Anónimo
Anónimo preguntado en Sociedad y culturaFolclore y Mitología · hace 1 década

¿Una antigua leyenda (Génesis de la raza)TUPÍ Y GUARANÍ?

Una antigua leyenda americana asegura que en tiempos remotos el profeta Tamandaré‚ predijo el diluvio universal

Actualización:

Esta leyenda es muy especial por su nexo con otras

Actualización 2:

Diluvio universal, es el nombre con que se conoce un acontecimiento narrado en el Génesis, primer libro de la Biblia, sobre la historia de Noé y el castigo enviado por Yahveh.

Igualmente se utiliza la expresión diluvio universal para referirse a la creencia de un gran diluvio que afectó al planeta en la antigüedad. La aceptación de esta historia bíblica como realidad varía entre diferentes grupos, desde aquellos que aceptan toda la historia literalmente, hasta los que la ven como una alegoría, pasando por quienes piensan que puede existir alguna base histórica que dio origen al mito.

Actualización 3:

Noé y su familia y los animales se salvan (siete de cada animal limpio), Noé erige un altar y hace sacrificios, y Eloah decide que nunca más matará a los seres vivientes. La fuente Yavista no menciona un pacto entre Yahveh y Noé.

Actualización 4:

Alguien dijo que la mitología guaraní era tan frondosa y tenía tanta profundidad como la mitología griega. Pero se olvidó de señalar la diferencia más destacable: la de que los personajes de la mitología guaraní eran seres modestos, conocidos, casi palpables, cuyos poderes, si bien provocaban asombro y a veces temor, no sobrepasaban el limite de lo posible y tenían relación con la existencia concreta de los hombres

8 respuestas

Calificación
  • BIBI
    Lv 7
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Gracias Marisa, hoy domingo voy a responder esta hermosa leyenda

    Una antigua leyenda (génesis de la raza) TUPÍ Y GUARANÍ

    Cuenta una antigûa leyenda americana que el profeta llamado TAMANDARÉ predijo en tiempos remotos el diluvio universal, cosa que sucedió, cubriendo de agua toda la tierra.

    Sólo se salvo de este diluvio una familia caria, gracias que pudo subir a una palmera (prindó) de cuyos frutos se mantuvieron los sobrevivientes de la misma hasta que el peligro paso, cuando bajaron las aguas, los integrantes de la familia se ubicaron a las orillas de un gran río Araguay, cuya etimología es ara= cielo guay de o del que se formó de las aguas del diluvio.

    Este río se encuentra bordeado de una frondosa vegetación y va desde el Mato Groso, territorio del Brasil y cruza para desembocar en el Atlántico ecuatorial.

    La leyenda sólo recuerda los nombres de los varones de la familia escogida para poblar la tierra. El Karai que se llamaba áimar (para hacer o generar) con dos hijos Tupí el mayor y Guaraní el menor, ambos con sus esposas (tembireko)

    Al morir sus padres ambos matrimonios siguieron en la casa paterna, en una completa armonía, cultivando las tierras, cazando, pescando y criando sus hijos dentro de una gran pureza de cuerpo y alma.

    Era un verdadero paraíso terrenal. Así los encontraron los conquistadores. Tupí y Guaraní fueron hermanos muy unidos, valerosos cazadores, nadadores en todo el sentido de la palabra, su piel bronceada, curtidos por el sol tenían una gran musculatura, con cuerpos perfectos y brazos que terminaban an manos diestras, con ojos que centellaban una gran destreza y sabiduría. Manos que sabían con destreza utilizar el manejo de las hu"y (flechas) o para pulsar con sus dedos la m"baraka (guitarra) hecha con calabaza.

    Las mujeres eran de una belleza extraordinaria, con sus lacios cabellos negros, hacían juego con sus ojos brillantes y de un negro que embrujaban.,

    Cada cual tenía sus trabajos, los hombres, cultivaban la tierra, cazaban, sacaban el yety (boniato) mandl"o (mandioca) el el avakachi (ananá) que saturaba con su fragancia el ambiente del KoKu (chacra) y las mujeres se ocupaban de los trabajos domésticos. o sea cocinaban, lavaban etc.etc.etc.

    En el hogar había un araraka (papagayo) que parloteaba y era el entretenimiento de la familia. Pero este un día empezó hablar de más y comenzó una cizaña entre las familias, siento el gran promotor que los hermanos se separaran

    Cuando Guaraní regresaba del monte trayendo miel de abejas y frutas frescas le repetía el cuento que Tupí lo traicionaba con su esposa.La duda que sembró, dió paso a la desconfianza y , desunió a la feliz familia

    Guaraní, sabiamente resolvió para no pelearse con su hermano alejarse hacia el sur con su mujer y ubicarla en un lugar hoy llamado Paraguay, Tupí establecido en la querencia paterna y su descendencia fue poblando lo que hoy es Brasil, extendiéndose hacía el norte.

