?
Lv 6
? preguntado en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

las tormentas de la vida?

Las tormentas de la vida

Las tormentas de la vida muchas veces nos hacen perder la esperanza y la fe, entristecidos por los que nos tocado vivir, enfermedades terminales o crónicas, perdías de Bienes materiales o cuando perdemos nuestros preciados tesoros nuestros seres queridos, con gran angustia nos peguntamos ¿Por qué a mí? ¿Que hice para merecer esto? ¿Dios existe? Mas que preguntas parecen reproches, porque a nuestro criterio no nos merecemos tanto dolor, si bien es verdad que las tormentas de la vida azotan con fuerzas son como vientos huracanados que a su paso va destruyendo todo, ni las tormentas ni los vientos ni el mismo Dios parecieran tener piedad de nuestras atormentadas vidas.

Estamos Convencidos que somos victimas de los hechos, la fe la esperanza se apagan y negamos la existencia de Dios porque según vuestro criterio como puede haber tanta maldad en mundo si existiera Dios o porque se llevo a mi hijo, porque tengo esta enfermedad, y con reproche décimos no puede existir Dios, y empezáis a maldecir y a decir blasfemia contra Dios que según tu no existe.

Pregunto ¿maldices al que no existe? Yo creo niegas su existencia por dolor porque lo crees culpable de tus sufrimientos según tu, y en tu corazón dices como Dios puede permitir que pasen esas cosas, cuando el dolor nos consume, cuando las tormentas azoten fuertes, es cuando nos acordamos de DIOS. Pero te ¿cuerdas de Dios en época de abundancia? Cuándo tus seres queridos estaban contigo, cuando había salud, cuando las tormentas de la vida no golpeaban en la tuya, ¿eras agradecido con Dios? Con la misma fuerza con la cual maldices hoz agradecías, yo creo que no en época de las vacas gordas, se olvidan de DIOS. ¿Sabes por que? Tu fe era muy pobre es vana.

La fe y la esperaza deben perdurar aunque los vientos sean fuertes, aun cuando todos los elementos se combinen en tu contra aun cuando tu vida sea río turbio, si triunfas sobre todas las aflicciones y no perdiste la fe ni maldices ni injuriaste, recién podéis hablar de fe y de esperanza, créeme que porque fuertes sean las tormentas de la vida no duran para siempre todo lo que tiene un principio tiene un fin…

Adelecia del carmen Montes de oca

3 respuestas

Calificación
  • Isabel
    Lv 7
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Amiga Nubecita, me gusta mucho todo lo que escribes, pues tiene fundamento y lleva mensaje. Es muy cierto que la fe y la esperanza deben perdurar aunque muchas veces las cosas no resulten como las deseamos, porque en resúmen, todo (bueno y malo), nos deja alguna enseñanza y nos ayuda a crecer... a ser mejores personas.

    Gracias por tus lindos escritos. Saludos cariñosos.

    Isabel.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Nube Azul:

    Estoy por completo y totalmente de acuerdo con tu persona. La mayoría de los seres humanos en términos generales no sabemos ser agradecidos con Dios y con la vida misma. En la mayoría de las situaciones o circunstancias qué se nos presentan. Si las cosas marcha bien; no decimos nada no agradecemos y ni tan siquiera recordamos al creador de toda la existencia y de la vida. Pero si andan las cosas mal y las rachas negativas aparecen, entonces renegamos y nos convertimos en blasfemos.

    Pero si nos ocurre una desgracia o una situación incomoda qué nos afectan en nuestro estado anímico y físico; entonces si lo recordamos y renegamos de el, sin tener razón. Muy buena aportación y excelente mensaje cómo reflexión.

    Saludos!.

    Fuente(s): Opinión!.
  • A
    Lv 7
    hace 1 década

    Bonita y sentida tu reflexión, Nubecita!

    Es más fuerte el grito de lamentación, la queja y el llanto. Pero así es el ser humano...

    Como Habacuc dedicamos el tiempo a la queja en vez de pedir y poner la energía para cambiar la situación negativa.

    Sería hermoso y esperanzador pedir en fe...aunque parezca imposible, algo que nunca sucedió, algún camino de expectativa irreversible. Ahí debería obrar el escudo de la fe.

    Yo creo que no hay imposibles! Lo creo de verdad...y espero cosas buenas, que a veces contradicen esta realidad material que vivimos.

    Tienes razón: las tormentas no son eternas...tenemos quien las haga cesar!

    Te mando abrazos y buenos deseos, querida Nubecita.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.