¿Es admisible el hipnotismo para los cristianos?

Muchas personas acuden a diferentes métodos para tratar diversos problemas de salud, principalmente tendientes a la rama de la psicología, y muchos profesionales de la materia estan utilizando la hipnosis como tratamiento alternativo para poder curar o buscar la solucion a estas dificultades. Sin embargo los... mostrar más Muchas personas acuden a diferentes métodos para tratar diversos problemas de salud, principalmente tendientes a la rama de la psicología, y muchos profesionales de la materia estan utilizando la hipnosis como tratamiento alternativo para poder curar o buscar la solucion a estas dificultades.

Sin embargo los cristianos deberíamos ver el punto de vista que nos da la biblia acerca del hipnotismo... A continuacion les dejo un artículo relacionado con este tema, que espero que les sea de ayuda.

EL HIPNOTISMO ha sido tema de muchos debates y controversias, al grado que ni a los especialistas en la materia se les hace fácil definirlo. En general se acepta que la hipnosis constituye un estado alterado de la conciencia, o un trance. Sin embargo, lo que a la mayoría de la gente le interesa no es tanto qué es, sino qué logra.

¿Cuál es el punto de vista bíblico sobre el hipnotismo? Desde luego, la Biblia no es un libro de medicina ni toca directamente este tema, pero los principios que contiene nos ayudarán a determinar cómo ve Dios el asunto.


¿Existe conexión entre el hipnotismo y el ocultismo?

¿Es puro fruto de la imaginación aseverar que el hipnotismo está vinculado a las ciencias ocultas? Tal vez algunas películas y novelas fantasiosas hayan avivado la idea, pero la conexión entre la hipnosis y el espiritismo es muy real. La Encyclopedia of Occultism and Parapsychology dice del hipnotismo: “Su historia está estrechamente unida al ocultismo”. El trance religioso, que suele considerarse una forma de hipnosis, ha formado parte de la hechicería y de la magia durante siglos. Además, los sacerdotes egipcios y griegos de la antigüedad hacían que las personas entraran en una especie de trance hipnótico cuando intentaban curarlas en el nombre de sus dioses falsos.

La citada enciclopedia comenta también: “Aun hoy día, muchos fenómenos hipnóticos se catalogan como ‘espiritistas’”. Y aunque resulte difícil determinar hasta qué grado las distintas formas de hipnotismo pudieran estar relacionadas con las artes ocultas, el hecho es que Dios condena con claridad toda forma de espiritismo (Deuteronomio 18:9-12; Revelación [Apocalipsis] 21:8). Por tanto, el cristiano no puede hacer caso omiso de los aspectos claramente antibíblicos de la hipnosis.


Efecto en la conducta

¿Qué puede decirse de su efecto sobre la mente y la conducta? ¿Existen riesgos? Una preocupación válida es que la persona hipnotizada pudiera tener muy poco control de sus actos, factor que aprovechan los hipnotizadores del mundo del espectáculo para lograr que los voluntarios hagan cosas que normalmente no harían, incluso que parezcan estar borrachos.

Sobre tales sesiones públicas de hipnosis, The Encyclopedia Americana señala: “El sujeto hipnotizado pudiera responder más fácilmente a cualquier instrucción —incluso a instrucciones veladas—, ser más propenso a dejarse llevar por impulsos que usualmente se hallan reprimidos y sentir que se ha eliminado toda restricción social y personal de su conducta”. La Collier’s Encyclopedia afirma: “El individuo hipnotizado experimenta una concentración total de sus facultades que lo hace sumamente atento y obediente a las órdenes del hipnotizador”.

¿Le parece inofensivo? ¿Sería prudente que un cristiano dejara que otros influyeran en su mente por medio de la sugestión hipnótica? Eso iría en contra de la exhortación del apóstol Pablo: “Presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio. Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios” (Romanos 12:1, 2).

¿Podría un cristiano tener “una buena conciencia” si se dejara llevar a un estado en el que no tuviera control absoluto de sus pensamientos, de sus deseos y ni siquiera de sus actos? (1 Pedro 3:16.) La Biblia exhorta: “Que cada uno de ustedes sepa tomar posesión de su propio vaso en santificación y honra” (1 Tesalonicenses 4:4). Es obvio que la hipnosis dificultaría la aplicación de ese consejo.
3 respuestas 3