Anónimo
Anónimo preguntado en Arte y humanidadesLibros y Autores · hace 1 década

¿"CASAS MUERTAS" 10 PTOSS?

epoca a la cual pertenecen los hecho, cual es el argumento de la novela y acontecimiento historico que sirva de fondo!!! urgentee

2 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta preferida

    Resumen==*

    Esa mañana estaban enterrando a un ser realmente significativo para él como ningún otro, Sebastián, Carmen Rosa estaba presente, pero parecía más ausente que presente, pero era comprensible. Ya casi no lloraba. La muerte de Sebastián era sabida por todos Al principio luchó por impedir que llegara hasta sus ojos esa lluvia que le estremecía la garganta. Sabía que Sebastián, como confirmación inapelable de su sentencia a muerte, sólo esperaba ver brotar sus lágrimas. Observaba los angustiados ojos febriles espiándole el llanto y ponía toda su voluntad en contenerlo. Ahora marchaba sin lágrimas, confundida entre la gente que asistía al entierro Ella caminaba arrastrando los pies como todos, en la misma cadencia de todos, pero se sentía tan lejana, tan ausente de aquel desfile cuyo sentido se negaba a aceptar, que a ratos parecía que ella y la que caminaba con su cuerpo eran dos personas distintas. A un lado su madre, doña Carmelita, a la izquierda iba Marta, la hermana, preñada como el año pasado. Después lo enterraron. Eso no lo vio Carmen Rosa. A sus oídos llegaron confusamente los latinazos roncos del padre Pernía y la voz atiplada del monaguillo que decía «Amén» pensando en otra cosa. Carmen Rosa volvió a la casa. El patio era diferente después de la muerte de Sebastián. Las lágrimas habían retornado a los ojos de Carmen Rosa. Aquella noche Carmen Rosa permaneció muchas horas inmóvil, a la luz de la lámpara que doña Carmelita había traído consigo. Todos en el pueblo hablaban de esa época Carmen Rosa había prestado siempre más atención que nadie a aquellas historias de un ayer alucinante. A ella le placía particularmente la charla del señor Cartaya. Era una de sus travesuras favoritas hacer sonar las grotescas aldabas cuando regresaba con Marta de la escuela. El padre de Carmen Rosa estaba vivo. Estuvo vivo mucho tiempo, sin estarlo. Antes de «la tragedia», que así decían todos en el pueblo al referirse al suceso que mató en vida al señor Villena, el padre de Carmen Rosa fue uno de los hombres más importantes de Ortiz, tal vez el más importante en la balanza del respeto público. El señor Cartaya se le había repetido muchas veces. Su padre había sido agricultor, ganadero, comerciante. Tuvo una hacienda, entre Ortiz y San Francisco de Tiznados, de café y tabaco. Dentro de la hacienda estaba el hato, con cincuenta vacas lecheras. A Carmen Rosa la llevaron una vez a la hacienda, cuando tuvo la tos ferina. La presencia de Sebastián fue para Carmen Rosa el punto de partida de una extraña transformación en su manera de ver las cosas, de ver a los otros seres, de verse a sí misma, al principio, ni ella misma se dio cuenta. Tres meses más tarde se casaron Panchito y Marta. Ahora Sebastián venía todos los domingos a Ortiz, porque lo esperaba el amor de Carmen Rosa y lo conducía el rumbo ineludible de su propio corazón. Ahora no charlaban los cuatro juntos en los corredores de la casa villenera, no hablaban con Panchito del mar, ni discutían con Marta de los trascendentales preparativos de la boda. Ahora Sebastián y Carmen Rosa se sentaban horas enteras a la sombra del cotoperí, a decirse mil veces lo mismo y a compartir besos fugaces cuando doña Carmelita no andaba por todo aquello y Marta y Panchito les estaban dando la espalda, se iban a casar en Diciembre de ese mismo año. Pero tiempo después murió Sebastián, estaba enfermo de una infección en la orina, tenia síntomas de fiebre, Carmen Rosa paso casi una semana sin dormir y no paraba de llorar

    http://es.shvoong.com/books/novel/796100...

    Si quieres entra en la página ==*. . .

  • Agcruz
    Lv 5
    hace 1 década

    “-¿Y cómo se funda un pueblo, Olegario?(...)

