¿ayuda con la LL y la Y..^^?

hola usuarios de yahoo!..quisiera que porfavor me ayudaran con la LL y la Y, es q tengo una exposicion y quisiera hablar mucho del tema..pero lo que encontea es muy corto pero bien chevere..quisiera saber si alguien me puede ayudar..para asii ampliar la informacion q encontre..muchas gracias..

muchos besitos! (K)

3 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    esteeeeeeeeeeeeeeeeee esoooo es falci aki ta todooo

    Antes de comenzar con el tema en sí, del uso de la Y y la ll, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

    1) El alfabeto, abecedario, o abecé es el conjunto ordenado de las letras de un idioma. Es la agrupación, con un orden determinado, de las grafías utilizadas para representar el lenguaje que sirve de sistema de comunicación.

    Las dos primeras letras griegas alfa (α) y beta (β), que originalmente, en hebreo y en fenicio, significaban "toro" y "casa"; el alfabeto griego es una adaptación del alfabeto hebreo-fenicio.

    Escritura Sütterlin, forma manuscrita de la caligrafía Fraktur (Alemania).

    Algunas letras pueden recibir uno o varios diacríticos con el fin de diferenciar los sonidos de la lengua o poder evitar las ambigüedades. De la misma forma, el alfabeto puede ser entendido por el uso de letras suplementarias. Las evoluciones fonéticas de una lengua se crean a un ritmo diferente de la evolución escrita, la escritura alfabética no garantiza una correspondencia unívoca entre los fonemas y los grafemas.

    En el idioma español, al alfabeto también se le llama abecedario o abecé, nombre también derivado de las primeras letras del mismo.

    En matemáticas, un alfabeto es un conjunto finito y ordenado de símbolos.

    2) El yeísmo es un cambio fonético que consiste en pronunciar de manera idéntica "y", en sus distintas variedades regionales y alofónicas, que el dígrafo "ll" . Es decir se trata de un proceso fonológico de confusión de dos fonemas originalmente distintos, por deslateralización de uno de ellos.

    En castellano antiguo el sonido de "y" y "ll" representaban fonemas diferentes, pero en la mayoría de variedades de español moderno se ha dado un cambio lingüístico y actualmente no se diferencian en la pronunciación (salvo por algunas áreas en España, Paraguay, los Andes y sur de Chile). Es un fenómeno lingüístico muy difundido en la mayoría de los países de habla castellana.

    Como curiosidad podemos decir que la ll fue una letra en sí misma (es decir no dos letras l juntas) desde 1803 hasta 1994. En esta última fecha se eliminó la ll como letra para homogeneizar el alfabeto español con el internacional.

    La y es la Vigésima octava letra del abecedario español, y vigésima quinta del orden latino internacional, que representa un fonema consonántico palatal y sonoro. Su nombre es i griega o ye. tiene dos sonidos distintos: uno como vocal (i), y otro como consonante (parecido a la ll). Aunque los sonidos de las letras ll y y son distintos, la tendencia actual es pronunciarlos de la misma forma (el 90% de la población hispana es yeísta). Es lo que se conoce como yeísmo y esta deformación tuvo su origen en Andalucía. Nosotros no entraremos aquí con los temas de pronunciación y nos centraremos más en la correcta escritura de palabras con ll y con y.

    Se escriben con ll:

    Todas las palabras que terminan en –illa (colilla, chiquilla), -illo (marmolillo, grillo), -ullo (arrullo, murmullo), salvo tuyo, suyo y cuyo.

    Todas las formas verbales cuyo infinitivo termina en –illar (atornillar, pillar), -ellar (mellar, estrellar), -ullar (aturullar, arrullar), -ullir (escabullirse, bullir).

    Todas las formas verbales cuyo infinitivo tiene ll (calló, callando, callaras, … de callar).

    Se escriben con y:

    Las palabras que terminan con sonido i precedido de una vocal formando diptongo o triptongo. Por ejemplo, doy, jersey, buey.

    La conjunción y (por ejemplo, viene y va). La conjunción “y” se sustituye por “e” si la siguiente palabra comienza por una i (tenga h o no). Por ejemplo, “Padre e hijos”, “Fernando e Isabel”. Si la i de la palabra siguiente forma diptongo, entonces no se cambia la “y” por “e” (“zinc y hierro”, “diptongos y hiatos”, “estratosfera y ionosfera”).

    Todas las palabras que empiezan por ad- (adyacente), dis- (disyuntiva), y sub- (subyacente).

    Todas las formas verbales cuyo infinitivo tiene y (rayé, rayando de rayar) o no tienen ni y ni ll (se cayó de caer, leyendo de leer, arguyó de argüir).

    Hay palabras que se pronuncian de forma parecida (igual en las zonas yeístas) pero que se escriben de forma distinta y tienen distintos significados. Normalmente uno las distingue por el contexto y la frecuencia con que aparecen. Así tenemos parejas muy comunes:

    arrollo (de arrollar) y arroyo, calló (de callar) y cayó (de caer), malla y maya, rallar y rayar, rallo (de rallar) y rayo,

    Parejas en las que una es muy común (la primera de la pareja) y la otra no:

    callado (de callar) y cayado, olla y hoya.

    Por último también hay tríos: haya (de haber, muy común), halla (de hallar, menos común) y aya (muy poco común); vaya (de ir, muy común), valla (muy común) y baya (muy poco común).

    Las palabras Homófonas

    Las homófonas: son las palabras que tienen sonidos semejantes o iguales, pero que se escriben de manera diferente. Ej:

    a: como preposicion.ha: del verbo haber.¡ah!: interjeccion de sorpresa.

