? preguntado en EducaciónEduación primaria y secundaria · hace 1 década

¿ayudaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa?

en que se basa la economia en el periodo meso indio, por curiosidad

4 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Mejor Respuesta

    Dentro del área circuncaribe, que comprende las islas Bahamas, Antillas, Barbados, Trinidad y Tobago, y en tierra firme, el centro y este de Venezuela y parte de las Guayanas, destacó con fuerza la cultura y el arte de los llamados taínos, que en el momento del descubrimiento ocupaban parte de las Antillas Mayores y Bahamas, fundamentalmente Puerto Rico y La Española (República Dominicana y Haití).

    La denominación taíno no es aborigen, sino que designa a los grupos de lengua arawak en las Antillas Mayores, para distinguirlos de los grupos de la misma lengua del continente. Parece fuera de toda duda, por el momento, que las islas del Caribe fueron pobladas desde Suramérica. Los pobladores más antiguos del área, cazadores de mamíferos paleo-indios, anteriores al 5000 a. C., se han localizado solamente en tierra firme y no será hasta el llamado período Meso-Indio (5000-1000 a. C.), cuando aparezcan los primeros pobladores en las islas. Son pueblos pescadores y recolectores de mariscos que se localizarán solamente en las Antillas Mayores, por lo que es probable que colonizaran las islas en canoas tras recorrer largas distancias. Restos de estos grupos, de lengua Ciboney y denominados marginales, permanecieron durante siglos, pero empujados a lugares muy concretos del oeste de Cuba y pequeñas islas cercanas y de la península suroeste de Haití por pueblos más tardíos de economía agrícola.

    A partir del 1000 a. C., con el comienzo del período Neo-Indio, hace su aparición en el área la agricultura de la mandioca y la cerámica, sin antecedentes conocidos y aparentemente traída por movimientos de población a lo largo de la costa de Venezuela y hacia las Antillas Menores y Mayores. En las islas, las diversas oleadas colonizadoras se identificarán por distintas tradiciones cerámicas, todas claramente suramericanas. Desde el Neo-Indio II (300 d. C.), se reconocen cerámicas saladoides en Puerto Rico y La Española y para el 700-900 d. C., grupos subtaínos, con cerámica ostionoide, aparecen en La Española, Cuba y Jamaica. La fecha más temprana de la cerámica de la cultura taína, conocida como chicoide, es la de 850 d. C. en la República Dominicana, llegando hasta la época del contacto.

    Por último, habría que mencionar a los pueblos de lengua Caribe, localizados en las Antillas Menores, también agricultores y ceramistas, pero de cultura menos compleja, de gran tradición guerrera, que habían conquistado a los arawak de las islas menores, matando a los hombres y uniéndose con sus mujeres y que estaban siendo absorbidos por la superior cultura arawak.

    Los taínos representan el desarrollo cultural más complejo de las Antillas y de toda el área circuncaribe. Su economía tenía una fuerte incidencia en la agricultura, destacando el cultivo de la yuca (mandioca dulce), con la que elaboraban el cazabe, o torta de harina que se tostaba sobre un burén. Cultivaron también el maíz, la batata, el maní y la piña, y recolectaban frutas silvestres entre las que destacamos el mamey, la guanábana, la papaya o la guayaba. La agricultura se practicaba con el sistema de roza (tala y quema) y también de camellones, o levantamiento de amontonamientos circulares de tierra para facilitar el cultivo de los tubérculos. La coa o bastón cavador era el instrumento tradicional, de amplia difusión, con variantes, en toda la América indígena. La pesca, en el mar o en agua dulce por varios procedimientos, la recolección de crustáceos y moluscos y la caza, practicada con arco y flecha o con dardos y propulsores, fueron importantes complementos para la subsistencia.

