Sabes apreciar la belleza de la naturaleza?

Mientras espero escuchar el partido, no quiero verlo por cábala, decidí escribir un cuento, cualquier parecido con la realidad de este sitio que todos compartimos es simple coincidencia. UNA EXCURSIÓN SINGULAR Un grupo de personas se había reunido muy cerca de la playa. El viento sureño hacía que el espejo... mostrar más Mientras espero escuchar el partido, no quiero verlo por cábala, decidí escribir un cuento, cualquier parecido con la realidad de este sitio que todos compartimos es simple coincidencia.

UNA EXCURSIÓN SINGULAR

Un grupo de personas se había reunido muy cerca de la playa.
El viento sureño hacía que el espejo de aguas azules del lago tuviera olas encrespadas parecidas a las del océano.
Los personajes de esta historia decidieron caminar por la pasarela, la madera crujía bajo los pies de los caminantes.
En la orilla los árboles de Calafate daban sus últimos frutos, rojos como los rubíes, belleza que solo podían apreciar aquellos seres humanos en cuyo corazón no anidara el resentimiento ni el desprecio.
Dos turistas molestas por el viento encontraban todo mal.
El árbol no les parecía gracioso pese a que el viento movía en forma armoniosa sus ramas como si estuvieran danzando con el mismo susurro utilizado por coloridas avecillas del lugar.
La naturaleza mostraba exultante su belleza y esplendor.
Ruidosa la bocina del catamarán convocaba a los pasajeros de la excursión.
El viento se había transformado en suave brisa, lánguidos los rayos de sol se reflejaban en la silueta majestuosa del glaciar.
El capitán aseguró que las condiciones para emprender el viaje eran óptimas.
Ninguna palabra llegaría al corazón indolente de esas mujeres.
Ofuscadas decidieron refugiarse en el hotel, allí se encontraron con otros pasajeros que parecían haberles calcado la forma de pensar.
Aburridos urdieron un plan, para ello ocuparían las computadoras del sitio.
Eligieron quedarse por un tiempo en determinado espacio.
Incapacitadas para leer las opiniones de otros usuarios y de esa forma poder compartir, optaron por el camino más corto censurar sin leer absolutamente nada.
Entretenidos en sus ideas maléficas olvidaron que por la noche debían regresar a sus lugares de origen.
Inexorable, el tiempo daba paso al cambio de estaciones.
La primavera con sus fragancias y matices no tardó en aparecer.
Silenciosa cambió el paisaje transformando todo en alegría y color.
Nada se sabe de esos pasajeros que alguna vez integraron un bullicioso contingente.
El árbol está cargado de frutos rojos, promete a quien lo pruebe que regresará a un lugar encantado con el único propósito de renovarse y agradecer cada día que regala el destino.
La vida es bella para quienes no han perdido la capacidad de soñar.

http://www.youtube.com/watch?v=0htwQ2YDh...

8 respuestas 8