    ¡ay!: in

    Fuente(s): yo
  • Anónimo
    hace 1 década

    Y:

    Proviene de la letra griega ípsilon (υψιλον) -"i larga"- , que se pronunciaba /u/, más tarde /y/ (como la u francesa o la ü alemana) y actualmente /i/. Inicialmente los romanos la transcribieron con el grafema 'v'; hacia mediados del siglo I a. C. utilizaron la letra 'Y' para trascribir palabras de origen griego en las que se hallaba presente. Por ello, se corresponde con la letra w del alfabeto latino o romano moderno.

    La introducción en Imperio Romano se dio en un periodo tardío en cuanto al desarrollo del alfabeto, por lo que la /y/ pronunciada como "U" produjo confusiones entre las grafías "Y" y "V", pudiendo hallarse la palabra "Satvra" por "Satyra" y "Svlla" por "Sylla".

    En el año 1726, la Real Academia Española separa los usos de las íes latina y griega: decide que sólo la i latina se use como vocal. Todavía hoy es posible leer el letrero Yglesia en las fachadas de algunas viejas iglesias. Algunos apellidos, como Ybarra, han conservardo la antigua grafía. Probable evolución del grafema

    La y hace las veces de consonante y de vocal (concretamente la i semivocal) en diptongos y triptongos al final de una palabra, (como en hoy, buey), aisladamente el signo y tiene el valor vocal equivalente a la i plenamente vocal.

    Como consonante su valor fonético suele ser el correspondiente a un fonema de articulación palatal sonoro, generalmente fricativo siendo según los casos de articulación más o menos abierta, llegando a tener en español una sonoridad semejante a la j inglesa y francesa, aunque suele ser más próximo al valor fonético de la j alemana.

    Precedida de un sonido nasal la "y" se vuelve africada.

    En gran parte de Argentina y Uruguay la "y" se articula con rehilamiento de modo que el sonido resultante es una fricativa post-alveolar sonora [ʒ] (comparable a la "j" francesa de jardin [ʒaʀdɛ̃] o el sonido de la palabra inglesa vision [ˈvɪʒən]); cada vez más común entre los habitantes de la capital argentina es un ensordecimiento de dicho sonido, dando lugar a la pronunciación de la "y" como fricativa post-alveolar sorda [ʃ], (como la "ch" francesa de chanson [ʃɑ̃sɔ̃], o bien la "sh" inglesa de shirt [ʃɜ:rt]). Por ejemplo: Yerba se asimilaría a Sherba y no a Ierba ni Hierba.

    Ll:

    El dígrafo Ll es la decimocuarta letra del alfabeto español y su undécima consonante. En español, aymara, catalán, gallego, quechua y euskera, representa tradicionalmente un fonema lateral palatal (AFI (IPA) /ʎ/); su nombre es femenino: la elle, (pl. elles).

    A partir del Diccionario de la lengua española, 4ª edición (1803) de la Real Academia Española, este dígrafo se alfabetizó en español entre la L y la M como si de una letra sola se tratase; práctica abolida (al igual que con la Ch), en el X Congreso de Academias de la Lengua Española (celebrado en Madrid en abril de 1994), volviéndose de este modo al uso originario de las tres primeras ediciones (no siendo pues una medida revolucionaria, como algunos la calificaron, sino, si acaso, reaccionaria). Pese a todo, y aunque ya no se utiliza a efectos de orden alfabético, sigue siendo considerada oficialmente una letra del alfabeto español.

    En la actualidad, en buena parte de España y de América Latina, el fonema lateral palatal representado originalmente por este dígrafo se ha perdido y ha convergido con el fonema palatal central representado por la consonante Y. Este cambio fonológico se denomina yeísmo, y ha avanzado notablemente en España en las últimas décadas entre las generaciones más jóvenes debido a la influencia de la radio y la televisión (emitidas principalmente desde Madrid, que es un área históricamente yeísta).

    Algunos autores han establecido el origen del yeísmo en Andalucía, así como muchos otros fenómenos fonéticos supuestamente heredados por el español americano (aspiración de la /s/ implosiva, /n/ final velarizada, etc). Dicho esto, difícilmente puede afirmarse que el yeísmo sea, bien en origen o en la actualidad, un andalucismo fonético. En ambos lados del Atlántico el yeísmo continúa propagándose en la actualidad sin que podamos establecer una relación directa de la innovación en España y América. Muy seguramente el yeísmo ha surgido de forma espontánea en muchas zonas del español debido al escaso papel fonológico del fonema /ʎ/.

    En España la pronunciación tradicional como lateral palatal ha quedado así relegada hoy casi por completo a las generaciones más mayores y a áreas rurales principalmente de Castilla, Cataluña, Valencia, Navarra, País Vasco, Aragón y Murcia. Pese a la creencia de que toda Andalucía es yeísta aún quedan restos de distinción en las cercanías de Sevilla, norte de Huelva y zonas de la Serranía de Ronda (provincia de Málaga).

    En América los países que mejor conservan la distinción de /ʎ/ y /y/ son Paraguay y Bolivia. Antaño la distinción estaba muy viva en las tierras altas de Perú, Ecuador, Colombia y zonas del norte de Argentina, hoy en día tan sólo observamos restos de /ʎ/ en estas regiones. En estas zonas de la América

  • hace 1 década

    entras ala paginas de real academia española allí te ayudara en mucho.

    www.raer.es

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.