    Este es el génesis, que según la leyenda, de esta dos grandes familias carias, que llegaron a construir con el correr de los tiempos las dos razas más importantes de América la Tupí y la Guaraní.

    Tan emprendedores, activos e inteligentes fueron los fundadores y descendientes de estas razas que en su llegada los españoles encontraron no sólo hombre libres de independiente albedrío, sanos, felices y pacíficos, sino además una extensa línea de productos agrícolas. Esta leyenda de Tupí y Guaraní, se relata de generación en generación en el dulce idioma de la raza.

    gracias nuevamente Marisa, que me diste la oportunidad de relatar esta leyenda que ya tenía leída.

    Fuente(s): Esta leyenda hice un resumen de google que me llevo a Wikipedia.
  • hace 1 década

    Para que voy a responderte.Aún siendo mi respuesta la primera y la mejor,tú siempre eliges a tus "amiguitas".

    Mis respuestas a la Leyenda del Hornero y a la de TUPA HA AÑA, fueron primeras y muy buenas;no había motivo alguno para que no fueran elegidas.

    Fuente(s): Si hay alguna duda comprueben por sí mismos: http://ar.answers.yahoo.com/question/index;_ylt=As... http://ar.answers.yahoo.com/question/index;_ylt=Al... Mi reclamo es MUY JUSTO.
  • hace 1 década

    ES lindo el relato !!!!!

    ((((((no sabía que había competencia vana en estos lugares )))))))))

  • hace 1 década

    buen0o00oo y todo esto , diria yo mas ligado a la biblia >>> a la iglesia a la religiion pues.... catoloca y romana.... todos los demas aspectos añadidos al diluvio universal y0o0 creo ya fue despues... pienso que el genesis tupi y guarani añadieron lo suyo.... ahora bien que un event0o0oo parecido al diluvio pudo haber escrioto mas sobre esta historia... nu see todo puede pasar jajjaa

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • Hola Marisa !

    Aqui te la dejo:

    TUPÍ Y GUARANÍ

    (Génesis de la raza)

    Una antigua leyenda americana asegura que en tiempos remotos el profeta Tamandaré‚ predijo el diluvio universal, que efectivamente se produjo, cubriendo totalmente el agua la faz de la tierra. Solamente se salvó de ese diluvio una familia caria, gracias a que pudo subir a una gran palmera, de cuyos frutos se mantuvieron estos únicos sobrevivientes, hasta que bajaron las aguas.

    Los integrantes de esa familia caria, una vez pasado el peligro, se ubicaron a orillas del ancho río Araguay, cuya etimología: ára, cielo o arriba; gua, de o del; y, agua, indica que es agua caída del cielo o el río que se formó de las aguas del diluvio. Este caudaloso río se encuentra bordeado de exuberante vegetación y nace en el corazón de Mato Grosso, territorio brasileño y cruza monjes y valles para ir a desaguar en el Atlántico ecuatorial.

    La leyenda recuerda solamente el nombre de los varones de esta familia escogida para repoblar la tierra. El Karai), que se llamaba àuar (para ser o para generar), con dos hijos: Tupi el mayor y Guarani el menor, cada uno con su "tembireko" (esposa). Al morir los padres, ambos matrimonios siguieron habitando la casa paterna, en completa armonía, cultivando la tierra, pescando, cazando, criando a sus hijos y viviendo puros, sin egoísmo, sanos de cuerpo y alma. Era un verdadero paraíso terrenal. En ese estado los encontraron los conquistadores. Tupí y Guaraní, fueron dos hermanos muy unidos; mozos, veloces nadadores, habilidosos y temerarios en la caza. Su piel bronceada, curtida por el sol tropical, guardaba una desarrollada musculatura; los ojos centelleantes delataban aguda inteligencia y bravura; los brazos torneados y firmes, terminaban en ágiles dedos, muy katupyry (diestros) en el manejo del "hu'y" (flecha) o para pulsar su nativo "mbaraka" (guitarra), instrumento autóctono hecho de calabaza. Las mujeres eran hermosas, verdaderas palmeras andantes; sus cuerpos esbeltos y ondulantes se deslizaban, al igual que el de los hombres, en el agua le imitaban al "mbigua" (un palmípedo) en sus atrevidas zambullidas; sus lacias cabelleras, lustrosas y renegridas, hacían juego con los ojos vivaces, brillantes y de un negror embrujante.

