¿Qué pensamientos nacen en tí al leer esta historia de amor?

Un amor me sorprendió desprevenido en mi temprana infancia.

Tenía seis años de edad cuando en el colegio conocí a Soledad.

Era alumna nueva. La profesora la sentó a mi lado y en ese instante milagroso algo inesperado y perturbador ocurrió en mi vida: desde que me sonrió y me preguntó mi nombre y me dió la

mano, jamás volví a ser el mismo de antes.

Sin tener realmente a quién pedirle consejo acerca de este fenómeno

tuve que dejarme guiar por mi intuición: me había enamorado.

Yo jamás había pensado que amar sería tan doloroso y confuso.

No podía concentrarme en clases, hacer mis tareas, jugar con mis amigos,

comer o dormir.

Lo único que me calmaba era estar cerca de ella. Y armándome de valentía

y valor, se lo dije…

Para mi sorpresa y profunda alegría, Soledad me confesó que a ella le sucedía

exactamente lo mismo. Y sin saber que hacer con nuestro amor decidimos

solemnemente que nos casaríamos cuando fuéramos adultos y que hasta

entonces jugaríamos siempre juntos.

Y cuando mis padres decidieron irse a vivir a Chile, nuestro universo

se derrumbó estrepitosamente cual castillo de arena.

Más de medio siglo ha transcurrido ya desde nuestra despedida.

No ha habido un solo día sin pensar en ella. Soy ahora un viejo contento y la

vida me ha regalado una suculenta porción de problemas y alegrías, hijas y

amigos. Y amores para siempre.

Pero jamás como Soledad.

Hoy iba caminando por mi barrio, con mi bastón y mi perro,

cuando una hermosa mujer de aproximadamente mi edad se me acercó y me dijo “Ian, espera… no te acuerdas de mi?”.

Una profunda serenidad me invadió la existencia. Era ella. Yo sabía que tendría que ocurrir un día. Su aparición no me sorprendió porque yo la estaba esperando.

Nos sentamos en un banco de la plaza. Soledad parecía tener prisa. Me dijo “…voy a cumplir ya sesenta años de edad, Ian. Soy feliz como tú. Vengo a verte por última vez porque me estoy muriendo. Estoy muy enferma. Jamás he dejado de amarte y si tu aún lo quieres, te propongo que cumplamos nuestra promesa de niños, casémonos!”

Reímos y lloramos y volvimos a reir. Ella me pidió que le mostrara mi barrio, mi ciudad, mi vida, todo. Y yo se las mostré.

Al día siguiente cumplimos nuestro juramento. Fuimos a la Iglesia donde un querido amigo mío nos casó.

Pasamos nuestra luna de miel conversando. Me habló de su cercanía con la “muerte”.

“Porque yo ya tengo mi alma allá”, me dijo misteriosamente. “En el universo”.

Al amanecer del tercer día me susurró “Debo irme, Ian. Sé que seguirás siendo feliz.

Te estaré esperando…”

Nos despedimos con un profundo beso y se fué caminando por la larga calle hasta desaparecer en el horizonte.

En ese instante el mundo pareció desaparecer nuevamente bajo mis piés.

Hasta que comprendí.

Sin perder un minuto más y con mi uniforme escolar y mis libros destartalados bajo el brazo corrí a alcanzarla.

Le regalé una manzana y nos fuimos caminando tomados de la mano hacia el colegio.

No sabemos lo que nos depara el futuro...

Tengas la edad que tengas, deja las preocupaciones inútiles de lado y disfruta lo que la vida, en este momento, te está ofreciendo.

16 Answers

Rating
  • Favorite Answer

    Excelente relato que sirve para tocar la fibra humana que poseemos.

    A veces, pareciese que nos volvemos menos humanos, mentalizados en un mundo materialista, obsesionados por la loca carrera de adquirir objetos, posesiones, lujos, confort y ese tipo de historia no nos interesa, en tanto que la prisa por banalidades y bagatelas nos empujan a obviar lo que en esencia tiene sentido: Vivir.