    -Debe ser maravilloso, Olegario. Ir levantando la casa con las propias manos en medio de una sabana donde solamente hay tres casas más, que mañana serán cinco, pasado mañana diez y después un pueblo entero. Mucho más maravilloso que sembrar las matas de un jardín”

    Mientras que por toda Venezuela se fundaban pueblos de la manera como decía Carmen Rosa, Ortíz, en otrora la rosa de los llanos y la capital del Guárico, se convertía en una aldea de muertos, en un pueblo de acabamiento, en deterioro constante e irremisible. Era un pueblo con un gran pasado que, a mediados de la década de 1920, se extinguía consecuencia del abandono gubernamental, del paludismo, de la miseria, y del éxodo de sus habitantes.

    Carmen Rosa es la figura protagónica de Casas muertas , novela que en 1954 lanza a la notoriedad al escritor venezolano Miguel Otero Silva (1908-1985). En 1937, Otero Silva publica Agua y cauce , un poemario, pero su fama literaria resulta de una sucesión de novelas que describen la historia sociopolítica de Venezuela, en forma de crónica, en ambientes y épocas diversos. En 1961 publica Oficina N°1 , que continúa la saga o dupla narrativa de Casas muertas . En La muerte de Honorio (1963), ilustra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y la guerrilla urbana de los años sesenta se presenta en Cuando quiero llorar no lloro (1970). En sus últimos libros se encarga de personajes históricos como Lope de Aguirre, príncipe de la libertad (1979); y La piedra que era Cristo (1984).

    La historia de Ortíz y de Carmen Rosa, su última soñadora, se sitúa temporalmente a finales de la dictadura de Juan Vicente Gómez. Este clima político se percibe en los personajes del aislado pueblo llanero en forma de la represión, atropello e injusticia encarnados en el coronel Cubillos, el jefe civil. Además de elementos históricos como el paso de los estudiantes rebeldes del año 28, con destino de Palenque, el campo de concentración de la dictadura de Gómez.

    No hay conciencia en los “llagosos orticeños” del momento de profundos cambios políticos, económicos y sociales que atravesaba el país en ese momento histórico. Es el desplome de la Venezuela rural y tradicional, es el florecimiento de la Venezuela moderna, urbana, petrolera a fin de cuentas. Entre los años veinte y cuarenta del siglo pasado, la explotación y consolidación de la industria petrolera coincidió con la muerte de Juan Vicente Gómez, y con ella el transcurso a una gradual apertura política durante los gobiernos de López Contreras y Medina Angarita.

    Todo este proceso de iniciación tardía del siglo XX está perfectamente ilustrado en la llave narrativa que conforman Casas muertas y Oficina N°1 . Casas muertas cuenta la primera mitad del proceso transformador; el fin, el decaimiento y la agonía de una etapa. En su novela hermana, se completa ese proceso: el paso a lo novedoso, los campamentos petroleros, las multitudes que abandonaban el campo para probar suerte en la “nueva Venezuela”, y los conflictos que esos vertiginosos cambios generaron.

    En Casa muertas se refleja la realidad de un modo de vida agonizante, representada en las vicisitudes que vivían los orticeños y en la muerte de todo: del pueblo, de los pobladores, de las casas, de Sebastián “cuya presencia fue un brioso pregón de vida en aquella aldea de muertos”. En efecto la novela comienza con el entierro de Sebastián, el amor de Carmen Rosa, el venido del pueblo vecino, el rebelde, el lleno de vida; pero ni siquiera él escapó al moribundo destino de Ortíz.

    Si Sebastián no se zafó de las garras de la hematuria, qué destino aguardaba a Carmen Rosa sino la muerte en el fantasmal pueblo, en la olvidada y marchita rosa de los Llanos.

    Al término, la novela que comenzó con la muere de Sebastián, avanza hacia un desenlace sin final, o un final con segunda parte si así se quiere, esa segunda parte que, como se ha dicho, es considerada Oficina N°1 . En ese desenlace abierto, Carmen Rosa decide irse a Oriente, a buscar un soplo de vida en los “nuevos pueblos petroleros”, con un destino lleno de incertidumbre, pero alejándose de la certidumbre de su destino en Ortiz: la muerte.

    “-Y cuando se acaba un pueblo, Olegario ¿no nace otro distinto, en otra parte? Así pasa con la gente, con los animales, con las matas”.

    Saludos

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora para obtener respuestas.