    Los asentamientos variaban en su composición, desde una sola casa multifamiliar hasta poblados compuestos por unas mil. Los poblados disponían de una o más áreas ceremoniales, en forma de un espacio rectangular, delimitado por un montículo de tierra o lajas de piedra que podían llevar motivos grabados. La residencia del cacique se situaba en uno de los lados de esa plaza y era denominada el caney, gran estructura rectangular con techo a dos aguas y una marquesina frontal de recibo, y que podía hacer las veces de templo donde se guardaban los cemíes, los ídolos más importantes del poblado. El bohío era la vivienda de la gente común, de planta circular y tejado cónico y que igual que el caney era una residencia multifamiliar.

    La organización sociopolítica era el cacicazgo -la palabra cacique procede precisamente de la lengua arawak-, o más precisamente una confederación de jefaturas, en las que un cacique principal gobernaba una especie de provincia, dividida en a modo de distritos, gobernados cada uno por un jefe, que a su vez regían una serie de poblados, cada uno con su líder respectivo de carácter mágico-religioso.

    El arte y la religión se encuentran estrechamente unidos entre los taínos. Según fray Ramón Pané, que realizó una serie de observaciones sobre la cultura de los taínos entre 1494 y 1498 por lo que puede considerarse el primer etnógrafo del Nuevo Mundo y cuyo libro fue el p

  • Anónimo
    hace 1 década

    Dentro del área circunscribe, que comprende las islas Bahamas, Antillas, Barbados, Trinidad y To-bago, y en tierra firme, el centro y este de Venezuela y parte de las Gua yanas, destacó con fuerza la cultura y el arte de los llamados tainos, que en el momento del descubrimiento ocupaban parte de las Antillas Mayores y Bah amas, fundamentalmente Puerto Rico y La Española (República Dominicana y HiTi).

    La denominación taino no es aborigen, sino que designa a los grupos de lengua ARWE en las Antillas Mayores, para distinguirlos de los grupos de la misma lengua del continente. Parece fuera de toda duda, por el momento, que las islas del Caribe fueron pobladas desde Sarmática. Los pobladores más antiguos del área, cazadores de mamíferos paleo-indios, anteriores al 5000 a. C., se han localizado solamente en tierra firme y no será hasta el llamado período Meso-Indio (5000-1000 a. C.), cuando aparezcan los primeros pobladores en las islas. Son pueblos pescadores y recolectores de mariscos que se localizarán solamente en las Antillas Mayores, por lo que es probable que colonizaran las islas en canoas tras recorrer largas distancias. Restos de estos grupos, de lengua Cebones y denominados marginales, permanecieron durante siglos, pero empujados a lugares muy concretos del oeste de Cuba y pequeñas islas cercanas y de la península suroeste de HiTi por pueblos más tardíos de economía agrícola.

    A partir del 1000 a. C., con el comienzo del período Neo-Indio, hace su aparición en el área la agricultura de la mandioca y la cerámica, sin antecedentes conocidos y aparentemente traída por movimientos de población a lo largo de la costa de Venezuela y hacia las Antillas Menores y Mayores. En las islas, las diversas oleadas colonizadoras se identificarán por distintas tradiciones cerámicas, todas claramente sur americanas. Desde el Neo-Indio II (300 d. C.), se reconocen cerámicas saladores en Puerto Rico y La Española y para el 700-900 d. C., grupos sabatinos, con cerámica estipendie, aparecen en La Española, Cuba y Jambica. La fecha más temprana de la cerámica de la cultura taina, conocida como chicote, es la de 850 d. C. en la República Dominicana, llegando hasta la época del contacto.

    Por último, habría que mencionar a los pueblos de lengua Caribe, localizados en las Antillas Menores, también agricultores y ceramistas, pero de cultura menos compleja, de gran tradición guerrera, que habían conquistado a los ARWE de las islas menores, matando a los hombres y uniéndose con sus mujeres y que estaban siendo absorbidos por la superior cultura ARWE.

