Bebe
Lv 4
Bebe preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

¿Cuento de amor para mi príncipe?

Hoy sentí contarte tantas cosas hermosas de una manera especial.

te pedí sentarnos en nuestra banca junto a un árbol rodeado de bellas flores, mariposas monarcas, palomos blancas y un charco con bellos lirios de agua y dos cisnes iniciando una danza maravillosa. nuestros ojos no hacían mas que contemplar cuanta belleza, cuanta hermosura, cuanta paz se sentía al estar allí en ese bellisimo lugar. Al contarte tantas cosas hermosas, se aproximo una paloma blanca con algo atado al cuello, se postro a tus pies y te miraba con ojos llenos de amor, de ternura, de dulzura, te inclinaste y desataste el listón rojo que llevaba al rededor de su cuello, abriste con mucha delicadez el papel y leías lo que te decía. Lágrimas salían de tus ojos, te decía que te pasa amor mio, que te pasa mi dulce príncipe, había un silencio absoluto, aun así, no podías contener tu llanto. Mirabas hacia el cielo azul y decías gracias, gracias porque esto es lo que espere desde aquel día en el cual me preguntaba quien me amara con amor sincero, con amor puro, con un amor sincero, quien? quien? quien me comprende? quien me aceptara tal y como soy? quien? quien? me acerque a ti y me arrodille a tu lado, puse mis manos en tus hombros y te dije. amor mio, mi vida esa carta la escribí hace un par de años recuerdo haberla escrito con tanto amor una noche fría, nostálgica , la luna llena, la escribí con tanto amor, con lágrimas en los ojos, con el corazón abierto . Me dije a mi misma esto se lo he escrito a un príncipe no se cuando, no se donde se encuentra, pero se en lo mas profundo del corazón, lo voy a encontrar y esto que le he escrito llegara a sus manos. Después de haber terminado esa carta de amor, la coloque en una caja de cobre junto a mi cama y allí permaneció todo ese tiempo. hasta aquel hermoso día en el cual llego esa carta de amor en las manos de mi dulce y amado príncipe. Ese príncipe que supe desde aquel día, llegaría a mi vida.

3 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Es precioso lo que has escrito.

    Quiero dedicarte un poema de DIEGO DUBLÉ URRUTIA, uno de los mejores poetas hispanoamericanos, chileno, Premio Nacional de Literatura, creador del criollismo.

    EN EL FONDO DEL LAGO,

    Diego Dublé Urritia

    Soñé que era muy niño, que estaba en la cocina

    escuchando los cuentos de la vieja Paulina.

    Nada había cambiado: el candil en el muro,

    el brasero en el suelo y en un rincón oscuro

    el gato, dormitando. La noche estaba fría

    y el tiempo tan revuelto, que la casa crujía...

    Se escuchaba a lo lejos ese rumor de pena

    que sollozan las olas al morir en la arena,

    y a intervalos más largos esos vagos aullidos

    con que piden auxilio los vapores perdidos.

    Nosotros, los chiquillos, oíamos el cuento

    sentados junto al fuego, y como entrara el viento

    por unos vidrios rotos, su frente medio cana,

    la anciana se cubría con su chalón de lana.

    Era un cuento muy bello:

    Tres príncipes hermanos

    que se fueron por mares y países lejanos

    tras la bella princesa que la mano de un hada

    en un lago sin fondo mantenía encantada.

    El mayor, que fue al norte, no regresó en su vida;

    el otro, que era un loco, pereció en la partida;

    y el menor, que era un ángel, por lo adorable y bello,

    llego al fondo del lago sin perder un cabello...

    Allá abajo, en el fondo, vio paisajes divinos,

    castillos encantados de muros cristalinos

    y en un palacio inmenso, de infinita belleza,

    encerrada y llorando, vio a la pobre princesa.

    Se encontraron sus ojos, se adoraron al punto

    y lo demás fue cosa de poquísimo asunto,

    pues al verlos tan bellos como el sol y la aurora,

    el hada, que era buena, los casó sin demora.

    - Así acabó la historia de aquella noche. El gato

    se despertó gruñendo, desperezóse un rato

    y se durmió de nuevo. Zumbó la ventolina

    en el cañón, ya frío, de la vieja cocina...

    Se levantó un chicuelo y sin hacer ruido

    enhollinó la cara de otro chico dormido...

    Yo me quedé soñando con el príncipe amado

    por la bella princesa, con el lago encantado

    y también con los tristes y apartados desiertos

    donde duermen los huesos de los príncipes muertos.

    Fuente(s): La Princesa eras tú. Que tengas un día muy feliz.
  • hace 1 década

    todo un cuento. un placer leerla, un fuerte abrazo.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Bebe:

    Un lindo como exquisito, tierno y conmovedor escrito y relato nos comparte tu persona. Es un embeleso de amor percibir y sentir lo que externan tus palabras y plasmas con tal emotividad.

    ¡Felicitaciones!; por el mismo.

    ¡Gracias!.

    Saludos!.

    Fuente(s): Opinión y Comentario!.
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.