar la rúcula con aceite de maíz o girasol? Para nada.

7. No pedir mariscos. Los mariscos, cuanto más frescos mejor. Del mar a la olla. ¿Cómo adivinar la edad y suerte de ese mejillón gratinado? ¿Hace cuánto abandonó su océano y transita por el patíbulo gastronómico, la dudosa cadena de frío a la que cada tanto se le pianta un eslabón? Ante la duda, mejor no pedirlos.

8. Evitar el volcán de chocolate. El almendrado de los 80 y el tiramisú de los 90. Pareciera que esta década para abrir un restaurante la AFIP solicita en su formulario que el chef sepa hacer el volcán de chocolate. ¡Vaya suerte! ¿Y nosotros qué somos, conejillos de indias? Aunque no es fácil replicar el postre más interpretado del mundo, hoy cualquiera se le anima. Para concebirlo con la dignidad de un traductor es necesario manipular con talento la mejor materia prima, lo cual no ocurre en la mayoría de los restaurantes.

9. Evitar la "sugerencia del chef". Siempre hay que almorzar a la carta. El menú ejecutivo será la opción más económica, pero si se puede, lo mejor es esquivar las pizarras con la trilogía garabateada en tizas de colores. “Plato + bebida + postre = peligro de temporada”. Por lo general, las propuestas de hoy, son las sobras de ayer.

10. No pedir vino por copa. Pedir vino por copas nos expone a tintos sobreoxigenados y blancos muertos. Tan muertos como la imagen de la marca. Esquivar el vino en copa hoy es fácil, pidiendo alguna buena botella de 375cl. que muchas bodegas han comenzado a comercializar.

http://planetajoy.com/?Peligro%3A_10_cosas_que_jam...

...Lo que uno jamás debería hacer si sale a comer afuera y pretende seguir con vida, está escrito por un porteño. Pero no sólo en Buenos Aires se corre peligro de intoxicarnos a la hora de comer afuera..

¿Cuáles son las cosas que cuando comés fuera de tu casa, vos nunca pedís por tenerle desconfianza?

¿Alguna vez te arriesgaste, pediste un plato dudoso, y saliste mal parado?

¿Nos contás?

Te cedo la palabra

.

12 respuestas

Calificación
  • hace 9 años
    Mejor Respuesta

    Comer "afuera" es seguro, siempre y cuando el "afuera" sea el patio de casa.

    Por mas que mi estómago es una trituradora, evito en lo posible comer fuera de casa, y cuando estoy de viaje, si o si uso tu primer consejo:Parrillada, y lo que sale de las brasas.

    Nada "de cocina".

    Vino en botella y ensalada de lechuga y tomate.

    Nunca tuve una mala experiencia, pero mas vale estar atento.

    Aunque ya ni siquiera comiendo "en casa" se está a salvo de alimentos en mal estado, con fechas vencidas, o elaborados con carne de perro.

    Bromatología...bien gracias. Hay carnicerías que le pasan agua oxigenada a la carne abombada y queda de lujo.

    En fin, vivimos en un mundo complicado, donde hasta cuando respiramos metemos veneno al organismo. Habrá que cuidarse.

    Hasta la próxima...

  • hace 9 años

    Buenos tips Marta, aunque en mi país es muy diferente la comida, pero también aplican algunos puntos, especialmente los mariscos. Acá sobre todo hay que tener cuidado con los tacos, tortas, y antojitos de la noche que se venden al aire libre, imaginate... y dicen que la comida mexicana es de las mas vendidas en el mundo, pero al menos aquí hay que tener un estomago bien entrenado, o tomarse los antibióticos antes de comer jaja.

    Saludos!

  • hace 9 años

    Aqui en México son muy populares los puestos de tacos, todo lo que tienen de deliciosos, lo tienen de contaminados. No solo por la dudosa higiene, sino por la exposición al ambiente en que se sirven.

    Saludos.

    Marian.

  • Anónimo
    hace 9 años

    Yo no confío ni en mi mismo. Por eso jamás voy de compras con hambre o a un restaurante sin una base.Creo que el descuido es la causa primera de muerte

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 9 años

    Si ,una vez en Fray Bentos en un parador muy bonito que ya ni el nombre me acuerdo Si tenia una cancha de bochas y un perro Lassie Chato de gordo ,bueno pedi Costillas de cerdo a la riojana

    Bravo !! bien regadas con tinto merlot. despues de una larga espera vienen,muy bonitas y presentadas . la prueba asegura lo que decia la carta Costillas de cerdo. Lo llamo al mozo y le pregunto.¿ De cerdo verdad Si y le digo 100% cerdo ahh siii. Hasta la mano de obra, le digo .Toma prueba OH no hace falta! -SSi estan podridas , o soy yo . Por favor llevalas y traeme la cuenta Pague ,bien caras y nunca mas pise el parador del camino de las cañas Por lo general andando en los pueblitos chicos nunca pidas cosas raras asi esten en la carta Una costilla Huevos fritos , ensaladas