    Cada cual tenía su trabajo: los hombres pescaban, cazaban y cultivaban la tierra con experiencia innata y gran cariño; de ella sacaban el avati (maíz), de doradas espigas; los abultados y alimenticios tuberculos del jety (batata o boniato), mandl'o (mandioca) y el avakachl (ananá ) que saturaban de fragancia el ambiente del kokue (chacra), el lustroso tallo del pakova (banano), que se inclinaba bajo el peso de sus cachos recargados de banana de oro,. etc. Las mujeres se dedicaban a los quehaceres domésticos; cocinaban en el japepo (olla de barro) y traían agua de los manantiales en bermejos kambuchi (cántaros) sobre sus cabezas, y finalmente el mandyju (algodón) que hilaban y tejían para ser utilizados en sus vestimentas. Completaba este hogar paradisíaco un multicolor araraka (papagayo) parlero, que constituía la distracción de la familia. Un día, sin embargo, habló mas de la cuenta y sembró la cizaña en esa unida y feliz familia, siendo el promotor de la separación definitiva de los hermanos. Cuando Tupl regresaba de caza, el araraka le decía... "Guaraní olko ne rembirekondive" (Guaraní convive con tu mujer).

    Y cuando Guaraní regresaba del monte trayendo miel de abejas, frutas, le repetía el cuento que Tupl lo traicionaba con su mujer. La duda sembrada por el chisme, dio paso a la desconfianza y esta desunió a la hasta entonces feliz familia. Para no pelear entre hermanos y en vista de que la situación se iba tornando insostenible, Guaraní resolvió alejarse hacia el Sur con su mujer y se ubicaron en el lugar que hoy se conoce como el Paraguay. Tupl quedó establecido en la querencia paterna y su descendencia fue poblando lo que hoy es el Brasil, extendiéndose hasta el norte. Este es, según la leyenda el génesis de las dos grandes familias carias, que llegaron a constituir, con el correr del tiempo dos importantes razas de América: la Tupí y la Guaraní. Tan emprendedores, activos e inteligentes fueron los fundadores y descendientes de estas razas, que a su llegada los españoles encontraron no sólo hombres libres, de independiente albedrío, sanos,felices y pacíficos, sino que también una extensa variedad en la línea de productos agrícolas. Esta leyenda de Tupí y Guaraní se relata de generación en generación en el dulce idioma de la raza.

    Linda leyenda Marisa,

    que tengas muy buenas noches :)

  • hace 1 década

    en la memoria humana el dilubio universal ha quedado grabado, esto es en diferentes culturas del mundo se mencionan sucesos semejantes, como tambien en la cultura maya, etc., este suceso es sin duda muy significativo y su registro en varias culturas nos dan buen material para pensar y comentar. saludos mari

  • . Marisa, leeré de qué se trata y volveré a responder la pregunta....

    Y como acotación al margen:

    personalmente pienso que Marisa elige siempre la que le parece la mejor respuesta.... perdón por entrometerme, pero es que no es justa semejante aseveración, hace tiempo que sigo sus preguntas y he visto siempre su manifiesta ecuanimidad.

    Un saludo.

    EDITO (la tuve que copiar y pegar porque es muy larga, pero es una hermosa leyenda )

    Una antigua leyenda americana asegura que en tiempos remotos el profeta Tamandaré‚ predijo el diluvio universal, que efectivamente se produjo, cubriendo totalmente el agua la faz de la tierra. Solamente se salvó de ese diluvio una familia caria, gracias a que pudo subir a un gran pindó (palmera), de cuyos frutos se mantuvieron estos únicos sobrevivientes, hasta que bajaron las aguas.

    Los integrantes de esa familia caria, una vez pasado el peligro, se ubicaron a orillas del anchuroso río Araguay, cuya etimología: ára, cielo o arriba; gua, de o del; y, agua, indica que es agua caída del cielo o el río que se formó de las aguas del diluvio. Este caudaloso río se encuentra bordeado de exuberante vegetación y nace en el corazón de Mato Grosso, territorio brasileño y cruza monjes y valles para ir a desaguar en el Atlántico ecuatorial.

