¿Letra de la canción "El tren de la ancha vía"?

Hay una canción mexicana tradicional de alrededor de los cincuentas, que empieza así:

"El tren que corría

por el ancha vía

de pronto se fué a estrellar

contra un aeroplano

que andaba en el llano

volando sin descansar..."

De niño la cantabamos (uuuhhh) pero solo me acuerdo esa estrofa.

¿Alguien se la sabe completa? ¿quién la cantaba?

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Juan M. Serrat - La maquinita

    Aquí hemos venido

    porque hemos llegado,

    los dos por distintos lados.

    Cantando canciones

    pasamos la vida

    un poco más divertida.

    Era en el año cuarenta,

    antes del cincuenta y cuatro,

    cuando murió tanta gente

    entre Puebla y Apizaco.

    El tren que corría

    sobre su ancha vía

    de pronto se fue a estrellar

    contra un aeroplano

    que andaba en el llano

    volando sin descansar.

    Quedó el maquinista

    con las tripas fuera

    mirando p'al aviador

    que ya sin cabeza

    buscaba un sombrero

    para taparse del sol.

    Todo esto nos sucedía

    sin saber cómo ni cuándo

    y la máquina seguía

    pita... pita... y caminando.

    El buen fogonero

    también quedó muerto

    debajo del chapopote ¹

    y hasta el garrotero,

    sin brazos y tuerto

    seguía dando garrote.

    Buscando al agente

    de publicaciones

    lo encontramos moribundo,

    y el pobre gritando:

    «Cervezas heladas...»,

    se fue para el otro mundo.

    Los pocos supervivientes

    los contemplaban llorando

    y la máquina seguía

    pita... pita... y caminando.

    Llegó la Cruz Roja,

    llegó la Cruz Blanca,

    pa' auxiliar a los heridos

    y allí se encontraron

    que todos los muertos

    de miedo ya habían corrido.

    Toditos los muertos

    salieron huyendo

    en tan críticos instantes,

    que ha habido difunto

    que lo han encontrado

    cuatro leguas adelante.

    En una zanja los muertos

    solitos se iban echando

    y la máquina seguía

    pita... pita... y caminando.

    Llegó en un fotingo

    Don Maximiliano,

    que era entonces gobernante,

    y vio entre los muertos

    a un pobre gendarme

    gritando: «Alto y adelante».

    Don Maximiliano

    vio el pullman abierto

    y a comer se metió al punto

    y allí el cocinero

    le sirvió al instante

    los hígados de un difunto.

    Los zopilotes ² estaban

    sobre los muertos volando

    y la máquina seguía

    pita... pita... y caminando.

    Y ya no queremos

    seguir esta historia

    para no cansar a ustedes.

    Rueguen por las almas

    de los que murieron

    hombres, niños y mujeres.

    Al recordar tanto muerto

    nos retiramos llorando

    y la máquina seguía

    pita... pita... y caminando.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.