¿Como puedo mitigar los sentimientos de culpa excesivos por errores que cometo aunque sean triviales?

Les explico. Hace un par de semanas le dije a mi mejor amiga una cosa que no era del todo cierta sobre otra persona. No era nada grave, sin embargo, me empezaron a atacar unos sentimientos de culpa obsesivos en cuanto a eso. Tanto fue así que tuve que confesarle la verdad. Ella me dijo que ya ni se acordaba del asunto, que hiciéramos como que no paso nada, pero que tuviera cuidado al hablar porque tarde o temprano el decir mal las cosas podía socavar una amistad o la confianza, pues ya no confiarías en que la otra persona te esta diciendo la verdad siempre. Bueno, a partir de entonces empecé a analizar la situación para no caer en el mismo error; pero al estar analizando, me di cuenta de algo que no me gusto: ya en varias ocasiones le había dicho cosas que no eran del todo ciertas. No son asuntos graves, son cosas que yo se que ella ya ni recuerda, y que no ha comentado. Pero, a mi me atormentan los sentimientos de culpa todo el tiempo por esas cosas donde, aunque le dije la verdad, algunos detalles no se ajustan a la realidad. Es muy triste reconocer que se me hace muy fácil hacer esto por no pensar antes de abrir la boca. Especialmente con ella, porque es la persona con la que converso casi a diario. No me doy cuenta de lo que dije hasta después que ya lo hice, y cuando me doy cuenta no puedo vivir hasta que lo confieso. Y no tengo reparo en aceptar mis errores, y disculparme. El caso es que con ella, si voy y le digo todos los detallitos que no le he dicho bien, pues obviamente perderé su confianza, o quizás hasta su amistad, y es ahí donde estoy en un dilema porque, si bien me quiero liberar de estos sentimientos, no deseo por ningún motivo perder esa amistad. En el pasado tuve la maldita costumbre de mentir hasta por los codos. Fue algo que hacia todo el tiempo, llegando a creer mis propias mentiras. Ahora siento que lo he superado, pero me fui al otro extremo: cada vez que digo una irregularidad, me atormenta mucho el remordimiento, y pues no puedo estar confesando a cada rato: "sabes que? me acorde que también te mentí en esto y en esto otro?". En que voy a acabar? Siento que mi problema radica en que me clavo demasiado en las cosas, pero no se como dejar de hacerlo. Les pido su ayuda por favor. Me urge. Gracias de antemano.

5 respuestas

Calificación
  • Respuesta preferida

    Digámosle siempre la verdad a nuestro prójimo

    “Ahora que han desechado la falsedad, hable verdad cada uno de ustedes con su prójimo.” (EFE. 4:25)

    A LO largo de los siglos, los hombres han expresado distintos puntos de vista sobre la verdad. Por ejemplo, en el siglo VI antes de nuestra era, el poeta griego Alceo dijo: “En el vino está la verdad”, dando a entender que la gente solo se sincera cuando ha bebido de más. Y el gobernador romano del siglo primero Poncio Pilato demostró la visión escéptica que tenía de la verdad al preguntarle a Jesús: “¿Qué es la verdad?” (Juan 18:38).

    2 En nuestros días hay muchas y muy variadas opiniones sobre este tema. Hay quienes afirman que la palabra verdad se puede entender de diversas maneras, o que cada persona ve la verdad de forma distinta. Y otros sostienen que solo se debe decir la verdad si a uno le conviene o si no le perjudica. De hecho, cierta obra señala: “Quizás la honradez sea una cualidad loable, pero cuando uno tiene que luchar con uñas y dientes por su seguridad y supervivencia, no sirve de mucho. Si queremos seguir viviendo, no nos queda más remedio que mentir” (The Importance of Lying [La importancia de mentir]).

