Anónimo
Anónimo preguntado en Medio ambienteOtros - Medio ambiente · hace 1 década

¿Relación Fenómeno el Niño con Terremoto en Chile?

Existe alguna relación Entre el Fenómeno el Niño y el terremoto en Chile.!! Necesito ayuda con esto para una exposición.

Gracias..!

1 respuesta

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    No hay relación entre estos fenómenos...

    Ya estoy preparando futuros posts, en los que iré lentamente discutiendo el tema más general del tan mentado Cambio Climático Global, pero ahora sólo quiero referirme a algunas manifestaciones del clima que son lo bastante impactantes como para llegar a los titulares de los diarios.

    Así es que estamos leyendo con asombro que en espacios relativamente poco distantes, fenómenos de signo contrario están teniendo lugar sincrónicamente, en aparentes paradojas que bien miradas no son tales.

    Las inundaciones en Mèxico, por ejemplo, son titulares en la prensa.

    Y, en Argentina, también hay regiones bajo el agua, mientras otras soportan notable escasez del lìquido elemento.

    Estamos obviamente en presencia de un cambio en el patrón que consideramos “normal” para las distribuciones de lluvias y de temperaturas.

    Pues claro, estamos ante el fenómeno de El Niño, o ENSO como se conoce también, por las siglas en inglés de El Niño Southern Oscillation.

    Y entonces, ¡oh sorpresa! descubrimos, ya en el nombre que este suceso va y viene, (por eso lo de oscilante) es decir que se repite cíclicamente. No es nada nuevo.

    Hay registros arqueológicos que denuncian que al menos en los últimos 15.000 años, se ha venido produciendo con una relativa regularidad.

    Recientemente se ha comprobado además que se trata más bien de un par de fenómenos de distinto signo que se complementan entre sí, y que casi como una humorada se han denominado El Niño y La Niña.

    El nombre de El Niño fue acuñado por pescadores peruanos que ya varios siglos atrás, relacionaron la llegada del niño Dios, a finales de diciembre, cerca de la Navidad, con la aparición de corrientes cálidas en el mar.

    Lo de la Niña pareció la contrapartida lógica, cuando se reconoció que juntos constituyen un ciclo con periodicidad aproximada de 10 años, en que se alternan uno y otro.

    Esto quiere decir que cada uno aparece más o menos cada cuatro o cinco años.

    Pero ojo, sólo los humanos queremos almanaques perfectos, la Naturaleza no se toma el trabajo de armar agenda, ni de consultar calendarios, sino que simplemente va generando las condiciones para que algún fenómeno se presente en el momento exacto.

    Es decir, que a veces hay Niños que se adelantan tanto como para tener una distancia de sólo 2 años, o que se demoran hasta 7 en decir ¡presente!

    Pero, ¿Qué es “El Niño”?

    Nada sencillo de explicar, pero baste con saber que es, aparte de las estaciones y las variacioens en la constante solar, el único gran disparador de cambios meteorólogicos de rápida ocurrencia y corta ciclicidad.

    Esto hace que los humanos podamos percibir estos cambios, a diferencia de otros, que por su recurrencia secular o milenaria no entran en nuestra experiencia vital.

    ¿Cómo se percibe la presencia de El Niño?

    Como una condición anormal en el Océano Pacífico Tropical, cerca de Australia e Indonesia, que persiste entre doce y dieciocho meses, afectando a las condiciones térmicas, y por ende repercutiendo sobre otros elementos del clima, como las precipitaciones.

    ¿Por qué ocurre?

    Los vientos Alisios soplan de manera relativamente constante, sobre todo durante el verano, circulando entre los trópicos, (desde 30-35º de latitud hasta el ecuador) y transfiriendo energìa desde las altas presiones subtropicales, hacia las bajas presiones ecuatoriales.

    Por supuesto, su ruta se ve modificada por el efecto de Coriolis y otros factores, pero ésos son temas para futuros posts.

    Lo concreto es que normalmente, estos vientos concentran gran cantidad de agua y calor en la parte occidental del océano Pacífico, con lo que éste puede ser hasta medio metro más alto en Indonesia que frente a las costas de Perú y Ecuador.

    Puede crearse, además, una diferencia en la temperatura marina superficial de alrededor de 8º C.

    Dadas estas condiciones, consideradas las normales, las lluvias son abundantes en el sureste de Asia, pues la formación de nubes y consecuente precipitación está asociada al aire ascendente que proviene del agua sobrecalentada.

    Pero cuando los Alisios se debilitan, el excedente térmico puede desplazarse hacia las costas del este, y alcanzar la costa de América del Sur.

    Obviamente, como contrapartida, hay enfriamiento relativo en el Pacífico Occidental, es decir, cerca de Asia.

    Ya estamos entonces en presencia de “El Niño”.

    Este cambio en la distribución del excedente térmico, afecta a toda la dinámica atmosfèrica provocando lluvias torrenciales en las costas americanas habitualmente secas, y sequías compensatorias en las otras áreas.

    ¿Y qué pasa con La Niña?

    Pues así como El Niño es provocado por Alisios débiles, La Niña se relaciona con Alisios particularmente fuertes, que acentúan las condiciones habituales, con lo que las lluvias en Indonesia se intensifican, y la sequía se hace más notable en América.

    En definitiva, todo es un ciclo que se compensa siempre, y cuando hablamos de cond

    • Commenter avatarInicia sesión para responder preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.