july55 preguntado en Arte y humanidadesLibros y Autores · hace 1 década

¿donde puedo encontrar los resumenes de el siguiente libro?

cuentos de amor de locura y de muerte

porfavor resumenes de

yaguai

el alambre de pua

los pescadores de vigas

la miel silvestre

nuestro primer cigarro

10 puntos mejor respuesta

3 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Cuentos de amor, locura y muerte; Horacio Quiroga

    Ficha resumen del documento; Cuentos de amor, locura y muerte; Horacio Quiroga ... Cuentos de Amor, de Locura y de Muerte. Una estación de Amor. Personajes: ...

    html.rincondelvago.com/cuentos-de-amor-locura-y-muerte_horacio-quiroga_1.html - En caché - Similares

    Cuentos de amor, locura y muerte; Horacio Quiroga

    Ficha resumen del documento; Cuentos de amor, locura y muerte; Horacio Quiroga Versión PDF; Cuentos de amor, ... Resumen: Cuentos de amor de locura y muerte ...

    html.rincondelvago.com/cuentos-de-amor-locura-y-muerte_horacio-quiroga_2.html - En caché - Similares

    Look It Us: Resumen de cuentos de amor, de locura y de muerte

    Resumen de cuentos de amor, de locura y de muerte. Cuentos de Amor, de Locura y de Muerte Una estación de Amor Personajes: -Octavio Nébel ...

    lookitus.blogspot.com/.../resumen-de-cuentos-de-amor-de-locura-y.html - En caché - Similares

    Horacio Quiroga - Wikipedia, la enciclopedia libre

    Nuevamente en Buenos Aires trabajó en el consulado de Uruguay y dio a la prensa Cuentos de amor, de locura y de muerte (1917), los relatos para niños ...

    es.wikipedia.org/wiki/Horacio_Quiroga - En caché - Similares

    Resumen Del Libro Cuentos De Locura Amor Y Muerte - Directorio!

    Directorio! mitos-mexicanos.com. Enlaces sobre Resumen Del Libro Cuentos De Locura Amor Y Muerte.

    www.mitos-mexicanos.com/...cuentos/resumen-del-libro-cuentos-de-locura-amor-y-muerte.html - En caché - Similares

    Resumen de Cuentos de amor de locura y de muerte > Poemas del Alma

    27 Abr 2009 ... 2 comentarios en “Resumen de Cuentos de amor de locura y de muerte”. 1. angel190288. Online Offline Puntos: 2608 ...

    www.poemas-del-alma.com/.../resumen-cuentos-amor-locura-muerte - España - En caché - Similares

    [PDF] CUENTOS DE AMOR, DE LOCURA Y DE MUERTE Horacio Quiroga

    Formato de archivo: PDF/Adobe Acrobat - Vista rápida

    de H Quiroga - Citado por 22 - Artículos relacionados

    CUENTOS DE AMOR, DE LOCURA Y DE MUERTE. Horacio Quiroga. 2. UNA ESTACIÓN DE AMOR. PRIMAVERA ...... Mi ex condiscípulo me contó entonces lo que en resumen es ...

    www.librosgratisweb.com/pdf/.../cuentos-de-amor-de-locura-y-de-muerte.pdf

    ¿resumen de cuentos de amor locura y muerte? - Yahoo! Respuestas

    23 Jun 2009 ... ..nesesito el resumen de los cuentos el solitario- la muerte de ... Por favor: no te pierdas la lectura de algunos de los mejores cuentos de ...

    es.answers.yahoo.com/question/index?qid... - España - En caché - Similares

    ¿Cuentos de amor locura y muerte Horacio Quiriga?‎ - 2 Sep 2009

    ¿RESUMEN CUENTOS DE AMOR, DE LOCURA Y DE MUERTE ?‎ - 15 Mar 2009

    ¿resumen de la obra cuentos de amor, de locura y de muerte ...‎ - 3 Nov 2008

    Análisis sobre 8 cuentos de Horacio Quiroga?‎ - 28 Jun 2008

    Más resultados de es.answers.yahoo.com »

    CUENTOS DE AMOR DE LOCURA Y DE MUERTE | QUIROGA, HORACIO | Libros ...

