¿¡¡¡¿¿¿<<<<<<Cerré mis ojos>>>>>>???!!!?

Un instante… tan sólo unos segundos; necesitaba descansar un poco la vista de la lectura de aquel libro. Recargué la cabeza hacia atrás buscando un poco de alivio. El subterráneo iba a tope. Cerrando los ojos busqué evadirme un poco del bullicio de la gente y evadirme por completo de mi triste y cruda realidad. Al abrirlos me encontré con tus manos, no vi tu rostro, no hubo necesidad, tus manos acapararon toda mi atención. Siempre he tenido esa obsesión por las manos masculinas, veo en ellas todo el poder, toda la fuerza, me transmiten paz, seguridad, pasión. Eso sí, deben ser “especiales”, grandes, firmes, de hombre, cuidadas pero sin exagerar, rudas, pero que sepan acariciar. Las tuyas eras perfectas; una iba sujeta al tubo que te servía de apoyo, la otra colgaba de la presilla de tu pantalón. Sonó tu celular 2 veces; esperé que contestaras. Mi mirada recorrió el trayecto de tu mano, llamó mi atención una enorme cicatriz en tu cuello, ella se extendía de extremo a extremo. Alcé mi vista; por fin mis ojos se encontraron con los tuyos. Cerraste el teléfono. Tu mirada fue desgarradora, me aniquilaste, me dijiste todo sin decirme nada, me echaste en cara todo tu dolor, te mostraste sin prejuicios y me expusiste tu sentir, vaciaste tu alma, “me gritaste”: <este soy yo, sí un cobarde, soy así, tengo miedo de vivir>; sin embargo de tus labios no salió palabra alguna. <“Quién no comprende una mirada, nunca entenderá una explicación”>; la tuya fue clara, honesta, me miraste desde el dolor mismo, desde lo más humano, desde la infamia de Dios y la bondad del Diablo. Me atravesaste, me desnudaste y, al igual que yo leí en tu mirar tu alma, tú pudiste leer la mía.

En mi mejilla corrió una lágrima. –No llores por mí, yo ya estoy muerto—me dijiste mientras con tu dedo secaste la inoportuna lágrima. --No, tú no estás muerto. —Te contesté y sujeté tu mano con autentica desesperación--¿Quieres morir?—te pregunté. —Ven, bajemos en la siguiente estación, ven a morir conmigo, quiero verte morir en mi piel, muérete conmigo, somos dos condenados. --¿Por qué? ¿A dónde iremos?—Me preguntaste un tanto desconcertado, me detuve y volví mi rostro hacía ti.--¿Tienes mucho qué perder? Por qué yo no, no tengo nada que perder. Mis cartas están echadas, estoy segura que lo único que queda por hacer es no dejar de hacer, finalmente sólo tenemos que cerrar los ojos y llegar hasta donde tope, de estrellarte con todas tus fuerzas y dejar que sea el choque el que te avise el final del camino, es todo o nada, si todo se lo ha de llevar el diablo, al menos que sea un diablo con unas manos cómo las tuyas. ¿Por qué tenemos que perder esa curiosidad insaciable? Ese “no saber a dónde ir”. Sólo por el placer de dejarte llevar. ¿Sabes qué es lo más extraño de mi infancia? Cuándo mi hermano me decía: “Ven, vamos a cazar insectos”, nunca le preguntaba por qué, tan sólo íbamos sin pensar, por qué sí, y mi madre nos reñía: “¿Por qué se han roto los zapatos?” Y nosotros tan sólo respondíamos: “Por qué sí”, por qué sí nos metíamos al charco, por qué sí nos reíamos, por qué sí comíamos tierra, por qué sí, por qué sí, por qué sí, ¡tan sólo y simplemente por qué sí!. ¿Cómo quieres ser hombre, sino has empezado a ser niño? ¡Vámonos, tan sólo por qué sí! Tú tienes miedo de vivir y yo tengo miedo de morir, ¿Lo ves? Nos complementamos, seamos el dúo dinámico, te ensenaré a amar la vida y, ¡Por favor enséñame a amar la muerte…! Tengo algunos meses de vida, los doctores no me dan muchas esperanzas, no sabía en que ocuparlos, eran tantas las cosas que pienso me faltaban por hacer, hoy quiero empezar hacerlas. Ven, tengo que empezar a morir en tu piel, déjame morir amándote, déjame dejar una huella indeleble en tu memoria. Moramos ahogados en un diluvio de sudor y llanto provocado por tanto placer. ¡Quémame en tu fuego! ¡Muérete en el mío! Ya no hay nada que perder, tan sólo el miedo a lo qué podemos hacer juntos.

Y fue así… exactamente así, tal como lo imaginé, tus manos impusieron su fuerza, recorrieron mi cuerpo de manera tal qué, mi cuerpo entero se estremeció de placer, pareciera que nos reconociéramos, que en otras vidas ya nos hubiéramos amado antes, que cada poro de mi piel sabía perfectamente la manera en que la tocabas, mi cuerpo entero te reconocía, te intuía, te leía. Ambos sabíamos que la entrega era total, tenía que serlo, era mucho lo que ganábamos, porque ya no teníamos nada que perder.

Actualización:

El amor no tiene cura, pero es la cura para todos los males...

