Lenis
Lv 6
Lenis preguntado en Familia, Amor y relacionesAmigos · hace 1 década

El collar de turquesas......?

Detrás del mostrador de una exclusiva joyeria, un vendedor miraba distraídamente hacia la calle mientras una pequeña niña se aproximaba al local.

Ella aplastó su naricita contra el vidrio del espectacular aparador y de pronto sus ojos color miel brillaron cuando vio determinado objeto.

Ella entró decididamente en el local y pidió ver un hermoso collar azul que le había llamado la atención y le dijo al vendedor:

“Es para mi hermana. Podría hacerme un lindo paquete?”

El dueño del local, quien estaba a un lado, miró a la chica con cierta desconfianza y con toda tranquilidad le preguntó:

“Cuánto dinero tienes, pequeña?”

Sin alterarse ni un instante, la niña sacó de su bolsillo un atadito lleno de nudos, los cuales delicadamente fue deshaciendo uno por uno.

Cuando terminó, colocó orgullosamente el pañuelo sobre el mostrador y con inusitado aplomo, dijo:

“… Esto alcanza, no?”

En el pañuelo solamente había unas cuantas monedas…

Mirando al dueño con una tierna mirada que expresaba una mezcla de ilusión y tristeza le dijo:

“Sabe, desde que nuestra madre murió, mi hermana me ha cuidado con mucho cariño y la pobre nunca tiene tiempo para ella…”

“Hoy es su cumpleaños y estoy segura que ella estará feliz con este collar, porque es justo del color de sus ojos…”

El empleado miraba al dueño sin saber qué hacer o decir, pero éste sólo le sonrió a la niña, y se fue a la trastienda, y personalmente lo envolvió en un espectacular papel plateado e hizo un hermoso moño con una cinta azul.

Ante el estupor del empleado, el dueño colocó el hermoso paquete en una de las exclusivas bolsas de la joyería y se lo entregó a la pequeña diciéndole:

“Toma, llévalo con cuidado.”

Ella se fue feliz saltando calle abajo.

Todavía no había terminado el día cuando una encantadora joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró en el negocio.

Colocó sobre el mostrador el paquete desenvuelto y preguntó:

“Este collar fue comprado aquí?”

El empleado cortésmente le pidió que esperara un momento y fue a llamar al dueño, quien de inmediato regresó, y con la más respetuosa sonrisa le dijo:

“Sí, señora, este collar es una de las piezas especiales de nuestra colección exclusiva y en efecto, fue comprado aquí esta mañana”

“Cuánto costó?”

“Lamento no poder brindarle esa información, señora. Es nuestra política que el precio de cualquier artículo siempre es un asunto confidencial entre la empresa y el cliente”

“…Pero mi hermana sólo tenía algunas monedas que ha juntado haciendo muñecas de trapo con ropa vieja, pues mi sueldo es demasiado modesto y apenas nos alcanza para sobrevivir. Este collar ciertamente no es de fantasía, y ella simplemente no tendría dinero suficiente para pagarlo…!

El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio casi ceremoniosamente, y con mucho cariño colocó de nuevo la cinta diciendo mientras se lo devolvía a la joven:

“Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar: Ella dio todo lo que tenía.”

El silencio llenó el local y las lágrimas rodaron por el rostro de la joven, mientras sus manos tomaban el paquete y salía de allí lentamente, abrazándolo fuerte contra su pecho.

“Si un día tienes que elegir entre el mundo y el amor,

Recuerda:

Si eliges el mundo quedarás sin amor, pero si eliges el amor, con él conquistarás al mundo”

Einstein

5 respuestas

Calificación
  • BIBI
    Lv 7
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Eso es hermoso pero pasa en sueños nada más, no existe en el mundo entero que algún mortal tenga semejante honor de darle a la pequeña semejante regalo por unas moneditas.

    Pero si espero que alguna persona sea consecuente con alguna persona que necesite ayuda, pero no con una joya sino simplemente con un plato de comida.

    Tu cuento es hermoso, pero lamentablmente es un cuento.

    que tengas una hermosa noche.

    Fuente(s): mias
  • hace 1 década

    Hola Lenis, me hiciste recordar dos relatos que me llegaron por mail:

    Siempre Recuerda a Aquellos a Quienes Sirves.

    "En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó a una mesa.

    La mesera puso un vaso de agua en frente de él. "¿cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?" pregunto el niño. "cincuenta centavos", respondió la mesera. El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas. "¿cuánto cuesta un helado solo?", volvió a preguntar.

    Algunas personas estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba un poco impaciente. "treinta y cinco centavos", dijo ella bruscamente. El niño volvió a contar las monedas. "quiero el helado solo", dijo el niño. La mesera le trajo el helado, y puso la cuenta en la mesa y se fue.

    El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Cuando la mesera volvió, ella empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco centavos... Su propina."

    "Jamás juzgues a alguien antes de tiempo".

    ---------------------------------------------------------------------------------------------------

    Donando Sangre.

    "Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un hospital de Stanford, conocí a una niñita llamada Liz, quien sufría de una extraña enfermedad.

    Su única oportunidad de recuperarse aparentemente era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quien había sobrevivido milagrosamente a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatirla.

    El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a dar su sangre a su hermana. Yo lo vi dudar por solo un momento antes de tomar un gran suspiro y decir: "si, lo haré, si eso salva a Liz.”

    Mientras la transfusión continuaba, él estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, y sonriente mientras nosotros lo asistíamos a él y a su hermana, viendo retornar el color a las mejillas de la niña.

    Entonces la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. Miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa: "¿a qué hora empezaré a morirme?.

    Siendo solo un niño, no había comprendido al doctor; él pensaba que le daría toda su sangre a su hermana. Y aun así se la daba."

    "Da todo por quien ames"

    Muchas gracias por tu relato.

    Saludosº.

  • hace 1 década

    Sólo una cosa, ¿le tocó comisión al empleado?,

    No, en serio, gracias por compartirlo, y por recordarnos que vale más lo que tienes en el corazón y en la mente, que todo lo material qu puedes acumular.

    El dueño de la tienda lo entendió muy bien, valía más la intención de la niña y el amor por su hermana, que la piedra más preciosa del mundo.

    Suerte:/

  • hace 1 década

    Sí.. Lenis...Os agradezco a ti y a Einstein de habernos brindado tan bella historia y tan bello pensamiento.

    Ojalá que nunca tuviéramos que elegir entre el mundo y el amor.

    Un abrazo muy fuerte y un montón de besos llevados por palomas de paz hacía tu ventana.

    Eugenio - el belga.

  • ¿Qué te parecieron las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar por la respuesta.
  • hace 1 década

    Hermoso.....muy hermosa....nuevamente felicitaciones.tienes muy buen gusto para elegir y contarnos cosas maravillosas

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.