    La leyenda recuerda solamente el nombre de los varones de esta familia escogida para repoblar la tierra. El Karai), que se llamaba àuar (para ser o para generar), con dos hijos: Tupi el mayor y Guarani el menor, cada uno con su "tembireko" (esposa). Al morir los padres, ambos matrimonios siguieron habitando la casa paterna, en completa armonía, cultivando la tierra, pescando, cazando, criando a sus hijos y viviendo puros, sin egoísmo, sanos de cuerpo y alma. Era un verdadero paraíso terrenal. En ese estado los encontraron los conquistadores. Tupí y Guaraní, fueron dos hermanos muy unidos; mozos forni- dos, veloces nadadores, habilidosos y temerarios en la caza. Su piel bronceada, curtida por el sol tropical, guardaba una desarrollada musculatura; los ojos centelleantes delataban aguda inteligencia y bravura; los brazos torneados y firmes, terminaban en ágiles dedos, muy katupyry (diestros) en el manejo del "hu'y" (flecha) o para pulsar su nativo "mbaraka" (guitarra), instrumento autóctono hecho de calabaza. Las mujeres eran hermosas, verdaderas palmeras andantes; sus cuerpos esbeltos y ondulantes se deslizaban, al igual que el de los hombres, en el agua le imitaban al "mbigua" (un palmípedo) en sus atrevidas zambullidas; sus lacias cabelleras, lustrosas y renegridas, hacían juego con los ojos vivaces, brillantes y de un negror embrujante.

    Cada cual tenía su trabajo: los hombres pescaban, cazaban y cultivaban la tierra con experiencia innata y gran cariño; de ella sacaban el avati (maíz), de doradas espigas; los abultados y alimenticios tuberculos del jety (batata o boniato), mandl'o (mandioca) y el avakachl (ananá ) que saturaban de fragancia el ambiente del kokue (chacra), el lustroso tallo del pakova (banano), que se inclinaba bajo el peso de sus cachos recargados de banana de oro,. etc. Las mujeres se dedicaban a los quehaceres domésticos; cocinaban en el japepo (olla de barro) y traían agua de los manantiales en bermejos kambuchi (cántaros) sobre sus cabezas, y finalmente el mandyju (algodón) que hilaban y tejían para ser utilizados en sus vestimentas. Completaba este hogar paradisíaco un multicolor araraka (papagayo) parlero, que constituía la distracción de la familia. Un día, sin embargo, habló mas de la cuenta y sembró la cizaña en esa unida y feliz familia, siendo el promotor de la separación definitiva de los hermanos. Cuando Tupl regresaba de caza, el araraka le decía... "Guaraní olko ne rembirekondive" (Guaraní convive con tu mujer).

    Y cuando Guaraní regresaba del monte trayendo miel de abejas, frutas, le repetía el cuento que Tupl lo traicionaba con su mujer. La duda sembrada por el chisme, dio paso a la desconfianza y esta desunió a la hasta entonces feliz familia. Para no pelear entre hermanos y en vista de que la situación se iba tornando insostenible, Guaraní resolvió alejarse hacia el Sur con su mujer y se ubicaron en el lugar que hoy se conoce como el Paraguay. Tupl quedó establecido en la querencia paterna y su descendencia fue poblando lo que hoy es el Brasil, extendiéndose hasta el norte. Este es, según la leyenda el génesis de las dos grandes familias carias, que llegaron a constituir, con el correr del tiempo dos importantes razas de América: la Tupí y la Guaraní. Tan emprendedores, activos e inteligentes fueron los fundadores y descendientes de estas razas, que a su llegada los españoles encontraron no sólo hombres libres, de independiente albedrío, sanos,felices y pacíficos, sino que también una extensa variedad en la línea de productos agrícolas. Esta leyenda de Tupí y Guaraní se relata de generación en generación en el dulce idioma de la raza.

  • chiky
    Lv 7
    hace 1 década

    Hola Amiga,

    Aunque te digan que solo elegís a tus amigos, yo me siento una de ellas y no creo que me hayas elegido tantas veces, es mas me pareces muy justa y que lees y analizas todas las respuestas que recibís.

    Adelante, seguí así

    Cuenta la leyenda que TUPI - GUARANI, eran dos hermanos que junto a sus respectivas familias, ( esposa e hijos de cada uno) viajaban juntos,

    Hasta que un día se pelearon y se separaron

    GUARANI viajo hacia el este dando origen de los pueblos que conocemos como Guaraníes en Paraguay, noroeste de Argentina y su de Brasil

    Mientras su hermano TUPI, se dirigió al Oeste y se estableció en la zona de Bolivia, noroeste de la Argentina, norte de Chile y Sur de Perú.

    Las lenguas que se hablaban eran el Tupí y el Guaraní, lengua que todavía se sigue utilizando en Paraguay y es considerada la segunda lengua oficial

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.