Huri preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

¿Cómo se camina en tu distancia? ¿Querrían leer, si son tan amables, esto que escribí?

Camino a tres palmos sobre el suelo, con la certeza de ti empañada por la niebla, calima tenebrosa que me arropa, siniestra, quebrando mi paso, es entonces cuando la distancia torna en dique, malecón donde rompen tus olas sin que yo pueda palparlas, ahí el ruego de tocar se hace grito pero no alcanza a crujir y se desborda en precipicio.

Estás tan lejos que el acantilado de mi oscuridad abre brecha en el hueco y te construye ausente, no puedo alcanzarte, por eso muero, por eso soy espectro enmarañado a la muerte, al infortunio de nunca tenerte, y antes de morir, deliro reinventándote en nuevas escenas, a disimulo indomable esbozándote con la premura insolente de quien guiña ojos a media risa, a media tarde sobre el confín inacabable de tu lejano horizonte, en aquel extremo donde se pintan pórticos para abrazarte, ahí es, el cuando; pausa para contemplarte.

Me recreo en la inagotable seducción de tus azahares abiertos, en la melancolía de ensoñarte y engendrarte una vez tras otra mientras sucumbo al extravío perenne de ti. Tanto me abandono a tus rincones que desvanezco obsequiando velos negros al suelo, no muero aún, no, tan sólo cierro mis párpados y te beso.

Si quieren opinar, comentar, inclusive complementar o continuar, al respecto de mi prosa, todo se vale, de todo se aprende, muchas gracias.

6 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta preferida

    Huri, hace, uyyy como unos siete años, yo y otras tres plumitas de por aquí dimos a lo largo de un año, una serie de presentaciones poéticas en un bar. Recitábamos actuando y siempre el último poema que cada una actuaba debía ser de nuestra autoría recreando el tema puesto en el escenario Una, la dedicamos a poetisas. "No sé porqué" pero tu hermoso texto, me recordó la mía donde entreveré versos de las poetas con algunos míos. Nunca lo he publicado porque literalmente no puedo decir que sea completamente mío ni de alguna en particular. Esta dedicado al otro género y se llama Bitácora de Eco (fémina condenada a repetir el discurso de su amado Narciso).

    Bitácora de Eco

    I’d call it love if love

    didn’t take so many years…

    Adrienne Rich

    Me entrevero rumor distinto

    frente a tus otras amantes.

    Si una te cubre nube,

    yo te fecundo lluvia.

    Si otra, faro te alumbra,

    yo bailo luna.

    Otra más se tenderá rama

    pero yo, copa verde, cobijo.

    Habrá quien velamen te tiente,

    mas sólo yo, surco travesía.

    I

    Muda viajo en el estupor del instante. La noche se cuelga gota a gota en el vaho del tiempo. Una boca se desdobla cántaro. Otra, velero de papel. Yo con sombra y la sombra conmigo en ángulo recto, abierta frente a mí como una ventana. Ven, llamarada, lame reflejo susurra suspiro. Difumina brasa la dualidad que nos tañe espejo; gózame según convenga a tu natural instinto. Si como hombre, recibe ,canto de sirena, brisa marina. Si como fémina, el peso frutal del polen de la floresta.

    II

    En nuestro sexo juega la infancia que tuve. Toda ojos, burbuja me sumo noctámbulo destello al resplandor solar. Una pluma me sostiene vaivén acompasado. Trino se mece el aire, y de pronto descubro el nombre de las cosas, marco cascabel las horas y filigrana bordo la metáfora. Hilo enhebro al bies los planos: tus llanuras, mis montañas.

    III

    Sobresalto. Despierto. Fugaz, olisqueo el norte orientando las luces del poniente. Sonámbula penumbra me acompaña pergamino en blanco. Arriban umbral los minutos fragancia de la espera. Esencia me vuelco bálsamo, arrullo. Vigilia y nada... Me desatas de ti calladamente. Resucita la paralela, tu perfil sólo recuerdo. El trapecio, un péndulo inerte. La cal de las paredes resbala tapia.

    IV

    Ay de mí. A un paso de la vida, la pierna adelantada. Mi soledad, enclaustrado mármol, centro en la espiral de los cuatro puntos cardinales. Me ciñe vértigo el plenilunio. Por delinearte retozo en los labios, ofrenda incliné mi garganta. Ahora tu voz es todo lo que tengo. Sendero para un viento que destierra. De pie, azul de despedida, reanudo el regreso a mi cuerpo.

  • hace 1 década

    Huri.

    Mucho mejor ahora.

    "...ahí es el cuándo..." y otras, cada vez más esporádicas, nimiedades.

    Segregando cordialmente lo excecrable, tienes a Guanibú y Giralda acoplándose de manera soberbia a tus vocablos. Ante las tres letras uno queda satisfecho, en la parte lírica y creativa, no tanto en lo que podría -y lo digo respetuosamente- caer en el tan común exceso de alabanzas.

    Tu invitación colofolaria tiene una frase sensata, muy sensata: "De todo se aprende", y eso es tan cierto como que me retiro agradeciendo la oportunidad de leerles sabiéndome aprendiz.

    Obvio. Tú fuiste vera. Tú llevas la responsabilidad con la batuta. Continúa escribiendo que lo haces bien.

    Saludos entonces.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Huri muy bonita tu prosa y lo escrito por nuestras compañeras poetas,no agregaré nada sólo disfrutaré leyéndolos nuevamente.bss clarayin.

  • Ada
    Lv 7
    hace 1 década

    ¿Y por qué he de perderme en cada madrugada, en el llanto hacia adentro, en el sueño hacia el vacío, en la soledad sin nombre que me carcome sin misericordia en tu ausencia? Te tuve entre mis brazos, pero eres más fugaz que el mar entre los dedos. Estuviste aquí conmigo, y tu cuerpo intangible es ahora mi mayor anhelo, quisiera alcanzar... una vez más, una noche más, una mañana, un día contigo: las charlas, los paseos, los juegos, las interminables horas de caricias entonces se harían patentes ante mí, con la certeza de este amor constante que espera, permanece, tortura insomne mis ojos, mi piel, mi cuerpo, porque tu ausencia no la quiero asumir como definitiva... todavía. Cada mañana me causa un dolor inaudito, y aunque se repite día tras día, no se convierte en resignación. ¿Por qué? ¡Qué sé yo! ¿Sería que tus besos se quedaron atados a mi sombra, tus manos a mi cuerpo y tu voz a mis oídos? O quizá es que esta terquedad de los sentidos en recrearte hora tras hora ya tiene derretidos a los relojes en su terco caminar hacia atrás, con rumbo al pasado. La alarma electrónica barrita en la mañana y despierto otra vez. Un día más para reconstruirte dolorosamente tras los párpados abiertos y el corazón ahogado.

    Una estrella y un saludo, a cambio de la dicha de leerte.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • no entendi mucho, llegas al tercer renglon y te queres matar!!-----es muy confuso, quizas si no le pusieras tantas vueltas al asunto y dijeras de manera mas simple los sentimientos mas simples mejoaria un monton!!

    igalmente suerte y me gustaria saber como queda si la sigues...

  • hace 1 década

    creo que esta exageradamente rebuscado y no se entiende mucho

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.