    cosas comunes de todos los dias para evitar dolores de barriga

    Fuente(s): yo
  • hace 9 años

    Nunca pido albóndigas,pelotillas de carne con salsa

    tampoco nada que lleve salsa, sólo las cosas a la plancha que se note el sabor,así te ponen de lo más fresco que tienen en el restaurante. Aunque una vez me salió mal, en Catellón una ciudad costera se me ocurrió pedir langostinos a la plancha y tenían un sabor raro,me juraron que eran frescos,pero de eso tenían lo mismo que yo, nos invitaron a mi pareja y a mi al café y unas copas,lo que me hizo sospechar más aún, a la mañana siguiente tenía todo el cuello y el pecho con granitos,según el médico es típico de un conservante que le ponen al marisco, fue una cosa leve y estaba de vacaciones, no lo denuncié porque ese mismo día me marchaba, y los granitos se marcharon el mismo día,pero ahora ya sé lo que no debo comer

    besos

  • hace 9 años

    He leido el punto 5 con interes en admiracion, Ceviche en la Argentina... bueno aqui un amigo de Peru, no me extraña es nuestro plato bandera.... nosotros que vivimos con un litoral costeño a lo largo del territorio..., del mar hay mucho material, sin embargo la preparacion es un tema de estilo y de region, hay muchos estilos, hasta ceviche pornografico, por la presencia de las conchas que aqui es una palabra alusiva...., tenemos si una guia gourmet, segun las ganas y el animo que se tengan (quieres comer norteño, serrano, selvatico, internacional, buffet, chifa, parrilla, en fin... me quedo sin dedos) el lugar elegido es tema de otro tonel y hay alguno huariques y points que se pasan de boca en boca o que los mayores reseñan para que la tradicion no se pierda o para que uno que aun tiene leche en los labios se vaya avivando y vaya sintiendo el amor de su tierra que en forma de ingredientes le da a uno.

    Saludos a Marta, se que siempre inquieta y fluida en la palabra bien puesta.

    Jorge

  • hace 9 años

    Planeta Joy tiene notas buenísimas!, a veces es un tantito snob pero en su mayoría me divierte, me hace pasar buen rato y se pueden sacar datos interesantes.

    En los últimos tiempos salir a cenar afuera en Bs As implica un numerito....salvo que vayas a las cantinas o pizzerías tales o cuales, que siguen sirviendo porciones para compartir -en serio- o pizza como corresponde: El cuartito (me encantaaaaa!!!!!!)

    Intentando responder a tu pregunta...veamos....:

    Ensalada Caesar: Y ni hablar si la lechuga ...pseudo lechuga mas bien, viene fría, helada, y con gusto a ¿goma?¿plástico? ¿qué es?

    Comida peruana: Hay que comer ceviche donde veas un señor peruano tras el mostrador, no tanto por la preparación, sino para evitarse a los restaurancitos top de moda que encima tenés que soportar que el camarero te mire a la espera de ...."pedime un autógrafo yo estudio actuación esto lo hago sólo por las noches". Impresionante.

    Tiramisú: Mi amiga italiana me dijo "ma...ésssto no e´ tiramisú...es con mascarpone il vero, esto e´ cual cossa" (jejeje, dijo algo parecido, cuando se enoja deja de autotraducirse y la embarra)

    Si algún día vas a "El obrero" no mires los fondos del lugar....hay unos gatos...no sé sobre QUE estaban...ni QUE lamían...Dios...

    "Ensalada de verdes": le ponen ese nombre para que suene más chic, y uno espera "verdes" no lechuga. Verdes son varios verdes, no un sólo verde. Vergonzoso.

    Postre con frutos rojos: Idem a verdes, pero con rojo. Rojos no son do´ frutilla´. Rojos son varios rojos, sino, cobralo como mermelada.

    Pastas rellenas: Consejo de madre...nunca pidas pasta rellena si no es en un lugar de confianza...¿¿¿qué es esa cosa pastosa adentro del raviol tan tan sospechosa??...mmm...

    Fuente(s): Jajajaa, me encantó tu pregunta!!!
  • OMAR O
    Lv 7
    hace 9 años

    ¡Ojos que no ven ,corazón que no siente!.

    A mi lo que mas me suele preocupar es el momento en que me traen la cuenta.

    Saludos.

  • hace 9 años

    Tres anécdotas para contar:

    1) En un muy conocido restaurante alemán de Vicente López. Después de jugar a los bolos, pasamos al salón comedor; éramos tres parejas, seguimos con la tradicional cerveza del lugar y pedimos una entrada de fiambres y un áspid de cordero para compartir. Llegó el mozo con ambas bandejas y las chicas comenzaron a servir hasta que un grito paralizó el salón. Soltó la cuchara, se levantó y un segundo grito nos hizo salir del asombro del primero. Qué pasa?. Tapó su boca con la servilleta ante una arcada y volvió a gritar: un gusano!...entre la gelatina se desplazaba lentamente un gusano del tamaño de un poroto, quizás muy molesto por haberle interrumpido su sueño.

    2) En una tradicional parrilla de la calle Paraná y Corrientes:mi amiga pide un cuarto de pollo a la parrilla con ensalada. Cuando comienza a trozarlo me dice este pollo no fue lavado. Porqué?. Tiene un coagulo y comienza a removerlo con el cuchillo: era una cucaracha.

    3) En un restaurante de San Isidro, sobre la Av. Márquez:Un ayudante de cocina mientras pelaba un jamón, se hizo un corte profundo en una sus manos con abundante pérdida de sangre. Lo llevaron al hospital para hacerle unos puntos de sutura. Cuando se fue, el dueño tomó el jamón y lo lavó prolijamente bajo la canilla de agua.

    Fuente(s): Estas tres experiencias no han modificado mi debilidad por comer afuera. Insisto en hacerlo. Pido disculpas si pude haber provocado alguna molestia o aprensión.
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.