    3 Sin embargo, los discípulos de Cristo vemos este asunto de forma muy diferente. Para nuestro Maestro, la verdad no era una cuestión de interpretación filosófica. Él siempre dijo la verdad, y así lo reconocieron incluso sus propios enemigos: “Maestro, sabemos que eres veraz y enseñas el camino de Dios en verdad” (Mat. 22:16). Como los cristianos seguimos el ejemplo de Jesús, tampoco dudamos en decir la verdad. Concordamos de todo corazón con estas palabras que el apóstol Pablo dirigió a sus hermanos en la fe: “Ahora que han desechado la falsedad, hable verdad cada uno de ustedes con su prójimo” (Efe. 4:25). ¿Qué le parece si analizamos esta exhortación del apóstol? Primero veremos quién es nuestro prójimo. Luego analizaremos qué quiso decir Pablo con la expresión “hablar verdad”, y finalmente explicaremos cómo poner en práctica este consejo en nuestra vida diaria.

    Las recompensas de decir la verdad

    18 Decir siempre la verdad trae muchas recompensas. Una de ellas es tener una conciencia limpia, que produce paz interior y tranquilidad y es de mucho valor para Jehová (Pro. 14:30; Fili. 4:6, 7). Otra de ellas es vivir sin el temor de que se nos descubra mintiendo (1 Tim. 5:24).

    19 Veamos una recompensa más. Pablo dijo: “De toda manera nos recomendamos como ministros de Dios, [...] por habla verídica” (2 Cor. 6:4, 7). Este es precisamente el caso de un Testigo de Gran Bretaña que puso su auto en venta. Cuando vino un hombre interesado en comprárselo, el hermano no dudó en explicarle con franqueza los problemas del vehículo, incluso los que no se veían. Tras hacer un recorrido de prueba, el comprador le preguntó al hermano si era testigo de Jehová. ¿Por qué llegó el hombre a esta conclusión? Por la honradez del hermano, así como por su buena apariencia. El hermano aprovechó la ocasión para dar un buen testimonio.

    20 Y nosotros, ¿contribuimos con nuestra honestidad a que el nombre de Jehová reciba alabanza? Pablo dijo: “Hemos renunciado a las cosas solapadas de las cuales hay que avergonzarse, y no andamos con astucia” (2 Cor. 4:2). Esforcémonos, pues, por decir siempre la verdad. De esa manera, nuestro Padre celestial recibirá la gloria que se merece, y el nombre de su pueblo quedará en alto.

  • hace 1 década

    Primero que todo, te felicito mucho por tu buena ortografia, lo cual ya casi no se ve por ninguna parte. Tambien te felicito porque estas comenzando a conocerte mejor, a descubrirte internamente. Sugiero que te preguntes que te lleva a mentir. Hay muchas razones por las que mentimos. Analiza tu eso, y pronto descubriras las razones o motivos que te llevan a mentir. Si te esfuerzas en ser veraz a cada instante, vas a lograr la paz interior. Recuerda que no siempre debemos decir lo que estamos pensando, de modo que asi aprende uno a controlar la lengua, y a no decir mentiras. Suerte, animo, y Feliz Navidad!!!

    Fuente(s): La cruel realidad :-)
  • hace 1 década

    tarta de distraer no te pongas a pensar en esas cosas busca algun hooby o algo parecido qeu te mantenga ocupad y no mentalises esas ideas de culpabilidad vale suerte

  • Anónimo
    hace 1 década

    Bueno, yo creo que eso lo deberías decidir tú, pero aún así te daré mi opinión:

    Yo opino que deberías decirle a tu amiga la verdad: que te reconcome lo que hiciste y que has tenido miedo de que si se lo decías perderías su amistad. Sio es buena amiga lo comprenderá, mejor hablarlo.

    Espero que te sirva de algo.

    Lunna Furukawa.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Anónimo
    hace 1 década

    simplemente piensa que no eres culpable o responsable de todo lo que sucede

    si tu amiga te quiere te perdonara, quizas ella sabe que estas mas loca que una cabra mentirosa

    la culpa es muy buena compañera para sentirnos mal y atormentarnos de nada

    animo y feliz dia!!

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.