    Escribió en una oportunidad Fulton Sheen: “Llegamos a la vida con los puños cerrados, listos para la agresividad y la adquisición, pero al irnos los abrimos, pues ya no hay nada en la tierra que necesitemos o que el alma pueda llevarse consigo”

    Cuántos casos parecidos pudiesen estar ocurriendo en este momento, es verdaderamente un motivo para reflexionar. Amores imposibles, cartas que nunca enviamos, palabras que nunca proferimos, viajes que quedaron pendientes, proyectos inconclusos, amigos que nunca visitamos y un sinfín de experiencias que no nos atrevimos a intentar hacer propias en nuestras existencia y que ahora se tornan frustrantes, pero que de momento se tornan recurrentes.

    Qué nos depara el tiempo, es la interrogante que sirve de colofón a la historia…

    “Qué te puedo decir del tiempo, siempre un abanico de oportunidades y posibilidades, pero nunca se le valora en su real dimensión. Unas veces porque andamos aletargados y nos pasa tan aprisa y otras por andar apurados o ser demasiado impacientes.” – Hermes Varillas Labrador

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 1 decade ago

    Ama, ama como si fuera el primer y el último día.

    El alma y los sentimientos no tiene edad, son atemporales, y cuando dos corazones están destinados a estar juntos, se encontrarán, una y otra vez, sin importar el tiempo o el lugar, hasta volver a ser uno por toda la eternidad...

    Es eso, o estoy enamorado como un adolescente...

    n_nn_n....

    Beso linda, te quiero...

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 1 decade ago

    No lo leas lo hice para salvarme, una chica llamada lauren...

    Ah no, perdón...

    Je.

    Bueno, me recuerda un poco a Forrest Gump, ese amor inocente de niños, y que amor no tiene tiempo ni edad.

    Suerte:/

    (no tienes que copiar y mandar esta respuesta) ^_^

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 1 decade ago

    Espectacular relato. Nadie es mejor compañía que la propia soledad, pero hay veces que hasta la soledad te abandona. Besos.

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • How do you think about the answers? You can sign in to vote the answer.
  • 1 decade ago

    ¡Hermosísima historia de amor! sabes,yo si creo en lo de las almas gemelas y para mi este relato es ejemplo de ello,se encontraron desde la infancia,pero por cosas de la vida se tuvieron que separar físicamente porque espiritualmente siguieron unidos y habiendo partido ella de este mundo antes que él,volvió cuando fue el momento de llevarlo con ella,y fueron nuevamente esos niños puros con un amor limpio y profundo.Gracias,es gratificante leer cosas como esta.Besos.

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • BIBI
    Lv 7
    1 decade ago

    Llore, hasta que llegue al final casi no puedo escribir tengo los ojos con lágrimas, pero a la vez tengo una sonrisa porque fue un hermoso cuento de amor, que podría haber sido verdad.

    Tenes razón hay que desfrutar lo que te de la vida en esos momentos y dejar las quejas para quien las quiera soportar, y el mal humos, pero ese cuento de amor es una de las cosas más bellas que leí últimamente.

    Realmente te felicito te mando un beso de abuela BIBI

    Source(s): mia
    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 1 decade ago

    Hermosa historia. Un sueño que duró años hasta que finalmente se convirtió en realidad. Me pregunto si en estas épocas tan difíciles todavía existirán personas que se juren amor eterno y puedan cumplir su juramento, pero, al menos en la fantasía, se pueden realizar los sueños.

    Gracias por tu regalo, conmovedor como siempre.

    Un abrazo grande.

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 1 decade ago

    Guauuu n_n, que buena historia, fijate que me ha ayudado, sobre todo por su mensaje que es muy cierto.

    Esta son la clase de historias que valen la pena de leer, me ha reconfortado ya que paso un problema de amor. Me ha dado un nuevo aire de esperanza. Me hace sentir muy bien y me ha levantado el animo.

    Gracias ñ_ñ

    Saludos. 8)

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 1 decade ago

    WAO ESTA MUY BONITO Y COMO QUE LLENA EL CORAZON DE ESPERANZAS JEJE

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
  • 1 decade ago

    UN AMOR sinceroooooooooo, casi he llorado... es muy bella un amor puro y de niños, cuando continua en grandes, se hace algo muy hermoso

    • Commenter avatarLogin to reply the answers
Still have questions? Get your answers by asking now.