Leonard Cohen

Abril 2010

Actualización 2:

Querido Maestro Crow... Nunca antes la palabra "Gracias" se me ha hecho tan sencilla. No, no logra abarcar todo lo que le quisiera decir... es que, quedarse a mi lado a pesar de todo lo contradictoría que soy, con todo lo imperfecta que puedo ser, con todo lo hormonal, éso adorado maestro es un enorme mérito. Así que en su honor y como un "pago" a su perseverancia publico este "Cuento" y espero pueda regresarle un poquito de la inmensa alegría que usted me brinda al aceptarme tan hormonal como suelo ser...

Se le quiere, y mucho.

Namaste

8 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Diría excelente, pero en realidad es poco, esto es muestra de la autenticidad en la manera de describir un pensamiento, plasmarlo, agregarle la idea principal, y colocar los detalles para encarnar una perfecta obra literaria. Producto de la maravillosa imaginación que tienes, y sabes expresar, y es algo que pocos lo manejan. Muchas narraciones carecen del componente principal, y es del goce estético, sin ello es un rotundo fracaso, felizmente contigo no pasa eso. Enhorabuena.

  • Souce
    Lv 5
    hace 1 década

     

    Extraño, no siempre se ve una ardilla con sombrero. Tildo entonces, y guardo este momento.

    Hola… mi muy estimado crow se expresa muy bien, yo no podría contestarle a esta magnífica historia ni por más que se me exija, te lleva sola, como lo diría Alfonso.

    Dejo un cariño.

    La vida alcanza a enlazar almas perdidas.

    Yo, el canasto de tus zades

    Al que enrevesada me formas

    de los sinfines del deseo-júbilo, dolor y apatía

    La muerte mantiene a tope la vida,

    yo te salvo, y tú… me mueres ausencia.

    Un beso

     

  • hace 1 década

    _______________________- Lo expresas muy bien, cerrastes tus ojos y a mí me has hecho abrirlos de satisfacción, me ha gustado tu relato, la prueba es, que lo he terminado de leer, caso contrario, no lo hubiese recorrido todo, con mis ojos.

    Felicitaciones

  • Nadie.
    Lv 4
    hace 1 década

    Me gusto tu relato, fue interesante su lectura es fácil y te lleva paso a paso, a mi de verdad me ha gustado, me ha parecido muy bueno.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    Hi Abril (mi querida Ardilla rabietas)

    No sabes que gusto me da, el que estés compartiendo tus cuentos

    recuerdo que tuve el honor de ser de los primeros que lo leyó

    y hace tiempo que te invite a publicar y eras renuente a ello,

    desde el 2 de noviembre que fue tu debut, quería seguir leyendo más de ti

    por estos lugares. Alguna vez alguien me llamó maestro uff que mención más

    alta e inmerecida, recuerdo que solo le dije que prefería me llamase amigo,

    llamarme maestro querida Abril cuando tu sabiduría en cuestiones literarias

    es mayor que la mia es inmerecido nena, llámame amigo cariño me sentiré más cómodo.

    Con respecto a tu hormonalidad y tu estatus de fémina, Me hubiese gustado solo

    decirte 4 palabras (vete a la shin... jaja tu y yo sabemos que honda) pero no fue así;

    aprendí amiga, que cuando se quiere de verdad no caben los reproches

    y también aprendí que debes aceptar a las personas tal cual son

    no importa que sean unas hijas de su mami ja, ya hablando en tono serio linda

    sabes que el cariño y amistad son también de aquí para allá, me congratulo con tus letras.

    Besos nena.

    Fuente(s): Los meses de amistad
  • Anónimo
    hace 1 década

    HOla Abríl ¡¡

    Aqui de nuevo de colada, que letra, que hermosa manera de describir y mostrar imagenes. Que se puede perder, vivieron ese momento como si fuera el ultimo asi es como se debe vivir.

    Y esa frase que compartes tan cierta.

    Un abrazo ¡¡¡¡ y gracias ¡

  • hace 1 década

    Abril :

    He leído en el cuento entre lineas un montón de valores, necesidades, discriminaciones, soledades, baja auto estima, como a la ves lo contrario, es atrapan te desde el principio a final.,-

    Si quisiera hacer una critica intentaría descifrar como se llaman, intentaría buscar la identidad que perdieron.,-

    Si quisiera agregarle algo buscaría darle un final a la historia, me intriga saber como terminaron, si la vida se apago para ambos o si ella empezó entre ambos.,-

    Lo simple de una necesidad esta basado en el ego que la persona siente cuando es generado por un ser que simplemente te mira con el corazón.,-

    He leído un par de cuentos que compartiste conmigo y saber que me das esa oportunidad solo me queda decirte gracias.,-

  • briney
    Lv 4
    hace 4 años

    Uy mi Vida si te contara mis historias en los camiones, metros, aviones, etc. Pude ver un p.c.. de mí en ese relato, lleno de vida y de... adiós. A veces Abril me pregunto ¿por qué todo tiene que terminar en despedida? y ahora que te leo supe el para qué, "para qué inicien nuevas tramas". Leo a Gi y me encanta su respuesta y me los angeles llevo, beso Maestra. ... Un abrazo.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.