¿ES CIERTO QUE NO HAY QUE VIVIR SOLOS?

LA CHICA DEL PERRO

Esta es la historia de una chica. Una chica que cumplió los veinte años y,

como regalo de cumpleaños, su padre le concedió una casita en el campo, concretamente en la cima de una colina.

Recién mudada en la casa de sus sueños, acababa de instalarse en su chalecito en el

monte con un único acompañante: su perro, un bonito pastor alemán.

Cumpliendo la primera noche en su nueva casa de forma poco original(viendo la tele)

se sorprendió al ver en las noticias que un asesino demente al que se le acusa de

haber asesinado brutalmente a su familia y vecinos, había escapado esa misma noche

hace dos escasas horas del manicomio de la colina contigua en la que se situaba su

chalecito recién estrenado. Esto provoco un gran pánico en la veinteañera, que

decidió acostarse, dada la hora que era.

Tuvo que dormir en el sofá del salón, pues su cama aun no había sido instalada, lo

que la incomodó aún más.

Pasaron unos m minutos cuando... ¡BRAUMM!, sólo un trueno. Cuando el miedo la poseía,

bajaba la mano para que su perro la lamiera, lo que le producía tranquilidad. De

repente, sonó un crujido. Bajo la mano...y el perro se la lamió... no pasaba nada.

Otro crujido... esta vez más fuerte. Entonces se oyó un ruido de madera rompiéndose

seguido de lo que pareció el ruido de la puerta al abrirse... la chica, intentando

convencerse a sí misma de que había sido producto de su imaginación, bajó la mano

del sofá y la sensación de tranquilidad volvió de nuevo al notar la lengua de su

querido perro recorrer su piel.

Apenas pasaron unos segundos cuando se oyeron pasos. Silenciosos pasos que

retumbaban con la fragilidad de un vaso de cristal fino en los oídos de la muchacha.

A continuación le pareció oír una especie de goteo continuo: CLOC... CLOC...CLOC...

No quería levantarse, tenía miedo, así que bajó la mano para que el perro se la

lamiera. Pero aunque le lamiera las manos toda la noche el goteo seguiría ahí:

CLOC...CLOC...CLOC... a si que decidió levantarse a buscar la gotera. Empezó por la

cocina, pero no había ninguna gotera ahí. Miró por todos los grifos de la casa y por

los baños, pero no encontró ninguna gotera. Sin embargo el ruido de goteo seguía

ahí: CLOC...CLOC...CLOC...

Decidió irse a dormir y buscar el goteo por la mañana, que se veía mejor. Pero el

endemoniado ruido no la dejaba dormir. Bajo la mano para que su perro la lamiera

antes de levantarse, y entonces cayó. Aún no había mirado en el lavadero del garaje.

Emprendió camino hacia el lavadero y en cuanto abrió la puerta deseó no haberlo

hecho nunca: vio a su pastor alemán ahorcado con gotas de sangre goteando por su

cuello, lo que provocaba el ruido. Pero, os preguntareis, si su perro había estado

muerto desde el goteo, ¿quien le chupaba la mano a la chica? ¡EL LOCO!

6 respuestas

Calificación
  • Lv 5
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Esa historia nos la puso un maestro en la escuela... y todos asustados, jajaja nunca la olvidaré ;)

    Hasta ahora no la había vuelto a oir... bueno en este caso leer.

    Saludos, buena vibra

  • hace 1 década

    wow quee miedoo

    ya no podre dormir n_n

    buena historia

  • Anónimo
    hace 1 década

    O_O, estas historias me escarapelan el cuerpo pero me fascinan ¡demonios xD!

    Interesante, muy interesante =)

  • hace 1 década

    ME VALE UNA MIERD4 TUS HISTORIAS DE ULTRATUMBA SORETE MAL ******

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Lv 6
    hace 1 década

    ohhhhh esa lectura nos la leyo la maestra en secundaria >.o

  • Jessi
    Lv 4
    hace 1 década

    No voy a leer todo eso

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.