¿Es esto todo lo que se ofrece en cuanto a vida?

Piense en esto... A aproximadamente veinte años de edad el hombre se hace adulto. Durante otros treinta años acumula un caudal de valioso conocimiento y experiencia. Entonces comienza a envejecer y debilitarse. Finalmente muere. Puede haber vivido setenta u ochenta años, pero... Una tortuga gigantesca puede vivir... mostrar más Piense en esto...
A aproximadamente veinte años de edad el hombre se hace adulto. Durante otros treinta años acumula un caudal de valioso conocimiento y experiencia. Entonces comienza a envejecer y debilitarse. Finalmente muere. Puede haber vivido setenta u ochenta años, pero...
Una tortuga gigantesca puede vivir más de 150 años
Y este árbol secoya ha vivido miles de años
¿No tendría más sentido el que el hombre inteligente viviera más tiempo que esos animales irracionales y árboles sin mente?

En el propio cuerpo del hombre hay evidencia de que fue diseñado para vivir mucho más tiempo del que vive ahora.

Los científicos reconocen que el cerebro humano puede absorber mil millones de veces la información que una persona pone en él en el tiempo que dura su vida actual... ¡y más!

Solo el hombre entre todas las criaturas de la Tierra puede hacerse más sabio por la combinación del conocimiento que continuamente recibe con el ya adquirido. Solamente él se fija metas. Pero para lograr sus metas el hombre necesita tiempo. Y entre las cosas animadas de la Tierra, solo el hombre se preocupa por el tiempo. A tortugas y árboles no les interesan relojes ni calendarios.
Es verdad que si una vida más larga no ofreciera nada sino una lucha continua con problemas de dinero, crimen, pobreza y mala salud, podría ser poco atractiva. Pero, ¿qué hay si se pudiera disfrutar de una vida más larga en una Tierra en que no existieran esas dificultades? De seguro toda persona normal quisiera eso.
La Biblia muestra que el propósito original de Dios era que el hombre disfrutara de salud y vida duraderas aquí mismo en la Tierra, pero en un mundo libre de dificultades. Ese es todavía el propósito de Dios. Léalo usted mismo en su propio ejemplar de la Biblia en Génesis, capítulos 1 y 2, Isaías 25:6-8 y Revelación 21:3, 4.
5 respuestas 5