Sortis preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

¿Una pequeña piedra... ¡Escríbe algo lindo! (9/6/10) (Siente s/esfuerzo y deja respuesta que nazca en verso)?

La piedra

Después de “mi entrega”, después de “tu entrega”,

tuvimos hermosos meses y días difíciles.

Todo se iba diluyendo

y decidí hacer algo,

algo para volver a vibrar,

para volver a encontrarnos,

para brillar otra vez.

Justo esta mañana

renové contigo,

con besos,

cariños,

palabras,

hermosas flores,

las mejores del día,

mi compromiso y deseo de rehacer

mi vida junto a ti,

vistándote en tu trabajo,

siendo tus compañeras y compañeros,

testigos a los que les surgieron

sonrisas cómplices,

les brillaron los ojos,

al verme declarar una vez más

ante ellos mi amor por ti.

Después tuve que dejarte,

Después vino un intenso día de emociones,

de ruegos al más allá,

día donde sangre de mi sangre

debió pasar por el quirófano.

Día donde sólo me cupo el rol de esperar,

espera interminable, insoportable,

obligada por mi ilimitada

y humana impotencia.

Espera para que nos devolvieran con vida,

a ese retoño de mi retoño,

para que inicie la ansiada recuperación,

para que sea sana, vital,

para que simplemente sea.

Arrastraba el cuerpo hecho jirones

que se negaba a seguir en pie,

una vez enterado que todo estaba bien,

sabiendo que volvería a escuchar sus risas.

Ya de noche,

te llamé, una vez recostado,

a ti mi amor,

para contarte,

ya que querías saber todo,

todo lo que pasaba en mi mundo,

desde que me enteraron de la novedad.

Estabas de compras del eterno sustento,

en uno de los universales supermercados,

de nuestro universal

sistema de consumos y abastos.

Creyendo que estabas en tu casa,

con cansada y ya lenta voz,

comencé contarte los pormenores,

justo cuando llegaste a la caja.

“¡Ya te llamo!” me dijistes.

“¡Si, si!”, contesté dándome cuenta,

de repente, de dónde estabas,

te imaginé lidiando con las bolsas,

el pago, el apuro de los demás,

la cajera que te hablaba,

y corté.

Y esperé y esperé y esperé,

Recostado en mi cama,

Luché y luché y luché

contra el sueño una y otra vez,

esperando tu llamado,

ya llegarías a tu casa,

“falta poco para que llegues”,

“ya … llegará …”

Nunca llegó tu llamado.

Te llamé al despertar,

ya tarde

y estabas alegremente,

como siempre jugando a las cartas con tu madre …

“No me dejes esperando”,

Te reproché.

“Me quedé luchando con el

sueño esperando tu llamado …

y al final me venció.”

“¡No, si yo, no te dije nada de llamarte!”

Aireado respondí:

“¡Si, en el supermercado!”

Un breve silencio y …

“¡Ahhhh!. Si, si!”

“Perdón …”

“No me digas, por favor, cualquier cosa al responderme”

“Y si me dices algo, por favor, ¡cúmplelo!”

Fue la idea importante transmitida …,

quizás, no en el tono correcto,

para un enamorado,

pero era el tono justo a la situación, creo.

Habré dicho algo más, ya no sé,

Ya no importa …

Y ya con esta simple respuesta,

otra vez nuevamente el sentimiento,

de tu falta de interés …

y cuántas pequeñas cosas más …

Mal final del día,

Mal recomienzo de nuestro romance,

Más de lo de antes,

De lo mismo …

Por favor,

cuida estos pequeños e inmensos detalles …

que ya sucedieron …

y dañaron nuestros anteriores días

Pequeñas desilusiones repetidas,

pequeños desencantos encadenados,

que luego son como una pequeña piedra en el zapato,

que aunque diminuta, te lastima tanto al andar,

que no te deja avanzar,

que te desploma en el camino hacia el amor …,

piedra que genera desencuentro en el camino hacia ti,

Si no puedes con lo menos,

¿cómo harás para poder con lo más?

Yo ya sé que no puedo con una piedra así …

.

2 respuestas

Calificación
  • ,
    Lv 6
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Hola!.

    Una pequeña piedra dices...de pequeña no tiene nada. Eso es una cantera ya. ¿Me he saltado la parte donde ella, en algún momento, dice quererte?, es que no la he visto.

    Ya sabes lo de la "doble vía". Aquí sólo veo un "carril".

    Hace años que leí este poema, a ver que te dice a tí:

    "Un día en el roble que está junto al rio,

    al escribir tu nombre junto al mío,

    pensaba yo entonces,

    poder volver para hablarnos de amor,

    de este amor que pudo ser y no fué.

    ¿Por qué te hizo Dios a tí como yo quiero

    y a mi no como quieres tú?.

    ¿Por qué me ha dado amor para quererte

    y a tí no para quererme a mi?.

    He mentido al viejo roble que está junto al rio,

    al escribir tu nombre junto al mio."

    Besiños.

  • Anónimo
    hace 1 década

    me gusta tu luz. y la de la foto tambien jajaa =D feliz dia

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.