    Los tainos representan el desarrollo cultural más complejo de las Antillas y de toda el área circunscribe. Su economía tenía una fuerte incidencia en la agricultura, destacando el cultivo de la tuca (mandioca dulce), con la que elaboraban el caz abe, o torta de harina que se tostaba sobre un bren. Cultivaron también el maíz, la batata, el maní y la piña, y recolectaban frutas silvestres entre las que destacamos el mamey, la guanábana, la papa ya o la guayaba. La agricultura se practicaba con el sistema de roza (tala y quema) y también de camellones, o levantamiento de amontonamientos circulares de tierra para facilitar el cultivo de los tubérculos. La cía o bastón cavador era el instrumento tradicional, de amplia difusión, con variantes, en toda la América indígena. La pesca, en el mar o en agua dulce por varios procedimientos, la recolección de crustáceos y moluscos y la caza, practicada con arco y flecha o con dardos y propulsores, fueron importantes complementos para la subsistencia.

    Los asentamientos variaban en su composición, desde una sola casa multiflora hasta poblados compuestos por unas mil. Los poblados disponían de una o más áreas ceremoniales, en forma de un espacio rectangular, delimitado por un montículo de tierra o lajas de piedra que podían llevar motivos grabados. La residencia del cacique se situaba en uno de los lados de esa plaza y era denominada el caney, gran estructura rectangular con techo a dos aguas y una marquesina frontal de recibo, y que podía hacer las veces de templo donde se guardaban los ce míes, los ídolos más importantes del poblado. El bohío era la vivienda de la gente común, de planta circular y tejado cónico y que igual que el caney era una residencia multiflora.

    La organización socio política era el cacicazgo -la palabra cacique procede precisamente de la lengua ARWE-, o más precisamente una confederación de jefaturas, en las que un cacique principal gobernaba una especie de provincia, dividida en a modo de distritos, gobernados cada uno por un jefe, que a su vez regían una serie de poblados, cada uno con su líder respectivo de carácter mágico-religioso.

    El arte y la religión se encuentran estrechamente unidos entre los tainos. Según fray Ramón Pan, que realizó una serie de observaciones sobre la cultura de los tainos entre 1494 y 1498 por lo que puede considerarse el primer etnógrafo del Nuevo Mundo y cuyo libro fue el p

    Fuente(s): yahoo jajaja lo copie
  • hace 1 década

    a llegada de las primeras poblaciones venidas de Asia al continente americano señala el comienzo de la Historia en el Nuevo Mundo. Asistimos de esta manera al inicio del Período Prehispánico, en el que gradualmente las reducidas hordas de cazadores irán dando origen a diferentes culturas que se expandirán desde Alaska hasta la región Magallánica. Altas civilizaciones florecerán en los valles de México y Guatemala, en el norte, mientras que los Andes Centrales serán el núcleo principal en la región sur. Este periodo llegará a su fin cuando los navegantes provenientes de España inicien la conquista del Nuevo Mundo, que de esta forma es arrancado de su aislamiento de milenios para incorporarse a la Historia Universal.

    Para su mejor comprensión se divide en cuatro subperíodos, denominados respectivamente Protoindio, Paleoindio, Mesoindio y Neoindio.

  • Anónimo
    hace 1 década

    La extinción de cierto tipo de fauna y los cambios climáticos propiciaron la adopción de nuevos patrones de subsistencia basados en los recursos provenientes del mar. Así, los aborígenes de este período desarrollaron tecnología aplicada para la pesca, como anzuelos, pesas para redes e instrumentos especializados para fabricar arpones de madera, abrir conchas y fabricar canoas. Con estas últimas recorrieron las costas e islas vecinas.

    Los grupos indígenas de este período continuaron con la recolección de recursos vegetales en el interior del territorio, y al tener la posibilidad de recolectar alimentos diferentes propiciaron formas primarias de agricultura.

    Esta nueva forma de vida necesitó, seguramente, de un conocimiento más preciso de los ciclos biológicos de los recursos que eran recolectados. En este período la organización social se perfeccionó a seminómada, con grupos que se unían durante la abundancia y se dividían durante la escasez.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.