    Cuentos de amor de locura y de muerte constituyen una de las primeras recopilaciones de relatos que Quiroga publicó, en efecto, en ellos está ya toda toda ...

    www.oferta-de-libros.com.ar/4929-cuentos-de-amor-de-locura-y-de-muerte - En caché - Similares

    Cuentos de amor, de locura y de muerte - Libros Gratis

    18 Abr 2008 ... 69 Comentarios en “Cuentos de amor, de locura y de muerte” .... pero estoy poniendo resumen de los cuentos de horacio quiroga y em saltan ...

    www.librosgratis.org/cuentos-de-amor-de-locura-y-de-muerte.html - Similares

    Búsquedas relacionadas con cuentos de amor locura y muerte resumen

    analisis de cuentos de amor locura y muerte resumen del libro cuentos de amor locura y muerte

  • Anónimo
    hace 1 década

    Durante quince días el alazán había buscado en vano la senda por dondesu compañero se escapaba del potrero. El formidable cerco, decapuera--desmonte que ha rebrotado inextricable--no permitía paso niaún a la cabeza del caballo. Evidentemente, no era por allí por dondeel malacara pasaba.Ahora recorría de nuevo la chacra, trotando inquieto con la cabezaalerta. De la profundidad del monte, el malacara respondía a losrelinchos vibrantes de su compañero, con los suyos cortos y rápidos,en que había sin duda una fraternal promesa de abundante comida. Lomás irritante para el alazán era que el malacara reaparecía dos o tresveces en el día para beber. Prometíase aquél entonces no abandonar uninstante a su compañero, y durante algunas horas, en efecto, la parejapastaba en admirable conserva. Pero de pronto el malacara, con su sogaa rastra, se internaba en el chircal, y cuando el alazán, al darsecuenta de su soledad, se lanzaba en su persecución, hallaba el monteinextricable. Esto sí, de adentro, muy cerca aún, el maligno malacararespondía a sus desesperados relinchos, con un relinchillo aboca llena.Hasta que esa mañana el viejo alazán halló la brecha muysencillamente: Cruzando por frente al chircal que desde el monteavanzaba cincuenta metros en el campo, vió un vago sendero que locondujo en perfecta línea oblicua al monte. Allí estaba el malacara,deshojando árboles.La cosa era muy simple: el malacara, cruzando un día el chircal, habíahallado la brecha abierta en el monte por un incienso desarraigado.Repitió su avance a través del chircal, hasta llegar a conocerperfectamente la entrada del túnel. Entonces usó del viejo camino quecon el alazán habían formado a lo largo de la línea del monte. Y aquíestaba la causa del trastorno del alazán: la entrada de la sendaformaba una línea sumamente oblicua con el camino de los caballos, demodo que el alazán, acostumbrado a recorrer ésta de sur a norte yjamás de norte a sur, no hubiera hallado jamás la brecha.En un instante estuvo unido a su compañero, y juntos entonces, sin máspreocupación que la de despuntar torpemente las palmeras jóvenes, losdos caballos decidieron alejarse del malhadado potrero que sabían yade memoria.El monte, sumamente raleado, permitía un fácil avance, aún a caballos.Del bosque no quedaba en verdad sino una franja de doscientos metrosde ancho. Tras él, una capuera de dos años se empenachaba de tabacosalvaje. El viejo alazán, que en su juventud había correteado capuerashasta vivir perdido seis meses en ellas, dirigió la marcha, y en mediahora los tabacos inmediatos quedaron desnudos de hojas hasta dondealcanza un pescuezo de caballo.Caminando, comiendo, curioseando, el alazán y el malacara cruzaron lacapuera hasta que un alambrado los detuvo.--Un alambrado,--dijo el alazán.--Sí, alambrado,--asintió el malacara. Y ambos, pesando la cabezasobre el hilo superior, contemplaron atentamente. Desde allí se veíaun alto pastizal de viejo rozado, blanco por la helada; un bananal yuna plantación nueva. Todo ello poco tentador, sin duda; pero loscaballos entendían ver eso, y uno tras otro siguieron el alambrado ala derecha.Dos minutos después pasaban: un árbol, seco en pie por el fuego, habíacaído sobre los hilos. Atravesaron la blancura del pasto helado en quesus pasos no sonaban, y bordeando el rojizo bananal, quemado por laescarcha, vieron entonces de cerca qué eran aquellas plantas nuevas.--Es yerba,--constató el malacara, haciendo temblar los labios a mediocentímetro de las hojas coriáceas. La decepción pudo haber sidogrande; mas los caballos, si bien golosos, aspiraban sobre todo apasear. De modo que cortando oblicuamente el yerbal, prosiguieron sucamino, hasta que un nuevo alambrado contuvo a la pareja. Costeáronlocon tranquilidad grave y paciente, llegando así a una tranquera,abierta para su dicha, y los paseantes se vieron de repente en plenocamino real.

  • Anónimo
    hace 1 década

    depronto aqui te sirve http://es.shvoong.com/ espero que lo encuentres

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.